«Tendríamos que empezar por asumirnos colonizados y preguntarnos honestamente quiénes somos»

Susy Delgado, la poeta y narradora bilingüe, poseedora de una de las estéticas literarias más potentes del país, conversó con E’a.

Cayetano Quattrocchi (director de la Editorial Arandura), Susy Delgado (poeta y narradora bilingüe) y Javier Viveros (escritor), durante la presentación de la antología poética «Amandayvi» de Susy Delgado, realizada en la noche del viernes 12 de julio de 2013 en la Casa de la Literatura Augusto Roa Bastos, de Asunción.

«Cheko aipota michimínte nde pógui tupamba’e. Nde ymi che py’a ahypyimi haguâ. Ajerami haguâ  mbyryái, ñembyahýiva (Solo quiero de tus manos una pequeña limosna: un poco de agua para asperjar mi alma. Para despejar el calor, el hambre, la fatiga)», dicen las primera líneas del poema titulado “Tesarai mboyve”, uno de los escritos de la poeta y narradora que es estudiado a profundidad por varios autores en el libro “Susy Delgado /Ñe’e jovai /Palabras en dúo”.

Ko kuatia ñe’eme, Bartomeu Meliá, Carlos Villagra Marsall, Víctor Casartelli ha ótro akâ gausu kuéra okambu Susy ñe’e porá rehe, ha omyasaka umi oleevape mba’èrepa oje’e ko kuña karai ombopupuheê kuaaitereiha castellano ha guaraní.

En esta amena conversación con E’a, Susy Delgado cuenta cuándo y cómo comenzó a escribir; qué ocurre con el guaraní en los medios de comunicación; por qué negamos parte de nuestra propia cultual; y manifiesta su deseo de que, en un futuro no muy lejano, el guaraní y el castellano, como en sus libros, convivan respetándose mutuamente en una sociedad bilingüe.

Ahecha remosarambítaha Amandayvi, kuatia guasu ombyatýva ne ñe’ë poty osêva ko’âgaitépeve. ¿Mba’éiko heise pe Amandayvi?

Amandayvi niko pe castellano-pe ja’éva llovizna, amarayvi oje’e avei. Aheka niko aikóvo peteî téra che antología-pe guarâ ha ou che akâme pe amandayvi. Jepevérô che ñe’ê poty apytépe oî iro’imíva, ndaivevúi nungáva, mba’éichatamora’e ko che rembiapo oguapy che rapichakuéra ári ku amandayvi piro’y asýcha…

Es una expresión de deseo, y un intento de suavizar tal vez el yvytu pochy que por momentos trae esta lluvia poética.

Mboy año reguerekórô reñepyrû raka’e ehai ha mba’ére oñantoha ndéve ejapo upéva.

Añepyrû va’ekue che mitâkuñaitépe, 13, 14 áño areko rupi. Ñembosaráipe añepyrû va’ekue. Ha cheirûnguéra colegio-pegua ojerurévami chéve ajapo haguâ chupekuéra ñe’ê poty ichika’ípe guarâ hamba’e… Isanto árape, oñorâirô ramo hendive, oiko porâ jey haguâ… Ha upéicha, ñemboharái hárupi, ahechakuaa che gustaitereiha pe jehai. Pe arekóvo 16, 17 áño rupi, ahai meméma, pyhare pytépeve sapy’ánte, ahai umi añandúva. Ha’ete ku atopa va’ekue peteî mba’e aikotevë rasáva’ekue voi…

Muchos escritores paraguayos son bilingües. Pero cuando escriben, la mayoría lo hace en castellano, y deja el guaraní para lo oral. ¿Por qué no sucedió esto contigo?

Sucedió también al principio, porque al igual que todos, fui alfabetizada en castellano. Ese hecho aleja mucho a la gente de la posibilidad de escribir en guaraní. La alfabetización en una lengua que no es la que hemos mamado, es una de las acciones de colonización más profundas. Y en los años en que yo fui niña y luego joven, ni siquiera escuchaba hablar de esa posibilidad, o de su importancia. Tuve que descubrir esa posibilidad y esa importancia, a pesar de que mi lengua materna es el guaraní, en un proceso lento de reflexión, de lecturas y toma de conciencia. Además de eso, cuando la idea se me apareció, por un respeto exagerado o malentendido, creí que no iba a poder hacerlo. Empecé a escribir en guaraní cuando ya tenía 28 años, más o menos, y la chispa se me encendió un día, cuando trabajando en una empresa publicitaria me pidieron un texto en guaraní.

