“Tenemos miedo, pero también mucha conciencia”

Marciano Jara, uno de los principales dirigentes de Arroyito, Horqueta, nos relata cómo empezó la comunidad, cómo les afectó el asesinato de Benjamín “Toto” Lezcano, y cómo salen adelante en un ambiente de persecución. “Sabemos que hay interés de perseguir a las organizaciones sociales y, por ende, a sus dirigentes”, indicó.

Marciano Jara y sus hijos, compartiendo un postre de melón orgánico de su chacra. Foto: Julio Benegas.

Desde la muerte de Benjamín «Toto» Lezcano, mucha gente siente que la vida de Marciano Jara corre peligro. Es que Marciano está en todas. Es presidente de la comisión de distritación de Arroyito, miembro del Consejo de Desarrollo Comunitario, de la cooperativa de docentes, de la radio comunitaria… Una gran autoridad moral ejerce en las comunidades y, además, es “letrado”, en la antigua concepción de este término. Mejor alumno en la universidad, con tesis sobre producción agroecológica,  desde la muerte de Toto Lezcano una preocupación silenciosa sobre la vida de Marciano recorre la intimidad de varios dirigentes, no solo de la comunidad, sino de los alrededores. Él lo sabe y ha tomado ciertas precauciones, pero también sabe que, con una justicia que niega la muerte de la dirigencia campesina o directamente la ampara, la vida vale lo que cuesta cien kilos de soja transgénica. En el recorrido nos tomamos un pequeño descanso en su rancho, comimos con sus hijos y su esposa, una maestra de grado, y de postre un melón  jugoso.  “Sin veneno”,  enfatiza.

A sus 43 años, es la memoria viva de todo el asentamiento, una memoria que se pierde o se conjuga en la de su padre, antiguo poblador de la zona que creció con el espíritu de las Ligas Agrarias Cristianas.

–Contanos cómo surge la idea del asentamiento 

Marciano Jara realizó su tesis universitaria sobre producción agroecológica.

–La idea original del asentamiento (conquistado en 1989, a meses de la caída de Alfredo Stroessner) era trabajar en cooperativa para evitar la venta de las derecheras y el destierro de nuestra gente. Se planteó un modelo asociativo de tenencia, de tres hectáreas familiares y ocho colectivas, recreando un poco la experiencia de la comunidad Jejuí (la que fuera desarticulada por el régimen de Stroessner), de las Ligas Agrarias, impulsadas por la Iglesia, a través de la Pastoral Social. Desde el inicio vinieron las persecuciones, los intentos de división, de fragmentación, desde el IBR que no quería que tengamos tierras sociales y luego los partidos políticos también intentaron dividirnos, y en algunos casos, consiguieron en parte sus objetivos.

–Cómo pudieron sostenerse en medio de esos conflictos.

–Aun así pudimos mantener el espíritu del aty, de encontrarnos, de preguntarnos por dónde avanzar. Todo lo que se ve acá es fruto del esfuerzo, de las movilizaciones, de cortes de ruta, nada ha sido gratis, nunca.

–Llegaron a tener almacén de consumo.

–Sí, llegamos a tener uno.

–Cuál ha sido el enfoque inicial, qué tipo de producción agrícola querían implementar.

–El enfoque era agroecológico, cuidado de bosques, con programas de reforestación, fruto de eso contamos con árboles de otros lugares en nuestras casas e incluso se ha aprovechado la reforestación para la construcción de casas.

–A qué se debe la rápida obtención de las tierras (a menos de seis meses de ocupación, ya habían conseguido las 8.600 hectáreas en 1989).

–Se debe a la previa preparación, humana y política, de la mano de la Pastoral Social. En esa época había muchos programas de formación para laicos en la Pastoral Social. También tuvimos la asistencia de Concorder (este organismo multiinstitucional creado durante el gobierno de Andrés Rodríguez), en provisión de mercaderías y herramientas.

–Por qué tres hectáreas para el rancho. Parecen, a primera vista, demasiadas.

–La vida campesina tiene que tener un amplio patio, sus animales de corral, sus frutales, sus huertas. Por eso tenemos de frente 100 metros y de fondo 30.

–¿Lo conocías bien a Toto Lezcano?

–Sí, cómo no (mira abajo como buscando la mejor precisión de su excompañero de asentamiento). Referente importante, formó parte de la toda la lucha por el asentamiento, ocupando incluso la presidencia de la comisión central de sintierras durante la dictadura.

El padre de Marciano Jara es un integrante de las ex Ligas Agrarias Cristiana. Foto: Julio Benegas.

–¿Cuando lo matan, en qué andaba?

–Formaba parte de otra comisión sintierra, con muchos jóvenes. Llegaron a ocupar la estancia Santa Delia, sufrieron dos desalojos y se imputó a más de sesenta personas.

–¿Hay mucho temor en la dirigencia luego de lo ocurrido con Toto?

–Sí, a nivel del cuadro dirigente hay temor. Sabemos que hay interés de perseguir a las organizaciones sociales y, por ende, a sus dirigentes. Hay temor de más asesinatos. Hay temor de ser acusado de formar parte de la logística del EPP.

–No es para menos, a muchos se los acusa de esto usándose cosas risibles, como por ejemplo bolsas de maíz en los graneros…

–Así, así es. Como contraparte a este temor, hay mucha más conciencia de la realidad. Se mantienen la armonía, reuniones, análisis de realidad, se buscan soluciones colectivamente y sentimos mucha solidaridad de mucha gente, de la Iglesia…

–Se siente una iglesia muy particular en Horqueta…

–Asimismo, más abierta, más comprometida. Seguramente sigue trabajando Maricevich (Aníbal, gran impulsor de las comunidades eclesiales de bases campesinas, desde su estadía actual).

–¿Cómo repercute entre los pobladores este cerco contra la comunidad?

–Muchos cambios importantes. Ahora se dejaron las rencillas por las escuelas, se dejaron las luchas internas de dirección, la gente se siente como afectada. Esto nace con Toto. Lo que le ocurrió a Toto se sintió como un atropello a la comunidad.

–En Horqueta sobrevive una gran población rural.

–Sí, un estudio del periodista Hugo Pereira habla de que el 40 por ciento del mundo rural de Concepción está concentrado en Horqueta. Tenemos profunda raíz campesina y es esa raíz la que nos mantiene con vida, en lucha por nuestra vida, por nuestro teko. Como sabrás, el campesinado paraguayo viene sufriendo múltiples agresiones combinadas entre el mercado y Estado.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.