Tren Paraguay: «una imagen no sólo para el mundo, sino para nosotros mismos»

Mauricio Rial Banti, director del documental “Tren Paraguay”, conversó con E’a.

"Obtener apoyos y fondos no es sencillo; y si bien a uno le da una gran alegría conseguirlos, son una gran responsabilidad". Imágen del documental.

@SebasOcampos

“Tren Paraguay” es un documental de creación dirigido por el compatriota Mauricio Rial Banti, que contó con la producción tanto de Paraguay como de Argentina. Su recepción en el BAFICI (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente) fue muy buena, hasta el punto de recibir elogios de la gente por el conmovedor audiovisual. De esos comentarios alentadores pasamos a conversar con Mauricio. Es así como hoy, a horas del estreno de “Tren Paraguay” en los cines de Asunción, publicamos la entrevista que mantuvimos con el director del documental.

¿Cuándo nació la idea de realizar el documental? ¿Y desde cuándo empezaron los trabajos para la realización?

El proyecto nació a principios de 2007. Realmente empezó como un proyecto muy distinto, que fue mutando –o más bien tomando forma– a medida que lo desarrollamos. Arrancamos con viajes de investigación, luego scoutings más concretos ya sobre personajes y locaciones. A partir de octubre de 2009 hasta abril de este año, “Tren Paraguay” ya ocupó el 100% de nuestro tiempo. El rodaje se realizó en enero y febrero de 2010. Desde entonces en adelante todo fue posproducción.

"Un documental de creación está muy vinculado a lo que en ficción llamamos cine de autor". Fotografía de la producción.

En nuestro país, la parte más difícil siempre es la financiación del proyecto audiovisual. En este caso, ¿cómo lograron financiarlo?

Bueno, fue un tema complicado y se llevó mucha de nuestra energía durante el desarrollo. Primero tuvimos toda una etapa donde nos movimos con recursos (ahorritos) propios. Así participamos en los Encuentros de Coproducción en el Festival de Cine de Río de Janeiro en Brasil, el BAL (Buenos Aires Lab) del Festival de Cine Independiente de Bs. As. (“BAFICI”, 2008), en Talleres de la Fundación TyPA (Teoría y Práctica de las Artes) en Colón, Entre Ríos (2008), y del Primer BOLIVIA LAB en La Paz, Bolivia (2009).

Hasta ese momento estuvimos con el presupuesto en cero y un poco de frustración al respecto. No había forma de conseguir financiación, hasta que se nos dio porque el proyecto llegó a un punto de maduración óptima. Entonces los fondos y apoyos empezaron a salir uno tras otro. En los primeros meses de 2009 obtuvimos el apoyo del FONDEC, el CCEJS y la AECI, de la FUC, del INCAA, y luego se sumaron PETROBRAS y la SNC ya en las posproducción.

Obtener apoyos y fondos no es sencillo; y si bien a uno le da una gran alegría conseguirlos, son una gran responsabilidad. Esas instituciones y empresas están apostando por tu trabajo. Eso es mucha responsabilidad. Hay que hacer uso a conciencia de los recursos, rendir cuentas y hacer malabares para que se adapten a las necesidades del proyecto. En esto quiero destacar el trabajo de Gaby Cueto (productora argentina y amiga), que hizo magia para llevar todo a buen puerto, sin que faltara nada al proyecto.

Fotografía de la producción.

“Tren Paraguay”, según se afirma, es un documental de creación. ¿Podrías explicarnos qué es un documental de creación?

Un documental de creación está muy vinculado a lo que en ficción llamamos “cine de autor”. El documental de creación no necesariamente es “verista”. En este caso, nada más alejado de buscar una verdad, sino todo lo contrario, pues es una “creación de autor”, un punto de vista, un sentir o un querer decir que, si bien usa elementos reales (gente, lugares, historias, anécdotas), no busca más que relatar una sensación.

Como cualquier creación relacionada con el arte, el documental de creación no trata de ser cabal en el discurso o meterte una idea en la cabeza como “la verdad”, sino que normalmente está más vinculado al sentimiento, la contemplación y en “TREN PARAGUAY”, en particular, incluso está emparentado con la ficción, creo yo, con un límite indiscernible.

El documental, de buenas a primeras, resalta por la humanidad del Paraguay de tierra adentro, donde la gente da vida a un medio de locomoción ya casi inexistente –que por cierto ahora está en pleno proceso de rehabilitación–. También se percibe una fotografía bien trabajada y una música original bastante acorde. ¿Cómo se seleccionó a las personas que hablarían en “Tren Paraguay”? ¿Y cómo se formó el equipo de trabajo?

Bueno, mirá, la selección de la gente para el equipo y los entrevistados fue todo un tema en TREN, como le llamamos a la película de cariño. Para seleccionar a las personas con las que trabajaríamos como “personajes” nos tomamos en la mayoría de los casos el tiempo de ir, conocerlas, que nos conozcan, tratando de generar una relación de confianza, ya que ellas estarían revelándonos sus recuerdos, en algunos casos muy íntimos. Durante la investigación recabamos datos de unas 110 personas. Entrevistamos finalmente a unas 60 aprox. Tratamos de ser muy cuidadosos en esta elección, pues sabíamos que de ellas dependía el relato de la película. Y la verdad es que superaron nuestras expectativas.