Ha’eténgo ku ndajajeroviáiva guaranírehe pe jajapótarô ñe’ê porâ hérava literatura castellano-pe… o mba’e nde ere…

Ñe’ê poty ojejapo haguâ ojejerovia guaraníre, ndaipóri guaraníchagua pe tembiapo péape, ja’e joa. Ha ñe’ê poty ojejapo ipekuévo, ojo’a’ári, ñane retâme, ndojekuaáinte. Cuento –káso ja’éva guaraníme– jepevérô jareko pe tradición oral ohejava’ekue ñandéve hetaiterei káso, ojehai mimi, pero ndahetái. Ha novela katu –mombe’u puku, ja’e chupe– sa’ivéntema. Zarratea niko he’i péichante voi ojapoha hape la ñe’ênguéra: ñe’ê poty raêvete, upéi oike pe narrativa-pe, ha ipahaitépe, ensayo-pe. Nde reporandúrô ñande rapichakuérape, he’ita ndéve ojeroviaha guaraníre opaite mba’épe guarâ –che avei– ha katu ndaijaikéi péicha péichante pe ndaijaikuaái hápe. Ko’â mba’épe, hi’â chéve, ndikatúi ñande pya’e, pe ñe’ê voi ohechauka ñandéve araka’épa ñande aju jajapo haguä kóa ha amóa. Ha ikatu ñaipytyvô, jaipuruve jahávo pe ñe’ê, ha chéngo ajeroviaiterei umi concurso ha taller umíare, jahapyaty meme ha ñamboykue memérô pe ñane ñemityngue mante niko okakuaa porâ pe kóga.

En esto hay algo de esa condición colonial que sufrimos los paraguayos y paraguayas, ¿o no?

Por supuesto que influye mucho esa condición que nos ha marcado y todavía nos marca. Yo creo que la reflexión sobre esa condición es todavía muy superficial en nuestro país, cuando en realidad es un hecho profundo y complejo. Tendemos a asumir una actitud fácil, de negar nuestra condición de colonizados y caer muchas veces en una especie de nacionalismo primario, que pareciera negar que somos el resultado de profundas mezclas étnicas y culturales. Cuando se habla de este tema, se adjudica la condición de colonizados a los demás, nunca a mí, y la reflexión se estanca en los aspectos históricos dolorosos y negativos. Pero con este costo indudablemente caro, que merece una mirada crítica profunda, nos llegaron también valores culturales muy importantes, que nos enriquecieron, porque la historia de todos los pueblos tiene esas paradojas. Por supuesto que las culturas que fueron sojuzgadas y discriminadas, merecen reivindicación, pero debemos superar la postura del guetto, porque eso sólo nos llevará a la declinación de nuestra cultura. Tendríamos que empezar por asumirnos colonizados y, a partir de ahí, preguntarnos honestamente quiénes somos.

Embe’umína chéve mba’épepa imbarete guaraní ojepurúrô ojejapo haguâ ñe’ê poty ha kaso ñemombe’u…

Pe guaraní niko ogueru voi ipype pe ñe’ê poty. Nde reñe’êramo ha ere “Paraguay”, “arapy”, “yvypóra”, “ára vera”, “tatatî”… pe erévape opupúma hína ñe’ê poty. Ha ñamombe’u haguä umi káso avei iporä guaraní, he’ikuaágui umi mba’e tie’y, umi mba’e ñaimo’â’ÿva… Guaraníme oñe’êva niko oipuru meme, oikuaa’ÿme, pe “metáfora” ojeheróva castellano-pe.

¿Cómo estás viendo la convivencia de nuestras dos lenguas en la vida nuestra, Susy?

