Tras las denuncias, embarazadas del caso Curuguaty obtienen prisión domicialiaria

A Fani Olmedo y Dolores López, embarazadas de 6 y 8 meses se les concedió este martes arresto domiciliario luego de que organizaciones sociales realizaran denuncias por violación del Código Penal en dicho caso. A los demás presos del caso se les negó dicha medida.

Fani Olmedo y Dolores López

 

La magistrada Rosa Yanine Ríos concedió arresto domiciliario a Fani Olmedo y Dolores López, embarazadas de 6 y 8 meses respectivamente. Ambas están detenidas por la masacre de Curuguaty.

Las mujeres están presas en la cárcel de Coronel Oviedo, acusadas de asociación criminal, invasión de inmueble y homicidio doloso en grado de tentativa. Diversas organizaciones sociales y la Articulación Curuguaty habían denunciado la violación de derechos humanos en este caso y de otros prisioneros.

La Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA), a través de una nota a la Jueza de la Niñez y la Adolescencia del juzgado de Curuguaty, había solicitado la aplicación de medidas cautelares para   y . Según la cual “están expuestas a una situación de múltiple discriminación: por ser mujeres, por estar embarazadas, ser campesinas y estar en situación de pobreza, lo cual desemboca en el incumplimiento de sus derechos humanos”.

Según el artículo 238 del Código Procesal Penal por el cual  “No se podrá declarar la prisión preventiva de las personas mayores de setenta años, de las mujeres en los últimos meses de embarazo, de las madres durante la lactancia de sus hijos o de las personas afectadas por una enfermedad grave y terminal debidamente comprobada. En estos casos, si es imprescindible alguna medida cautelar de carácter personal, se decretará el arresto domiciliario”.

Las embarazadas guardarán reclusión en sus viviendas ubicadas en la zona de Britez Cué, por dictamen de la jueza de la Niñez y la Adolescencia, Rosa Yanine Ríos.

El Ministerio Público se opuso a que sean beneficiados eon esta medida los demás procesados que también solicitaron arresto domiciliario. Actualmente Rubén Villalba y Nestor Castro llevan más de 50 días con huelga de hambre, con las siguientes exigencias:

1. Apartar del caso al juez José Dolores Benítez, por su abierta parcialidad hacia la empresa Campos Morumbí S.A., propiedad de la familia Riquelme. (Esto ya se logró, puesto que el juez Benítez fue apartado del caso y en su reemplazo fue nombrada la jueza Rosa Janine Ríos).

2. El arresto domiciliario de Dolores López y María Fani Olmedo, las dos jóvenes embarazadas prisioneras desde hace 8 meses en la penitenciaria Regional de Coronel Oviedo. Los abogados defensores ya solicitaron la medida y queda en manos de la jueza de garantías del caso efectivizarla.

3. El arresto domiciliario de ellos mismos y de los demás compañeros que están también en Cárcel, en la ciudad de Coronel Oviedo

De cumplirse estas demandas ellos, Rubén y Néstor, estarían en condiciones de reconsiderar su medida extrema.

Comentarios

Publicá tu comentario