Un eclipse de seis meses

Hace medio año, el Parlamento derrocó al presidente constitucional Fernando Lugo.

El golpe fue presidido de un acto no aclarado, en absoluto, donde murieron 17 compatriotas.  La matanza de Curuguaty fue el pretexto para lo que después sucedió. Un juicio sumario, ficticio, donde colorados y liberales, oviedistas y patria-querida interrumpieron el proceso de democratización, iniciado en 1989, que había culminado con la primera alternancia electoral de toda nuestra historia y conducido al primer gobierno progresista electo, en 200 años de vida independiente. Con el asesinato de un 18 campesino los golpistas conmemoran también los seis meses de su trabajo.

Esta será una navidad con menos esperanzas. El año que viene no será próspero, políticamente hablando. Se enfrentan dos grandes partidos golpistas.  Dos candidatos, Carter acusado por sus propios correligionarios y operadores de ‘narco-colorado’, y el otro, Alegre traidor a su presidente, a su constitución, a su pueblo y a su gobierno. El tercer candidato Oviedo, ya era golpista, solo se suma a los nuevos golpeadores, los civiles, él era castrense cuando hacia golpes de Estado. Patria Querida está en terapia intensiva, desde el punto de vista electoral, no retuvo ni a su jefe y fundador, Fadul y el partido de Filizzola (R), con menos de ochocientos votos en su interna, conforma una candidatura patética y una alianza ficticia.

El golpe de junio es el eclipse doloroso de una democracia débil e impotente. Incapaz de superar la pobreza y la desigualdad. Lugo ciertamente hizo bastante, pero no se sabe cuánto hubiera podido hacer aunque, habiendo sido precedido de una esperanza sin fronteras –para aquella expectativa– todo lo que hiciera habría sido poco. Es consabido que nunca tuvo Parlamento ni Justicia a su favor, sino en su contra.  La Corte terminó declarando al golpe parlamentario como injusticiable, esto es, inconstitucionalizable. Termino lavándose las manos, después de haberlo hecho ya en el momento y en el lugar de los acontecimientos.

El golpe puede llamarse de Rio Tinto y Monsanto. Es un golpe contra las molestas limitaciones que tiene ese 1% paraguayo en relación al 99% restante.  Un golpe reclamado por los latifundistas contra la gente. Por los ricos contra los pobres. Por los autoritarios contra el débil cambio social en marcha. Se trata de una aceración de la prepotencia de los evasores fiscales, de los agro tóxicos exportadores, de los infractores de las obligaciones sociales. No se golpeó solo contra la soberanía popular que designa al jefe de Estado, se golpeo también, o luego, contra el Estado Social de Derecho que amenazaba tomar en cuenta, el gobierno lugista.

El golpismo tiene tres patas. El retroceso político, con la deposición política del presidente indeseable para los que en realidad nunca reconocieron la soberanía popular sino mientras gobernaran ellos. El retroceso social de los parlamentarios y jueces contra una política social constitucional. Y un inmenso retroceso cultural.

La nueva cultura del franquismo es la cultura de la mediocridad, conservadora, en un país que reclama conciencia, que reclama ciudadanía, que reclama creatividad e iniciativa popular, movilización y empoderamiento popular.  El futuro es largo, ciertamente. Y está por verse cual es la consecuencia electoral del complot liberal, colorado, oviedista y afines.

Pero los movimientos sociales, las instituciones populares, la juventud hasta ahora hasta ahora están tetanizadas. La primera manifestación popular de envergadura ocurrió hace unos pocos días. Las reacciones hasta ahora no han sido ni intensas ni prologadas. El Paraguay fue golpeado adonde no se lo esperaba, por parte de quienes no se sabía. Un nacionalismo chauvinista y ‘soberanista’ defiende el derecho del poder de ignorar los derechos soberanos de la gente.

Quizás comencemos ahora a levantarnos. Quizás comenzamos ahora a combatir. Quizás los seis meses en que vimos el rostro feo del franquismo, y después de ver el más oscuro del cartismo, después, el nuevo infortunio que se nos viene encima, inspire algo más que lo que hoy ofrece el sectarismo del lugismo derrocado,  y lo sustituya por un movimiento más diáfano y más amplio. La tarea está pendiente.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.