Teloneros de otros en nuestra propia fiesta

Opinión sobre el cierre de las celebraciones del Bicentenario.

Foto: 970.

La calidad técnica y artística de IL DIVO, los mejores en el género de la Opera Pop, es indiscutible.

Que el público de Paraguay se merece un espectáculo de alto nivel, tampoco se discute.

Y si este show hubiera organizado y financiado el sector privado, nadie pero nadie hubiera dicho absolutamente nada en contra, y como público, creo, hubiéramos disfrutado, aplaudido y agradecido a la empresa privada que lo hubiera contratado.

Lo que lastima, es que, no se trataba de una empresa privada, sino de una institución del estado paraguayo destinada a la promoción, el desarrollo y el disfrute de las expresiones artísticas en el Paraguay.

No existe en Paraguay una Industria Cultural, como si existe en otros países, que acompañe las acciones culturales y brinde espectacularidad a nuestras creaciones artísticas. Cada creador/a, Cada artista, debe verse con los costos que su fecunda y rebelde mente va desarrollando, recibiendo portazos de poco dinero – en el mejor de los  casos- o nada, en NO pocas ocasiones.

Quiero soñar un espectáculo hecho solo por paraguayos/as y/o extranjeros/as que han adoptado esta tierra como suya.

¿Imagínate 1.000.000 de Dólares para dar cierre a las celebraciones del Bicentenario de nuestra vida independiente?

Primero, contrataría a uno/a de nuestros/as mejores profesionales para que coordine todo el despliegue artístico. Segundo contrataría a las personas creativas  de diferentes  áreas para soñar y divagar el mejor espectáculo que pudiéramos concebir para el cierre de las celebraciones.

Si se pudiera contar con esas personas  creativas – y pagarles – imagino yo que estarían ideando un espectáculo que pudiera incluir: Plástica, Danza, Diseño, Audio Visuales, Música y Artes Escénicas.  Y lo que eso implica: escenografía, vestuarios, maquillajes, peinados, etc.

Imaginen a Szaran, Lito Barrios, René Ayala, Diego Sánchez Haase, analizando juntos acerca de cómo dar espectacularidad a las 20 mejores músicas paraguayas de esto 200 años de vida independiente. A las/os coreógrafas/os:  Alejandra Díaz, Marisol Salinas, Edith Correa, Norma Santacruz, Jorge Báez y RobsonMaia (paraguayo por adopción),  por citar solo a algunos, ideando cómo hacer coreografías aun no realizadas ni probadas en nuestro Paraguay (por falta de recursos)…  Convocando a las/os más dedicadas/as, esforzadas/as y talentosas/as de esta disciplina. Creando una nueva selección nacional de bailarines…

Nuestros/as mejores diseñadores/as dibujando y dando forma a los más diversos  vestuarios que serán empleados por músicos, bailarines, actores, cantantes y presentadores… Diseñando la escenografía, pensando la predominancia de colores, la coherencia con los temas musicales, la reacción de los materiales con la iluminación y el movimiento…

Los actores y actrices, liderados por WalMayans, Agustin  Nuñez, Tito Chamorro, Erenia López, José Luis Ardissone, Miguel Gómez, Teresa González Meyer, por citar a algunos, recreando de la manera más emotiva y significativas, los diferentes momentos de nuestra historia que forjaron nuestra identidad cultural.

El sonido maravilloso capitaneado por el prolijo y exigente Nene Jara, las luces de Albertito Castillo, Ñeco Rabito y Santi Scharerer.  El grupo Nhimú y Hara Teatro llenando los espacios aéreos.

