Un pueblo peregrina en busca de la tierra prometida

Numerosos pobladores de Puerto Casado sigue la marcha desde este rincón lejano del país hacia Asunción para exigir que el Estado paraguayo les asigne las tierras que ocupan desde fines de 1800 y que ultimamente fueran arrebatadas por la Secta Moon, que se alzó en la zona con unas 400.000 hectáreas.

Los pobladores salieron de Puerto Casado el lunes 7 de setiembre en cuatros camiones triples ejes y algunos vehículos menores hasta Pozo Colorado, a 250 kilómetros de Asunción. Desde allí comenzó la peregrinación de este pueblo. El pueblo organizado había logrado conseguir la expropiación de 52.000 hectáreas, que incluyen el casco urbano del pueblo, pero luego de un intenso lobby de la Secta Moon, la complicidad de organismos estatales, se logró parar la conquista en la Corte Suprema de Justicia.

El peregrinaje del pueblo tiene antecedentes en país que luego de la Guerra Grande (1865-1870) quedara deambulando sin Estado, a la buena de Dios. El más inmediato son las marchas desde Misiones a Asunción, de comundades campesinas que reclamaban tierra, salud y educación, tras la caída de dicatuda stronista en 1989. Al igual que la actual, tiene mucha influencia de la Iglesia Católica, que en su ala más campesinista había promovido y protegido, hasta cierto punto, las Ligas Agrarias Campesinas, perseguidas por la dictadura stronista. Eran marchas anuales en marzo que finalmente quedaron sellando una forma de presencia, protesta y reindicación.

En el trayecto, los pobladores de Puerto Casado, curtidos por el sol y ese polvo grisáceo de la tierra, los pobladores van pasando frío, llovizna, calor húmedo y todos los cambios que en estos tiempos nos ofrecen un invierno que se resiste y un verano que quiere apurar los pasos hasta casi suprimir la primavera.

El paí Sislao, que encabeza por la comunidad religiosa la marcha, nos cuenta: «Puerto Casado arrastra historia, dependencia y sumisión a cuenta de trabajo. Al transferir la tierra vino la misma propuesta exclusiva del patrón, es decir toda la opción tiene que salir de ellos. El empleado es un esclavo que se ve obligado a someterse a todas las condiciones del nuevo dueño para trabajar».

El nos dice también que esa lectura le dieron los pobladores aquel 11 de octubre del año 2.000, cuando sus viejos dueños, Carlos Casado, les comunica que a partir de ese momento ya pasaban a pertenecer a quienes les han transferido todos los bienes. Inmediatamente la población reacciona procediendo a la retención de los vendedores y compradores exigiendo de inmediato la presencia del estado paraguayo para responsabilizarlo por el sucedido y sus consecuencias. De ahí ha comenzado las gestiones y las esperanzas por recuperar sus tierras. Como antecedente a ese proceso sirvió la experiencia de los pueblo Maskoy en pro de reivindicar sus tierras expropiadas por Carlos Casado.

Un poco más de historia

Ante de los sucesos de octubre, en Puerto Casado se crea la comisión de tierra de Casado, la misma asumió el protagonismo de formar la Comisión Multisectorial integrada por instituciones públicas y organizaciones sociales y con el que se abrió el proceso de expropiación llevando al pueblo a la primera marcha casadeña. En ínterin a esta marcha se produjo la quema de la radio comunitaria Quebracho Poty por actores identificados en la víspera de la expropiación el 4 de agosto del 2005.

La negligencia y manoseo por parte del INDERT de entregar al destinatario del inmueble expropiado, la cooperativa Puerto Casado Poty, provocó la segunda marcha del 2006. Fruto de esta marcha se logró la transferencia y posesión del inmueble expropiado, un total de 52.000 hectárea.

Casado quiere hectáreas con todo el pueblo, sus historias y experiencias, reclama el casco urbano y el territorio para desarrollarse en ella. El pueblo de Puerto fue asaltado por los tres poderes del estado, comandado por la Sexta Mon, asi como suceden cotidianamente en las calles, los bancos y domicilio.

En cuanto se trata de la dignidad y soberanía de un pueblo que ya sufrió innumerables atropello a sus derechos constitucionales y ciudadanos no tiene retroceso. Es decir los casadeños marchan con toda la fuerza y valentía y autoridad propia a asunción para exigir la devolución de sus legitima tierra.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.