Un poco mejor que hace unas décadas, pero todavía con una gran tensión. Indudablemente hay una valorización paulatina del guaraní, a partir de la oficialización de 1992, pero es un proceso lento que todavía guarda muchas deudas con esta lengua. El principal deudor, el Estado, después de la obtención de la Ley de Lenguas, ha iniciado el proceso de bilingüización largamente postergado, pero muy lentamente. Y la educación, una instancia fundamental en este proceso, lamentablemente ha fracasado. A pesar de que la Reforma y el Plan de Educación Bilingüe fueron pasos históricos importantes, es hora de que sean revisados y reformulados profundamente. El resultado de estos procesos fallidos o lentos es que no sólo no se ha alcanzado la sociedad de bilingües coordinados que se pretendía, sino que no se ha podido superar el rechazo que demuestra todavía mucha gente hacia la lengua guaraní.

También sos periodista, y sabés que en el periodismo es tal vez donde menos lugar tiene el guaraní. ¿Qué particularidades pasa con nosotros, los periodistas, respecto del guaraní?

Es una de las consecuencias de lo que hablábamos: la ineficacia de la educación que hemos recibido en el tema lingüístico, problema que afecta también al castellano, pero sobre todo al guaraní. No hemos sido alfabetizados en guaraní y tampoco nos han enseñado el gran acervo cultural que guarda esta lengua, como para buscar el cultivo del idioma a través de esta motivación. Y por lo demás, somos como cualquier persona, vulnerables a las corrientes banalizadoras de lo cultural, susceptibles de ser seducidos por las modas, por la mitificación de lo extranjero… Pero hay un descubrimiento paulatino de nuestros valores culturales y lingüísticos, y hoy vemos que muchos periodistas se animan a utilizar el guaraní, vaikuépe jepe ra’e.

Nde rehai poesía; avei rejapo káso ñemombe’u; ha rejapo avei momarandu medio kuérape. Mba’éicha reñeñandu rejapohápe ko’â mbohapy mba’e. Hasy vaerâ, ¿ajepa?

Jajaposérô iporâva niko hasy voínte. Ha rejaposérô añetete, reñandúrô nde py’a ruguápe pe hemóiva, reñeha’äta mante. Ha pe ñeha’ä tuichavéta ipypukúrö pe hemóiva ndéve. Ha upéa niko opa mbâ’épe upéicha, rejaposérô peteî tembi’u porâ, terâ peteî óga porâ, terâ peteî ñemitÿ iporâva, upéichante avei. Ñañeha’â va’erâ jaipurukuaa ñane mbaraka.

«Toupáke chaguélo ñe’eme oikove jeýva. Tóguerúke hikuái hembiasakue, tomyasâi tataypýpe…», hei ningo oñepyrukuevo  pende ñe’e porâ rembohéra vaekue Tataypýpe. Emombe’umi chéve mba’épa reñandu raka’e rehai haguâ pe kuatia porâite…

Ha péango osê va’ekue mbeguekatu che py’águi, che mandu’ávo che mitârô guarére, umi chaguélo ha chaguéla ndive ahasa ha añandu va’ekue tataypýpe. Pe tataypýpe niko yma heñóivami pe ñemongeta, heñói pe ñe’ë, ha pe ñe’ë ndive, osyry ñande ruguýre pe ñande reko…

Los que saben escribir como vos, Susy, ¿pueden vivir de las letras en Paraguay, o eso sigue siendo un sueño?

Bueno, para empezar, no sé si sé escribir, porque siento igual que cuando empezaba a borronear esos cuadernos amarillentos de 200 hojas, que soy una principiante y que tengo mucho que aprender. Sobre todo cuando leo a algunos escritores que considero maestros en este arte. En cuanto a tu pregunta, en Paraguay estamos lejos todavía de poder vivir de las letras, por muchas razones. Se ha avanzado un poco en ciertos reconocimientos que algunos años atrás eran muy raros, desde los derechos de autor hasta el pago por determinados trabajos que realiza un escritor o una escritora, como el de los jurados. Los escritores también ganan algunos pesitos en cosas relacionadas con la literatura, enseñando o corrigiendo libros, pero todo eso no alcanza todavía para una vida digna.

Y las políticas culturales desde el Estado paraguayo, ¿existen, no existen, o más o menos?

