Stroessner volvió

Las ideas que sostuvieron el régimen de Alfredo Stroessner están vivas en el poder político. La construcción simbólica del enemigo interno, antes llamados comunistas, está de vuelta. No solo en los poderes del Estado, copados por sectores ultraconservadores, sino en los aparatos de propaganda: medios masivos de comunicación.

Asistimos a la vuelta absoluta del stronismo en sus peores formas. Los sectores que sostienen el gobierno, nacido del Golpe de Estado, apelan al discurso nacionalista, en la peor de sus formas. Cualquiera que cuestione la legitimidad del gobierno, o insista en la vuelta de la democracia, se convierte en un “apátrida servil a intereses chavistas y/o bolivarianos”.

Pero no todo es igual a los tiempos de la dictadura. Las semejanzas son obvias al igual que las diferencias. Antes, de 1954 hasta finales de los 80, los Estados Unidos financiaban y sostenían dictaduras militares en casi toda la región, lo que le daba un respaldo a Stroessner más allá de las fronteras. Con el gobierno de Franco, el país se convierte en el anacrónico abanderado del “anticomunismo mundial”.

Antes del Golpe de Estado, el cuestionamiento al sistema de representatividad democrática estaba siendo puesto en duda –es bueno recordar que los senadores huyeron por la parte de atrás del Congreso-. Las protestas apuntaban a la necesidad de avanzar hacia la construcción de una democracia de mayor calidad.

La ruptura al proceso democrático supuso el retroceso al stronismo más puro. No solamente fue el punto final a proyectos progresistas, al avance de ideas para la superación plena de la desigualdad; fue la exclusión de Paraguay de la posibilidad de integración regional, de construcción de propuestas políticas autónomas a nivel latinoamericano.

La vuelta del cadáver de Stroessner es la muestra del regreso de una dictadura que nunca terminó de irse. Forma parte de la burla a la memoria de un pueblo, a su lucha. De la macabra broma encarnada en personajes políticos como Mario Abdo Benítez (h) o el mismo Alfredo “Goli” Stroessner, quienes, sin pestañear, proponen la renovación en las filas de la Asociación Nacional Republicana (ANR).

El intento por repatriar al dictador es también la  oportunidad de demostrar que quienes fueron asesinados por sus ideas siguen vivos en los que luchan por un mundo más justo.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.