En cuanto al equipo técnico, tuvimos una premisa: no buscamos un equipo técnico, sino un “equipo humano de buenos técnicos”, pues sabíamos que el proceso, tanto de rodaje como de posproducción sería muy pesado y necesitaríamos el 100% de sus buenas voluntades. Yo no conocía a muchos de los chicos que vinieron de Argentina para el rodaje. Los conocí una semana antes de empezar, pero ya habíamos hablado mil veces por teléfono, Skype e incluso habíamos empezado a trabajar con la idea desde mucho tiempo antes del rodaje. Con la post fue distinto, porque yo estaba en Buenos Aires, me reunía con la gente y charlábamos largo rato antes de decidir (tanto ellos como nosotros) si trabajábamos juntos o no.

Todos los procesos, los que mencionas, la fotografía de Luis Reggiardo, la música de Germán Lema, las traducciones de Malu Vázquez, el montaje de Anita Remón, las post de sonido, el sonido directo, todo, todo estaba planificado, pues siempre quisimos trabajar con las personas que interpretarían bien la idea y nos devolverían un trabajo excelente.

Fotografía de la producción.

¿Cómo se sienten con la labor culminada?

Ja, ja. No sé cómo se sienten ellos. Yo creo que bien. Los veo bien, satisfechos. Pensá que para el preestreno en Paraguay estuvieron presentes casi todos los de allá y los de acá. De no conocernos pasamos a ser un grupo grandote de amigos. Por mi parte, me encararía seguir trabajando con ellos. Una cosa que nos vinculó mucho a todos es que sabíamos que era un proyecto grande y casi todos éramos operaprimistas, con cada uno haciéndose cargo de su rol de productores, director, df, montajista, etc.

El documental participó en el BAFICI y, según leí, tuvo una muy buena recepción. ¿Qué tal fue la experiencia?

¡La experiencia del BACIFI fue genial! Si pensás que la película es mitad argentina en términos de producción, el BAFICI no sólo fue un festival más, sino la primera vez que la vimos en pantalla grande. Era el resultado de mucha gente que trabajó allá también. Y como decís, en general fue muy bien recibida por el público. Recuerdo que en el estreno no cabía un alfiler en la sala. Eso fue muy lindo.

Actualmente “Tren Paraguay” está seleccionado para el DOCSDF a realizarse en septiembre de 2011. ¿Cómo fue el proceso para presentarse al Festival de Cine Documental de México?

Presentar la película en festivales es hoy por hoy el pan nuestro de cada día. Es un trabajo bastante pesado, pero es lo que ayuda finalmente a que la película pueda tener un lugar en los festivales.  Primero es mirar qué festivales hay, luego cuáles son los intereses de cada festival. En función de eso enviamos aplicaciones. A veces también recibimos invitaciones porque de alguna u otra manera la película ya está dando vueltas por el mundo. A la gente de DOCSDF, en particular, la conocimos en el BACIFI. En mi caso, me gusta mucho ese festival pero que es un festival para la gente.

Fotografía de la producción.

¿Se espera la participación en otro festival? ¿O cuáles son los pasos que seguirá “Tren Paraguay” después de México?

Sí, seguimos planificando la ruta de festivales de TREN, pero es difícil saber… Creo que eso se va dando con el tiempo. Aún tenemos mucho tiempo. Hay películas que hasta dos años posteriores a su estreno siguen participando en festivales. Nosotros estamos arrancando. Si bien ya hay otros festivales confirmados, aún no lo puedo comentar. Lo que sí te puedo contar es que TREN va a participar en el Festival de Cine de Encarnación, que va desde el 6 hasta el 8 de septiembre. Y me encanta que la peli participe y se pueda ver en Paraguay.

Para terminar, Mauricio, ¿cuál es tu percepción de la realización de cine en la actualidad en nuestro país?

Paraguay está viviendo un proceso muy interesante en varias áreas relacionadas al arte y la cultura. Creo que definitivamente estamos construyendo lo que de acá a un tiempo será reconocido como “cine paraguayo”. Esto no es gratuito, pues tiene que ver con muchísimos esfuerzos tanto de particulares como de las políticas culturales. Los convenios de DOCTV e IBERMEDIA son un adelanto gigantesco. Todo esto tiene su base en el trabajo y el estudio de los realizadores paraguayos, que estamos demostrando que el país está listo para empezar, aunque sea tímidamente, a producir su propio cine, a formar una imagen de Paraguay no sólo para el mundo sino para nosotros mismos.

Mauricio Rial. Fotografía: Cultura.

Sobre el joven director paraguayo

Mauricio Rial Banti se dedica al audiovisual desde 1998, realizando cortometrajes de ficción en Paraguay y Argentina.

Ha dirigido “La gota que colmó el vaso”, “¿Por qué no?” y “Silenciado”, además de programas de televisión y documentales de corto y mediometraje.

Fue asistente de dirección de “Los paraguayos”, “Paraguay, según Agustín Barrios”, “Karai Norte”, “Ahendu nde sapukái”, “Noche adentro” y “18 cigarrillos y medio”.

En el exterior, trabajó para largometrajes y cortometrajes. En la actualidad realiza campañas y spots publicitarios.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.