Susto tremendo se llevó activista de travestis

En un auto siguieron  a la activista de travestis. La arrinconaron en Jejui y Brasil. Desde el auto, un hombre con recorte policial le advirtió que “cierre la boca”. Irén y su gente están con la campaña “nos matan y nadie va preso”.

 

Irén Rotela y Mariana Sepúlveda. Foto de la 970 AM.

Ella, muy asustada, aceleró su moto. Una cuadra más adelante, casi sobre Rojas Silva, atropelló una lomada. Su moto se “hizo bolsa” y ella raspaduras y un tremendo golpe en la rodilla y en los brazos. Es que ya venía con miedo desde que salió de su oficina, Jejuí entre Colón y Montevideo, cuando sintió que el auto de atrás la seguía. Más todavía cuando vio que le hacía una especie de señas con las luces que ella no lograba entender.

Era una tardecita común en que salir de su oficina y dirigirse a su casa, en Capiatá, era tarea ordinaria. Pero aquella tardecita del 6 de enero, seis días después de la reconstrucción del asesinato de Nadine, ocurida el 21 de junio del año pasado, se estrellaría contra la lomada de Jejui casi Tte. Rojas Silva presa de un tremendo susto.  “Me asusté mucho, tuve miedo de perder la vida”, nos cuenta.

Ella pudo percibir que el hombre que le dijera que cierre la boca era robusto, de pelo bien negro, corte bajito, “tipo policial”, pero no mucho más porque la ventana estaba apenas abierta y “yo, muy asustada”. Ella hizo la denuncia en la comisaría 3ª., la misma comisaría en la que el periodista de este medio,  Paulo López, sufriera, dos días antes, una tremenda golpiza por exigir el paradero de los detenidos por las manifestaciones callejeras contra el aumento de pasaje.

Irén ha elevado también la denuncia a la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay. Irén asocia el amedrentamiento con el caso de Nadine, una travesti asesinada en plena calle, sobre Mcal. López, zona Fernando de la Mora. “Querían hacer la reconstrucción todo cerrado, sin público, sin información. Yo, en esos días, estuve hablando con la prensa…”, nos cuenta.

La organización Panambi considera que hubo alrededor de 50 travestis asesinados desde el 89 a esta parte sin que estos actos conlleven, en la gran mayoría de los casos, consecuencias penales. “Nos matan y nadie va preso” es el slogan de la campaña y la impunidad que se proponen revertir.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.