Tribunal admite “pruebas” fuera de plazo contra Rubén Villalba

Esta mañana se inició el juicio contra Rubén Villalba por el caso Pindó, que data de 2008 y que según los plazos procesales debería estar extinto. En el mencionado episodio pobladores de la comunidad ubicada en Yasy Cañy, departamento de Canindeyú, se levantaron contra fumigaciones realizadas sin las medidas de seguridad de parte de un sojero brasileño. Una comitiva fiscal-policial había irrumpido en el lugar para garantizar que las violaciones a las leyes ambientales se sigan cometiendo. Las pulverizaciones de los cultivos se realizaban cerca de una escuela y contaminaban las fuentes de agua de la comunidad.

El tribunal de sentencia –integrado por Ramón Trinidad Zelaya, Samuel Silvero y Arminda Alfonso– aceptó la inclusión probatoria solicitada por el fiscal Hugo Valdez. Se trata del testimonio de una persona que asegura que Villalba estuvo presente en el lugar.

Los abogados Gustavo Noguera y Cristian González ejercen la representación legal del labriego acusado, que solicitó la extinción de la causa, que data del 2008, por haberse sobrepasado ya los plazos para un juzgamiento razonable. En este caso la sanción penal debe prescribir cuando transcurre el doble del plazo del proceso, en total seis años. Del episodio que se juzga ya pasaron siete años. El pedido de los abogados de Villalba fue rechazado.

La defensa se opuso a la presentación de las “nuevas pruebas”, ya que debió darse en la audiencia preliminar y a la que la defensa tuvo que tener acceso para preparar el descargo. Los abogados de Villalba denuncian que se trata de una clara violación al derecho a la defensa.

“Esta inclusión –improcedente en términos procesales– deja en total indefensión a Rubén Villalba, que se expondrá ante una ‘prueba nueva’ no incluida previamente”, señalan fuentes de la Articulación Curuguaty.

Villalba había sido beneficiado con la prisión domiciliaria en abril de 2014, junto con otros cuatro labriegos acusados por la masacre de Curuguaty, luego de una huelga de hambre de 60 días. Sin embargo, la medida fue revocada para Villalba tras sacarse del cajón un caso por supuesta coacción, coacción grave y privación de libertad.

Villalba soporta la prisión preventiva desde abril de 2014, mes en que fue beneficiado con arresto domiciliario por el caso Curuguaty, ya que el tiempo máximo de prisión preventiva para los delitos por los cuales es acusado en el caso Pindó es de seis meses. En total Villalba soporta prisión preventiva desde setiembre de 2012, hace 28 meses.

El juicio se inició este miércoles 11 de febrero y se extenderá al menos hasta el viernes 13 del corriente.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.