La música de Emiliano R. Fernández, Flores, Barboza, Mangore, Paraná, Pérez Cardozo, don Mauricio Cardozo Ocampo, Moreno González, Maneco, Alberto Rodas, Camba’i…  fusionados con nuevos acordes de la Secreta, Flow, Rolando Chaparro, Grupo Generación, Sembrador, Paiko. Todos armonizando melodías con matices melancólicos de los “Fuelles del Paraguay”, las vibrantes Doscientas Arpas,  Los hermanos Lema, Campanellas  de Rene Ayala, Los violines del Maestro Alvares, las arpas de Cataldo, Ismael Ledesma y Marco Lucena, Guitarras de Berta y Juan Cancio…

La representación en escena de la producción de nuestros dramaturgos, novelistas, poetas y ensayistas como Julio Correa, Roa Bastos, Ortiz Guerrero, Natalicio Talavera, Rodríguez Alcala, Barret, Joel Filartiga, Alcibíades González, Josefina Pla, Serafina Dávalos, Apleyar, BareiroSaguier, VillagraMarsan, O’leary, Frutos Pane, Fulgencio R. Moreno…

Nuestro mejores del Audio Visual, Maneglia- Schembori Realizadores, Richard Careaga, Martinessi, Paz Encina, Renate Costa…

Cuanto talento… Solo permítanme soñar… con el estadio rebosante, el público invitado a pasar a ocupar sus lugares por un equipo de actores y actrices dirigidos por el Bochín Teatro Clown, Blas Alcaraz y la percusión embriagadora del Ballet Camba Cua…

Abriendo el espectáculo, con el Canto de los Karai, Ricardo Flecha, Yenia Rivarola, KemilYambai, acompañados por músicos latinoamericanos como Chico Buarque, León Gieco, Charly García, Parodi, Vicentico…

Pero, es la realidad quien me permite soñar…  ya que en estos últimos años hemos visto espectáculos de altísimo nivel de la mano de Marlene Sosa Lugo, Ana Scapinni y el Maestro Luis Álvarez, el emerger de nuevo dramaturgos  como Hugo Luis Robles y Nelson de Santaní, quienes llenan nuestras salas con la irrupción en escena de sus nuevas propuestas…

Ya se nos hace común que nuestros compatriotas del audio visual dejen en alto la creatividad paraguaya en los más afamados festivales, compitiendo – y ganando- con su solo talento por toda arma, ante artistas de otras latitudes que gozan de fuerte apoyo económico y tecnológico.

Vemos como año a año, Hara Teatro, Nhimu, la Movil, El Estudio, Arlequín Teatro, Los elencos de Villarrica, Piribebuy, Paraguari, Pilar, sin apoyo económico para costear sus lugares de ensayo, no cesan de producir trabajos artísticos que les brotan gracias a su voluntad creadora e irreductible.

Vemos la apertura de nuevos espacios culturales como la Estación Esperanza (Planta Alta de la estación de Ferrocarril) que se logran, sabemos, gracias a la tenacidad de hierro, de personas como Raquel Rojas y otros/as héroes, que entienden que la calidad de vida de un pueblo se construye desde el fortalecimiento de su propia identidad cultural.

Me ha tocado la suerte de ser testigo presencial privilegiado de la realización de la película 7 CAJAS  de Maneglia – Shembori – Careaga y equipo, quienes han centrado toda su sensibilidad, energía y conocimiento en insuflar ánima a una historia muy paraguaya, totalmente paraguaya… que marcará un hito en nuestra historia cultural cuando en marzo del 2012 sea estrenada, mundialmente, ante un público paraguayo que exige y merece un alto nivel de calidad de sus compatriotas artistas…

Todo esto que expongo, sin tener nada en contra del IL DIVO, me hacen creer, que para el cierre de nuestro festejos bicentenario, debíamos regalar en ofrenda al pueblo de Paraguay, que exige y merece calidad, un gol de media cancha de un seleccionado nacional, que eleve nuestro espíritu y nos encienda de una buena vez, y para siempre, el orgullo de ser paraguayos y paraguayas…

Hemos tenido un millón de dólares… y solo alcanzamos a ser teloneros de otros en nuestra propia fiesta.

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.