Trabajadores de Forestal Record claman ayuda al presidente Lugo

Los trabajadores de Forestal Record clamaron “por una ayuda del presidente Fernando Lugo”, tras comentar que siguen adelante con la huelga que declararon el 11 de mayo pasado buscando el reconocimiento del sindicato que formaron en la fábrica. “Apenas formamos el sindicato en febrero, el propiertario, Freddy Thielmann, me despidió a mí”, comentó Mariano Irala, secretario general de la organización para comentar que después despidió a otros cuatros miembros de la comisión directiva, entre ellos Francisco Páez y Derlis Céspedes.

“La fábrica fue inspeccionada por el Ministerio de Justicia y Trabajo (MJT) a la que Thielmann no le dio un solo comprobante, les descuenta la cuota del Instituto de Previsión Social (IPS) y no paga a la previsional, hace trabajar turnos de 12 horas, no paga horas extras, el trabajo es altamente riesgoso e insalubre y los trabajadores no ganan siquiera el mínimo”, comentó.

De los 65 trabajadores que tiene la fábrica, situada en el kilómetro 16,5 de Capiata, unos 45 están afiliados al sindicato. Para revertir estos despidos, el 11 de mayo pasado los trabajadores comunicaron que entraban en huelga, ante lo que la patronal volvió a recurrir al despido de otros 4 integrantes del comité de huelga.

“Es un caso flagrante de atentado contra la libertad sindical”, expuso Edgar Agüero, secretario general de la Confederación Nacional de Trabajadores (Conat) que asesora a los trabajadores en esta lucha. “Inclusive judicializamos los casos de los compañeros con fueros sindicales que según la ley deben ser repuestos en 48 horas y este es el momento en que todavía seguimos esperando”, apuntó.

Irala y sus compañeros recordaron que comenzaron a agruparse cuando ya no pudieron soportar “el riesgo de vida, porque cuando llueve estamos caminando sobre cableado eléctrico que está en contacto con el agua porque las instalaciones son el colmo de la precariedad”, indicaron.

“El lugar es insalubre, no tiene las mínimas condiciones como para trabajar un ser humano, entramos en el agua hasta las rodillas con sierras eléctricas, la caldera está tan mal que en cualquier momento puede explotar”, comentaron.

Recordaron también que parte de los trabajadores encaran la actividad  atendiendo un catalizador por lo que  “ya tenemos un caso de un compañero que tiene leucemia por inhalar los productos químicos y apenas, de vez en cuando se distribuye un cuartito de leche”, relataron.

“Seguiremos con la huelga”, comentaron para pedir solidaridad a los trabajadores y al pueblo en general. “Imaginen que hasta la policía termina protegiendo al empresario, la policía no está para cuidar la fábrica», se quejaron.

Otras violaciones

Durante el año pasado exporto por 208.160,50 U$S y aparece en el puesto 423 del Ranking de Aduanas, por lo que instaron a las autoridades de Hacienda, especialmente a las de Tributación, que investiguen para conocer el estado de cuentas de Thielmann con el fisco. “Estamos casi seguros de que elude el pago de los impuestos”, expusieron.

Los sindicalistas comentaron a su vez que la empresa no tiene al día la licencia ambiental que otorga la Secretaría del Ambiente (Seam) desde el año 2007, que procesa maderas en peligro de extinción como el cedro, petereby y guatambú, entre otras y que tampoco estaría en regla con las guías de traslado de las mismas que debería controlar el Instituto Forestal (Infona) y el Servicio de Sanidad Vegetal (Senave).

Para concluir expusieron que los desechos industriales de la actividad se «descartan en la calle» e invitaron a hablar con el vecindario sobre los perjuicios que ocasiona “la impresionante humareda que sale de la chimenea, contra la que hay innumerables quejas, sin que las autoridades hayan hecho nada hasta el momento”.

Comentarios

Publicá tu comentario