Un partidazo de Nacional que no lo vio Fox Sport

Ver por Fox Sport un partido de un equipo paraguayo en la Copa Libertadores de América contra un equipo rioplatense es lamentable. ¿Alguien le recordó a esa gente que su cadena se transmite en este país y que al pagarse el cable se le está pagando al canal, su infraestructura, su capital y sus trabajadores?

Recién a mitad del segundo tiempo, con el 2 a 0, los relatores de Fox Sport se percataron de que Nacional era un buen equipo.

¿Habrán visto el partido de Nacional contra Vélez acá y en Buenos Aires? ¿O esos partidazos de Nacional frente al Mineiro? Lo vieron y se lo pasaron por el olvido o definitivamente estamos frente a gente muy autista, que juega contra fantasmas. ¿Estamos frente a gente que solo se afirma en sí misma?

Es una pena que jugando de local veamos un partido de visitante. Nos ha pasado incluso con la selección paraguaya. Hay detrás, claro está, una dependencia fenomenal de nuestra sociedad económica de capitales transnacionales.  En todo sentido, incluidos los medios de comunicación. Esa cuestión ya escapa al ánimo rioplatense o al autismo de relatores y comentaristas que se pasan chupando el dedo gordo del pie.

Dejemos el bajón de haber visto el partido de Nacional por Fox a solo seis cuadras del estadio Defensores del Chaco, en Exprés, Carlos A. López y Dr. Paiva. Dejemos y pasemos al partido, memorable, de Nacional.

Ya lo habíamos dicho: Nacional tiene equipo para ganar la Copa Libertadores de América. Esta certeza escapa a cualquier sentimiento patriótico. Es un equipo con cuatro volantes que recuperan y distribuyen muy bien el balón. Dos de ellos llegan a las puertas del arco contrario: Derlis Orue y Silvio Torales. Un poco más arriba del medio campo, Julián Benítez, un jugador que abre la cancha, distribuye, suele llegar al gol y asiste de primera, como anoche, en el gol de Brian Montenegro. Gol perfecto. Gol creado por ellos dos a gran ritmo, Brian le cruza la pelota al arquero. Inapelable.

A más de lo que ya tenía Nacional contrató la mejor incorporación del campeonato:  el ingreso de Montenegro le dio una fuerza en el ataque que ubica a Nacional como un equipo completo. No es que Freddy Bareiro no sea un buen jugador. Es un buen jugador, pero tiene grandes limitaciones. Todas ellas quedaron al desnudo en los partidos finales de Olimpia con Mineiro, el año pasado, tanto en Asunción como en Belho Horizonte.

Con el primer gol, Nacional no bajó las líneas. Aceleró en algunos tramos, produciendo rebotes importantes cerca del área como el que capitalizó Derlis Orué. Desde lejos. Orué es de esos que golpean con una fuerza tal la pelota en movimiento que…

nacional inchaDespués del segundo gol, Nacional retrocedió bastante. Esa cesión de la iniciativa le dio a Sporting la posibilidad de algunas –pocas- jugadas cerca del área. En una, un defensor rechaza un balón de chilena en fricción con un delantero. Los relatores de Fox piden penal. Se escandalizan sin haber visto la repetición. Sporting no pudo ni tuvo más chances. Nacional había jugado un partido perfecto. Marcó bien los contragolpes, recreó jugadas en el medio con mucha rapidez y tuvo contundencia en ofensiva. ¿Qué más?, ¿qué más? Ah, el próximo partido será en Montevideo. Salvo cosas que no se me ocurren ahora, Nacional tiene el 80% del pase a la final de la Copa Libertadores de América en el bolsillo. Ojalá sea con Bolívar, de la Paz. Una final inédita entre paraguayos y bolivianos. Ojalá. Lamentablemente, lo veríamos por Fox Sport.

Luego del partido me junté con amigos, en la Rana Verde. Otra dimensión. Estaban muy contentos por haber visto un partidazo en el estadio. Pronto se me pasó el kanguero de haberlo visto por Fox.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.