SPP elige nuevas autoridades

Informe de la organización denuncia avance de la patronal contra los derechos de los trabajadores.

Eduardo Arce, Osvaldo Zayas, Santiago Ortiz, Noelia Ferreira, Jorge Zárate, Vicente Páez, Pedro Benítez y Dionisio Arce encabezarán el sindicato por los próximos dos años.

El Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) concluyó ayer su asamblea general, realizada en la sede de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), con la presentación de la memoria y la elección de nuevas autoridades para el periodo 2013-2015. Resultaron electos como secretario general Santiago Ortiz y como secretario general adjunto Jorge Zárate. La comisión directiva quedó conformada por Dionisio Arce, Noelia Ferreira, Vicente Páez, Pedro Benítez Aldana, Diana Zalazar, Osvaldo Zayas, Moira Martínez y Eduardo Arce.

La lectura de la memoria estuvo a cargo del secretario general saliente, Vicente Páez, quien señaló que a pesar de las amenazas, las presiones y la precarización el sindicato se mantuvo firme en la defensa de los derechos de los trabajadores frente a la avanzada de la patronal, que cerró las vías del diálogo para atacar a los trabajadores sindicalizados.

Entre los principales atropellos contra el libre ejercicio del periodismo se citó el asesinato en Pedro Juan Caballero del periodista Carlos Artaza y el arresto bajo cargos de calumnia de Orlando Benítez. Así también se enfatizó la persecución desatada contra los trabajadores de prensa luego del golpe parlamentario que llevó a Federico Franco al poder. En este sentido los afectados no solo fueron los comunicadores de medios públicos, sino también profesionales que trabajaban en empresas privadas y que expresaron una opinión diferente a la línea patronal, que en su conjunto apoyó el golpe.

El informe también advierte sobre los riesgos que enfrentan los periodistas que trabajan en zonas donde el narco ejerce su ley bajo complicidad de las autoridades, como en el departamento de Amambay, donde los periodistas Aníbal Gómez Caballero y Cándido Figueredo recibieron amenazas de grupos delictivos vinculados al tráfico de drogas.

En tanto, en situación de mayor vulnerabilidad se encuentran los comunicadores de radios comunitarias frente a constantes amedrentamientos de parte de poderosos grupos vinculados a negocios ilegales. Tal es el caso de los comunicadores Javier Silva y Alcides Villamayor, quienes recibieron mensajes amenazantes por la labor que realizan.

Pero más allá de las muertes y persecuciones, el principal obstáculo para el ejercicio de la libertad de expresión son los grados de extrema concentración mediática registrada en nuestro país. El 90% de los medios televisivos y radiales están controlados por corporaciones de tal suerte que los demás sectores de la sociedad civil se ven excluidos del derecho a comunicar. Cabe destacar que la mayor parte de estas licencias fueron otorgadas bajo el mando del dictador Alfredo Stroessner. Asimismo, la ley mordaza impulsada contra las radios comunitarias por el diputado Óscar Tuma y el actual senador Víctor Bogado amenaza con acogotar la libertad de expresión en beneficio de los oligopolios que dominan el mercado.

Yeny Caballero, Federico Caballero y Noelia Díaz fueron los integrantes de la mesa de votación.

También se denuncia en el texto una larga lista de atropellos y violaciones a los derechos laborales como el no pago del seguro social del IPS en el diario La Nación y Crónica, a pesar de que el monto es descontado mensualmente a los trabajadores.

Otra afrenta a la ley cometida a diario por las patronales es la violación del principio constitucional de la objeción de conciencia y el derecho de los periodistas de emitir una opinión diferente.

En este sentido el SPP impulsa el debate y la reivindicación de una mayor pluralidad informativa a través de la democratización del espectro radioeléctrico. “Todas las voces deben ser escuchadas, no solo las de la patronal”, es el lema que aglutina a distintos sectores de la sociedad civil que asumen que una sociedad democrática se construye sobre las bases de una comunicación democrática.

Comentarios

Publicá tu comentario