Un futuro posible: más de 1.600.000 personas pueden quedarse sin agua si se agota el acuífero

Las aguas dulce subterráneas del Acuífero Patiño se expanden debajo de una superficie de 1.170 kilómetros cuadrados. Es un triángulo cuyos polos de base se ubican entre Asunción y Villa Hayes y el vértice en el departamento de Paraguari.

Por Arístides Ortiz Duarte

Sobre el acuífero  se asientan Asunción, el Departamento Central y parte de Paraguarí. De cuerdo a los datos poblacionales de estas urbes (menos Asunción que se surte del agua tratada del Río Paraguay),  de sus aguas beben cerca de 1.600.000 personas y se aprovechan comercialmente 360 empresas industrializadoras y alrededor de 400 aguaterías privadas.

El fenómeno del crecimiento poblacional y urbano y el negocio del agua ponen en riesgo el futuro del Patiño.

Según los resultados del Balance Hídrico Integrado, realizado en el 2005 por el hidrólogo Roger Monte Domec y el meteorólogo Julián Báez para el Servicio Nacional de Saneamiento Ambiental (Senasa),  al Acuífero Patiño ingresan en forma anual unos 175.800 millones de litros de agua y se extraen 249.000 millones. La comparación  arroja una diferencia negativa de 73.200 millones de litros. El Patiño se recarga solamente con las aguas de lluvia, las que no pueden ingresar a sus cavidades subterráneas por la destrucción de la vegetación nativa y el bloqueo por la urbanización.

El otro gran problema es la contaminación de sus aguas. Según un estudio realizado por el Departamento de Recursos Hídricos de Senasa, en el 70% de los pozos que extraen agua del Patiño se observaron colonias de bacterias coniformes, a causa del efluvio de las basuras y los desagues cloacales que ingresan en el acuífero. Si esta tendencia sigue, los riesgos de contaminación son más que probables.

Al balance negativo de recarga de agua y a la creciente contaminación se suma la sobre explotación para fines comerciales y de consumo. Si se sigue con esta inercia, en el 2035, según el estudio de Domec y Báez, habremos usado 60 metros del total de la reserva, lo que pondría en difícil situación a ciudades donde las aguas son menos profundas. Es que por esos años habitaríamos las zonas asentadas sobre el Patiño más de cuatro millones de seres humanos.

La creciente migración a los centros urbanos del Departamento Central, producto de los fracasos de la reforma agraria, de la ampliación de la frontera agrícola de las décadas del 70 y 80, y la incursión de la revolución verde con su agricultura mecanizada con la pesadilla de los agrotóxicos y la soja transgénica en los 90; ha posibilitado el crecimiento desmedido de las periferias de Asunción, sin ninguna planificación por parte de los organismos pertinentes. Este poblamiento desordenado con pobreza implica un impacto ambiental directo sobre el Acuífero Patiño.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.