Un día como hoy nacía José Asunción Flores

Flores, con la creación de la Guarania, interpretó el ritmo y la melodía del sentir paraguayo.  Su sensibilidad y años de investigación lo llevaron a crear nuestra música nacional. Nació un 27 de agosto de 1904 en «Punta Käräpä», Chacarita. 

José Asunción Flores. Fuente: www.luisszaran.org

El azar quiso que José Asunción, siendo niño, robara unas galletas de un negocio ubicado entonces en las cercanías de la Parroquia San Roque (en las inmediaciones de las hoy calles España, Tacuary y Eligio Ayala). Castigado, la policía lo destinó  como aprendiz de la Banda de Música de la Policía de la Capital. Flores aprovechó la jugada de la vida y comenzó a aprender a ejecutar varios instrumentos y a componer músca.

Ya adulto, Flores se dedicó a la obsesiva búsqueda de un ritmo y una melodía que reflejarán el sentir y la vida del paraguayo y la paraguaya medios. A su sensibilidad sumó años de trabajo disciplinado. Hasta que dio con la composición que origunó la guarania.  “La Guarania es de mi pueblo, escrita para y por mi pueblo”, había dicho una vez.

Dejó memorables obras como India, Cerro Corá y Panambí Verá, Nde ratypykuas y Obrerito.

Entre sus obras también se cuentan las sinfonías Pyhare pyte, Ñande Ru Vusu y María de la Paz

La opinión casi unánime de los biógrafos de Flores señala que el maestro nació en un rincón del barrio de la Chacarita, de Asunción, conocido con el nombre de “Punta Karapá”, hoy en esta pequeña casa funciona un Museo en su memoria. A propósito, Armando Almada Roche, en su importante obra “José Asunción Flores, pájaro musical y lírico” escribe:

“En este sufrido suburbio… se crió José Asunción Flores; de este sitio entre “oculto y prohibido” salió el hombre que cambiaría por completo el ritmo de la música paraguaya dándole, gracias a su talento intuitivo y puro, un aire nuevo y vivificador que con el correr del tiempo se convertiría en la musica nacional por excelencia”.

 

Y concluye: “La niñez de José Asunción Flores fue triste y llena de pesares. Desde muy chico tuvo que ganarse el pan y ayudar a su madre. Vendía diarios, lustraba zapatos, hacía mandados o… robaba. José Asunción, amén de la pesada cruz que cargaba sobre sus hombros inocentes, lo mismo gozaba de la vida. Era inquieto, juguetón y noble. Solía deambular por la Estación del ferrocarril, la Plaza Uruguaya o la Iglesia San Roque, con un grupo de amigos de igual edad y tan desamparados, hambrientos y huérfanos como él”.

Flores fue también un convencido militante de las ideas comunistas.

Artistas y trabajadores de la cultura nucleados en varios espacios se reunirán hoy en diversos lugares del país para recordar el nacimiento del creador de la Guarania.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.