Tres meses de emergencia alimentaria por sequía

La prolongada sequía, que afecta la producción agrícola, ha llevado al gobierno a declarar emergencia alimentaria, situación que durará 90 días.

Sequía.

El decreto firmado por el presidente Fernando Lugo sostiene que el informe presentado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería al Consejo de Ministros, sobre los efectos de la sequía en la producción alimentaria de campesinos e indígenas, recomendó la asistencia a las comunidades afectadas.

“La situación crítica actual requiere una urgente respuesta destinada a atender a las familias en condiciones  de mayor vulnerabilidad”, dice el decreto que establece que se adoptarán las “medidas administrativas y financieras, conducentes para dar respuesta inmediata a los problemas de la producción de alimentos para el consumo de las familias campesinas e indígenas afectadas por la sequía”.

Tales medidas serán asumidas por los Ministerios del Poder Ejecutivo, las Secretarías de la Presidencia de la República, los organismos dependientes del Poder Ejecutivo y las instituciones recurrentes.

Según el Ministro de Agricultura y Ganadería Enzo Cardozo, la declaración de emergencia se adopta pese a que los asentamientos campesinos y quienes viven de la agricultura familiar, “puedan contar con rubros de autoconsumo”.

Cardozo explicó que el gobierno está preocupado por garantizar el acceso de alimentos a los pequeños productores y aseguró que «esta declaración de emergencia alimentaria tiene la finalidad de ratificar que el gobierno no va a dejar a ningún ciudadano desprotegido por causa de la sequía».

«Lo que a nosotros nos interesa es que la mayoría de la población, especialmente los asentamientos, puedan contar con rubros de autoconsumo», agregó.

«El Estado va a crear las condiciones para que la gente pueda acceder a semillas de autoconsumo, porque vamos a tener lluvias dentro de nueve o diez días y se estima que posteriormente se van a normalizar las condiciones climáticas», completó el ministro paraguayo.

Por ello, el MAG ha elaborado un “plan de contingencia para los pequeños productores dentro del plan de de seguridad alimentaria”, afirmó.

Para que la declaración de emergencia alimentaria cumpla con sus objetivos, el ministro explicó que recabarán  datos de todos los departamentos del país para sopesar las pérdidas que se puedan verificar en la producción de poroto, maní, soja, sésamo y caña dulce, así como en la producción frutihortícola.

Aseguró que serán respetadas “las condiciones en que se encuentran los productores más grandes, pero, lo que a nosotros nos interesa es que la mayoría de la población, especialmente de los asentamientos, puedan contar con rubro de autoconsumo”.

Maíz en sequía.

Impacto negativo de la sequía

La sequía está teniendo impactos muy negativos en toda la zona productiva del país, por lo que ya se vaticina una merma de producción importante en la soja.

Según analistas económicos, ya existe una predicción de la caída del 1% del Producto Interno Bruto agrícola solo por la situación de la soja, además de la reducción de las proyecciones de crecimiento económico del país a un 2%.

Según los productores de soja, habría una merma en la producción del 40%, lo que significaría unas 3 millones de toneladas menos. También estiman que dejaría de ingresar unos 700 millones de dólares en las exportaciones de soja.

En lo que respecta a rubros de renta de los pequeños agricultores también se vieron resentidos y en sésamo se estima una merma de 15 mil toneladas por la sequía. Por su parte, en algodón ya vaticinan una caída de rendimiento del 20%.

FNC planteará medidas

Por su parte, la Federación Nacional Campesina (FNC) anunció que aguardará el informe del gobierno sobre las consecuencias de la actual situación de sequía para posteriormente plantear los pedidos que apuntarían principalmente a garantizar la seguridad alimentaria de las familias y facilidades crediticias para el sector.

Según el secretario general de la organización, Marcial Gómez Gómez, las pérdidas a consecuencia de la sequía “son grandes en diferentes departamentos y muchas familias quedan sin alimento”.

La reclamación de la FNC es el seguro agrícola como solución de fondo ante este tipo de fenómenos climáticos que debe ser discutido por sobre las “medidas paliativas” necesarias para la actual coyuntura.

“El seguro agrícola es para nosotros un tema central de nuestra propuesta, pero la situación actual requiere medidas paliativas como la provisión de semillas de autoconsumo y asistencia para la alimentación en zonas donde se perdieron totalmente los cultivos y el tema de la deuda, mediante medidas como la reprogramación o la posibilidad de nuevos créditos”, dijo Gómez.

Los rubros más perjudicados, a criterio de la FNC, son el maíz y el algodón que en los departamentos más fuertemente afectados están casi totalmente perdidos. “El maíz que se perdió ya no se recupera” dijo Gómez en relación a un rubro importante dentro de la alimentación campesina.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.