En ese plano, lamentablemente, lo que se avanzó con mucho esfuerzo, especialmente en la última década, en los últimos meses se ha venido abajo, con la administración que asumió luego del golpe parlamentario. La administración de Ticio Escobar dejó un cimiento importante, que empezó a definirse con una Ley de Cultura, avanzó después con la creación de la Secretaría Nacional de Cultura, y avanzó más aún precisamente con la definición de determinadas políticas, como el respeto a la pluriculturalidad en todas las instancias, y la práctica efectiva del respeto a los derechos culturales y la descentralización cultural. Lamentablemente las autoridades que llegaron no comprendieron el valor de lo construido, y estamos apreciando un retroceso no solo en cuanto al concepto de cultura que se ha instalado, sino que se han desmantelado muchas instancias de trabajo que significaron conquistas importantes, y se abandonaron muchos proyectos importantes para las diferentes comunidades y sectores.

Decime un nombre de mujer y otro de hombre de la literatura paraguaya, dos que hayan marcado nuestra literatura, a tu parecer.

Es difícil y un tanto injusto elegir sólo dos nombres, pero si hablamos de una mujer, no se puede obviar el nombre de Josefina Plá. Ella nos abrió caminos y nos abrió la cabeza. En cuanto a un hombre, tampoco se puede obviar el nombre de Roa Bastos, que pintó como ningún otro al Paraguay y su destino trágico, pero yo quiero agregar otro nombre, el de Emiliano R. Fernández, porque él no sólo supo interpretar como ningún otro poeta el sentir del pueblo, sino que lo hizo amasando una estética propia con la amalgama de nuestras lenguas, con la amalgama del pueblo. Emiliano nos dejó una lección que todavía no hemos descifrado y comprendido en profundidad, al asumir esa lengua bastarda, estigmatizada por muchos, y elevarla hasta el arte, hasta una gracia incomparable.

¿Hay más libros por salir en Susy Delgado?

En la cabeza de Susy hay muchos libros todavía. Veremos si le da el cuero para ponerlos a todos en el papel o en la computadora. En este momento, estoy zambulléndome en la poesía postergada que existe en nuestro país, y que fui conociendo de a poco, especialmente en los últimos años, a través de los talleres literarios que di en algunos lugares. Hay mucho talento en el interior de nuestro país, un talento que no ha tenido el aliento y el apoyo necesario. Vamos a ver lo que sale de eso… Tengo casi listo un libro de canciones de cuna, y tengo empezada una historia que no sé si será un cuento largo, una novela corta, un largo poema en prosa… Ohoha gotyo mante ohóta…

Ñambotymi haguâ ko ñemongueta, eremína chéve ikatútapa sapy’ánte guarani ha castellano oikoporâ oñondive paraguayo ha paraguaya ryepýpe, pe oikoporâhaicha nde kuatia ñe’e kuérape, teräpa ndaikatumo’âi…

Upéva niko ñamoî va’erâ ñane renondépe ha ñañeha’â jaguata upe gotyo. Pero ko mba’e kóape, hasy jahecha haguâ mba’épa oî ñande raperâme. Jahecháma ñaína, jaguata porâro peteî mba’épe, osê ñande rapépe peteï mba’e ñaimo’â´ÿva ha ñanembotapykue jey… Chérô guarâ niko, ikatuha, ikatu, ko ñane ñe’ê guaraní niko oguahê ko milenio mbohapyhápeve ha ojejahéi ha oñemboykérô jepeve, imbarete gueteri. Pero ñamaña porârô jahecha avei umi mitâ pyahu ndoikuaái ha ndoikuaaséiva voi mba’eve guaranígui, ha ha’ete ku omboguéva ohóvo mbeguekatúpe ñane ñe’ê. Oîmimi avei ijapytépe kuéra oñembojáva guaraníre, ha katu heta gueteri ñamba’apo va’erâ ñambohetave haguâ umíva. Mba’éicha tamora’e ñande retia’e ha ñanderesapyso  jajapo porâ haguâ upe tembiapo.

Aguijevete ndéve Susy

 

Comentarios

Publicá tu comentario