Teletón: entre el buen negocio mediático, y el blanqueo a las empresas

El 23% de su presupuesto total va a inversiones en comunciación. El 40% de lo que recauda viene de las empresas patrocinantes. Un pretexto para discutir sobre la hipocrecia, la caridad y los derechos de la personas con capacidades diferentes que deben ser garantizados por la justicia social y el Estado.

 

Funete: diariopopular.com.py

Las imágenes de los canales mostraban a unas Menchi Barriocanal y Yolanda Park festejando, alborozadas, la superación de la meta de recaudación que Teletón se había propuesto para el 2012: 9.480 millones de guaraníes habían, finalmente, alcanzado las donaciones. Pero Menchi y Yolanda no sólo festejaban, probablemente, esos montos; también celebraban probablemente los montos que recibieron en concepto de honorarios por conducir durante horas la maratón de Teletón. Es, principalmente, un trabajo para ellas. Y muy probablemente sea estimulate el monto de dinero que se llevan, porque, como estrellas, son caras.

También los medios, sobre todo la Tele, se han esmerado en trasmitir la maratón de caridad que comenzó el pasado viernes a la noche y culminó ayer domingo a la madrugada. Una buena obra de los grandes medios por el que, además, muy probalemente cobraron buena plata por mostrar la campaña de donación para las personas con capacidades diferentes.

La «sensibilidad» de las grandes y medianas empresas, nacionales y trasnacionales, también se ha demostrado con la campaña de este año. Los rostros bonachones  de buen cristiano que exhibían representantes de algunas empresas que acudieron ante las cámaras a anunciar el monto de sus donaciones, deja a aquellas como San Francisco de Asis.

Si el lector ingresa a la página institucional de Teletón (http://teleton.org.py), podrá ver que, en su balance de 2011, la empresa de beneficencia ha destinado un no poco 23% del total de su recaudación del año pasado al sector  «Difusión y producción de eventos de recaudación». ¿Cuánto han percibido muchas estrellas de Tv como Mario Ferreiro, Oscar Acosta, Pedro Guggiari, Menchi, Yolanda y muchas otras que desfilaron como conductores en las maratones de recudación organizadas en los últimos años por Teletón? ¿Cuánto dinero percibieron los medios de comunicación por «ceder» sus espacios a horas de trasmisión en vivo y en directo? ¿Cuántos ganaron las agencias de marketing, de publicidad, de comunicación y de producción de eventos, en el 2011 y en este año? No sabemos, porque el balance no muestra esos detalles. Sí sabemos que entre todos ellos se distribuyó, en el 2011, 2.055.400.087 de guaranies. Del total de recaudaciones de la campaña que terminó ayer, con seguridad también tocarán buena plata por sus trabajos.

El balance de Teletón, en su sitio institucional, también muestrá cuánto donaron las empresas patrocinadoras de la campaña, através de sus departamento de «Responsabilidad Social». Donaron 3.574.608.846 guaraníes, el 40% del total de lo recaudado en la campaña del 2011.

Lo que aqui cabe recordar es que Paraguay, según los economistas y los números fiscales de cada año, es un paraíso fiscal; es el país en la región donde menos impuestos directos pagan los ricos sobre sus inmensas ganancias; es el país donde los empresarios del agronegocio mueven más de 3 mil millones de dólares anuales y pagan sobre este monto el 0,4%; es el país donde los bancos internacionales como Ytaü pagan insignificantes montos en impuestos y aranceles sobre sus miles de millones de utilidades anuales. Este es el país donde, cada fin de año, los sucesivos ministros de Hacienda no saben qué hacer con un presupuesto agotado que les impide cubrir las demandas sociales de la población. Es el país donde el Estado no tiene los recursos suficientes para asistir, por básico derecho humano y constitucional, a los 1.200.000 hambrientos excluidos de la comilona de la empresas, según la encuesta de hogares 2012.

Y es, por supuesto, el país donde los propietarios de medios y sus periodistas estrellas hablan, de vez en cuando, pero muy de vez en cuando, de injusticia tributaria, de concentración de la riqueza en manos de unos pocos por su fidelidad al principio de la «objetividad»; pero sí hablan, y mucho, de que la culpa de todo la tienen los pobres porque son «criminales» y porque «no quieren trabajar»; estrellas del periodismo  que se convierten en publicistas, promotores y productos vendibles de las empresas a través de la publicidad que realizan para ellas y de los auspicios que reciben de ellas.

Entonces Teletón, en mi opinión, nos hace olvidar que la asistencia a las personas con capacidades diferentes es un derecho de estos y una obligación del Estado, y nos dice que esas personas dependen de nuestra caridad, sobre todo de la bondad de los empresarios ricos. Bajo la alfombra dejan la injusticia social y la concentración de la riqueza en manos de la oligarquía y las trasnacionales que imperan en Paraguay.

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.