Transportistas se unen a ABC Color para sabotear proyecto de metrobús

Empresarios del transporte saben que monorriel es inviable en nuestro país y por eso lo apoyan. 

 

César Ruiz Díaz (arriba) y Hermann Pankow.

El presidente del Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam), César Ruiz Díaz, manifestó públicamente que el gremio apoya el proyecto del director del diario ABC Color, Aldo Zuccolillo, para “modernizar” el transporte público. Se trata del monorriel o tren elevado, un sistema de transporte altamente costoso que solo cabe en países industrializados con suficiente cantidad de pasajeros. El empresario se reunió ayer con el presidente de la Cámara de Diputados, Bartolomé Ramírez, para solicitar el rechazo del metrobús.

El director del diario ABC Color viene realizando una campaña en contra del metrobús eléctrico, ya que está a favor del “tren elevado”. Esta campaña está hecha con base en datos falsos proporcionados por el Ing. Hermann Pankow, según el coordinador del proyecto de modernización del transporte del MOPC, Ing. José Tomás Rivarola. Los miembros del Cetrapam ahora se unen a esta campaña porque saben que el “monorriel” es totalmente inviable en Asunción y en el resto del Paraguay porque no hay suficientes pasajeros.

El monorriel necesita llevar más de 1.500.000 pasajeros por día y no podrá tener paradas cada 500 o 1.000 metros para alzar o bajar gente. Las paradas, que estarán ubicadas en el medio de la calzada, lo prevé el proyecto metrobús eléctrico, que beneficiaría a 300.000 pasajeros/día. El tren elevado tendría que salir de San Lorenzo o de Ypacaraí y su destino final sería Asunción. No tendría paradas o estaciones porque sería imposible, salvo que se expropie decenas de edificios a lo largo de la vía.

Los socios del Cetrapam estarían apoyando el monorriel porque supuestamente, por debajo de las vías del tren, podrán circular los ómnibus y miles de rodados de todo tipo (Ver publicación del diario ABC Color sobre el sistema que se está instalando en Irán: http://bit.ly/1bo6XlL).  No obstante, Ruíz Díaz dijo a los diputados que este proyecto se puede hacer porque sería una inversión “público-privada”, cuando que el metrobús también apunta a este sistema de financiamiento.

Pankow es especialista en el área de la construcción civil y viaductos, según su currículo. Rivarola es experto en transporte público y para ello estudió en Inglaterra e Israel. El funcionario trabajó en la elaboración del proyecto CETA, plan de transporte preparado por japoneses. Fue uno de los técnicos del proyecto COMI, plan elaborado por técnicos de Israel. Rivarola fue secretario ejecutivo de la Setama, hasta que fue expulsado por presión de los miembros del Cetrapam en julio de 2008.

Falsedades del diario

Llama la atención de que recién ayer Ruíz Díaz se haya manifestado a favor del monorriel y no en la audiencia pública realizada en la Cámara de Diputados el 10 del corriente mes. En la ocasión Pankow atacó el proyecto metrobús al señalar que el costo de este sistema de transporte es casi similar al del tren elevado. “El costo total del metrobús rondaría los US$ 339 millones porque al préstamo del BID se deben adicionar US$ 100 millones para la compra de vehículos y US$ 42 millones para la indemnización a transportistas. Sin embargo, un monorriel alcanzaría US$ 417 millones, sostiene ABC Color en base al “estudio” del ingeniero de obras civiles (http://bit.ly/12CJpEU).

Pankow criticó duramente en Diputados a los especialistas en transportes del MOPC, entre ellos al Ing. Rivarola y al Ing. Luis Pereira, viceministro de Transporte y exsecretrario ejecutivo de Setama. Pereira fue también técnico del proyecto CETA y del proyecto COMI.

Otras de las críticas de Pankow contra el metrobús es que supuestamente este sistema no cabe en la avenida Eusebio Ayala y ruta Mcal. Estigarribia. Señaló que se debería expropiar decenas de edificios. Además, el proyecto “confiscará” dos carriles para los ómnibus articulados. Sin embargo, se cuidó en advertir que el monorriel, aunque fuera financieramente realizable, será imposible instalar en estas vías porque se necesitará más espacio. Es decir, el Estado debe “confiscar” todo el ancho de estas arterias, ya que las columnas que soportan el sistema, más las defensas contra posibles choques de rodados, abarcarían gran parte de la calzada, según sostiene Rivarola.

Comentarios

Publicá tu comentario