Un dia como hoy se izo por primera vez la bandera paraguaya

Hay tradición de que la primera bandera izada el 15 de mayo de 1811 fue toda azul (símbolo de libertad) con una estrella blanca en el ángulo superior junto a la driza (cuerda). Artículo de la historiadora Margarita Durán Estragó.

Símbolos Nacionales

Por Margarita Durán de Estragó              

 

Bandera tricolor. Fuente: ea.com.py

La Constitución Nacional vigente (1992), en su artículo 139 “De los Símbolos”, declara: “Son símbolos de la República del Paraguay:

1- El pabellón de la República;

2- El sello nacional, y

3- El Himno nacional.

La Ley reglamentará las características de los símbolos de la República no previstos en la resolución del Congreso General Extraordinario del 27 de Noviembre de 1842, determinando su uso”.

Nota: La canción guerrera “Campamento Cerro León” dejó de ser “símbolo nacional”, según la Constitución.

Pabellón de la República  – Orígenes

Hay tradición de que la primera bandera izada el 15 de mayo de 1811 fue toda azul (símbolo de libertad) con una estrella blanca en el ángulo superior junto a la driza (cuerda).

Según los apuntes del coronel José Antonio Zavala y Delgadillo –testigo de aquellos hechos- el 15 de agosto de 1812, día de la Virgen de la Asunción, “al salir el sol hubo salvas de artillería, se enarboló el tricolor rojo, amarillo y  azul (del que atestiguó el prócer Mariano Antonio Molas) y al comenzar la misa mayor arriaron este y alzaron otro pabellón tricolor, pero con un listón blanco en medio (en vez del amarillo): “colorado angosto arriba y azul abajo con las armas de la ciudad y las del Rey por otro en blanco”.

El Congreso General Extraordinario celebrado el 25 de noviembre de 1842 declaró solemnemente la Independencia del Paraguay que había sido sellada en 1811; también  dio fuerza de ley al Pabellón de la República, el mismo la  que estaba en uso, con la diferencia de que las tres franjas horizontales fuesen iguales.

¿Por qué  el escudo tiene dos caras?

Recordemos que la bandera izada el 15 de agosto de 1812 llevaba, de un lado el escudo real (aunque independientes seguíamos leales al Consejo de Regencia mientras el Rey se hallaba preso en Francia por orden de Napoleón); y por el otro, el escudo de Asunción (el mismo que el rey había concedido a la ciudad cuando la fundación del Cabildo de Asunción, en 1541).

Luego de la Independencia -según costumbre antigua- la bandera o pabellón siguió contando con un escudo compuesto de anverso y reverso.

El escudo y sellos nacionales aprobados en 1842 fueron los mismos  que se venían utilizando en los documentos oficiales, desde el gobierno de Francia (1823). Sobre el particular no se conoce decreto alguno que lo haya establecido; lo mismo el Sello de Hacienda que aparece en los papeles timbrados desde 1840.

Estos sellos existentes en el Archivo Nacional de Asunción son un motivo suficiente para entender por qué el Congreso no mandó y ordenó ninguna  especificación acerca de la estrella, por ejemplo, que era de seis puntas, ni de las hojas de palma y olivo; salvo el detalle de que la estrella debía ir en el medio de ambas y las ramas, por lo tanto, debían estar “entrelazadas en el vértice y abiertas en la superficie”. El lazo o moño tricolor con que generalmente van unidas las palmas es uno de los tantos agregados que acostumbramos ver en los escudos nacionales.

Resumiendo:

Cuando se sancionó la Ley del Pabellón Nacional en 1842, el mismo ya estaba en uso, así lo expresa en su artículo primero el Congreso: “manda y ordena que el Pabellón de la República sea el mismo que hasta aquí ha tenido la Nación con las variaciones convenientes, esto es, una bandera compuesta de tres fajas horizontales, colorada, blanca y azul. De un lado el Escudo Nacional con una Palma y una Oliva entrelazadas en el vértice y abiertas en la superficie, resaltando en el medio de ella una Estrella. En la orla una inscripción distribuida que dice: “República del Paraguay”. En el lado opuesto un círculo con la inscripción “Paz y Justicia” y en el centro un león en la base del símbolo de la libertad”.

El artículo segundo manda que “en todas las plazas, puertos campamentos y fortalezas de la República, como en los buques de guerra y de la propiedad de los hijos del país, no se enarbolará otro Pabellón que el que queda demarcado y declarado Pabellón Nacional”

Artículo tercero: Sello de la República – “ En la misma forma declara, manda y ordena que el Sello Nacional sea el mismo usado hasta aquí y descrito en el artículo primero bajo el jeroglífico de una Palma y Oliva, una estrella en el centro y la inscripción orlada de “República del Paraguay”, y para el Sello de Hacienda, el que se designa en otro círculo que contiene el Símbolo de la Libertad y los lemas contenidos en el artículo primero de Paz y Justicia en el centro, República del Paraguay, en la orla”.

Conviene señalar que en heráldica, escudo de armas es la superficie o soporte material en el que se pintan los símbolos de un Estado, ciudad o familia. El del Estado se denomina Escudo Nacional, el que a su vez resulta ser Sello Nacional.  Estos y el de Hacienda,  fusionados todos en un mismo círculo y con la aprobación de Don Carlos, quedaron estampados en el frontis de la Catedral de Asunción, inaugurada tres años después de la sanción de la Ley del Pabellón Nacional, vale decir, en 1845, con la estrella de seis puntas y no “una margarita” como la había descrito un historiador en 1985. Esa conjunción de escudo y sellos nacionales en “versión mixta” según la heráldica, se perpetuaron allí como “matriz o patrón” de lo establecido en el Congreso de 1842.

Hemos de remarcar que desde los tiempos de Don Carlos inclusive, hasta el presente, se han cometido muchísimos errores a la hora de diseñar el escudo y sellos de la Patria, no tanto por desconocimiento de la Heráldica, ciencia auxiliar de la Historia, sino por habernos apartado de los “patrones o dibujos” que nos quedan en documentos y edificios históricos, como lo señalado más arriba.

Lo cierto es que cada época diseñó el escudo a su manera e intereses; hay algunos de forma ovalada, con tricolor en la orla; estrella con rayos; la pica y el gorro con estrella de cinco puntas y otros que iban engalanados con lanzas, banderas y cañones como los del tiempo de la Guerra contra la Triple Alianza (1865 – 1870).

Se han hecho investigaciones muy serias tratando de encauzar los rumbos: son conocidos los trabajos de Carlos Alberto Pusineri, Juan Bautista Gil Aguínaga y Harold T. Ronnebec, entre otros. Aun así, el Pabellón de la República no se ajusta a lo establecido en el Congreso de 1842. Creemos que en estos  tiempos de cambio por los que empezamos a transitar y ante el advenimiento del Bicentenario de la Independencia Nacional, deberíamos recuperar el Pabellón original, tomando como modelo, refrendamos, el escudo que ostenta el frontis de la Catedral de Asunción, edifico construido en simultáneo con la aplicación de las decisiones tomadas en aquel Congreso Nacional.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.