Un indígena muere en prisión sin condena

Marcos Díaz Vargas es pai tavytera, originalmente de las regiones del Amambay. El médico forense dictaminó que su muerte se debió a una gastroenteritis aguda.»Asyma, oñeabandona chupe, nojejapoi seguimienteo. Oimeva’era ko preocupación ha tristeza la ojukava chupe», reflexiona su nuero Soilo Martíntez

El señor murió sin condena y abandonado en la Cárcel de Oviedo. Jamás volvió a Curuguaty a declarar ni por otros trámites judiciales, asegura su nuero Soilo Martínez, quien llegó de urgencia a Oviedo y se ocupó de los traslados del cuerpo de Marcos. El director de la cárcel, César Kriskovich, se excusó de no contar con informes actualizados del caso por estar en Asunción.

A su asistente lo llamamos pero no pudimos dar con él.

Kriskochich nos dijo, sin embargo, que el señor ya se había internado en tres oportunidades.

A Marcos Díaz Vargas lo metieron en prisión por una riña de “hombres” de fin de año, con su esposa de por medio. Con un cuchillo de mango de plástico perforó el estomago de su contendor. Soilo dice que la herida no fue profunda, pero que le «colocaron lesión grave» en la carpeta fiscal.

Ayer se le dio de alta y anoche entró otra vez, pero ya en un cuadro de urgencia.

Ahora se lo vela en la comunidad indígena La Fortuna, en la casa de hija Irma Graciela, 28 años, con dos criaturas.

Estamos intentando hablar con Lázaro Benítez, encargado de la defensoría Pública de Curuguaty para preguntarle por qué tanto abandono.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.