Solos, los campesinos serán derrotados por el gran capital

Eseiza, Buenos Aires. Por Julio Benegas. El plan campesino debe ser un plan popular, que no solo interese a mundo del campo sino que a todo el pueblo, sostiene el dirigente y líder intelectual del MST Brasil, durante el VI congreso de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC).

Según Stedile, “los campesinos ya somos minoría en casi todo el mundo” y que solo una gran selección de campo y ciudad se puede “derrotar al enemigo: la banca financiera internacional, las corporaciones trasnacionales y los latifundistas”.

Ondena las banderas de todas las organizaciones que conforman CLOC-Via Campesina.

Ondena las banderas de todas las organizaciones que conforman CLOC-Via Campesina.

Stedile también establece como enemigo del mundo campesino -y por en de la supervivencia de la biodiversidad- la banca financiera, las grandes coporaciones trasnacionales y el latifundio local. Por eso, no basta –dice- ocupar latifundios. «No basta. Es importante como “táctica” pero no como estrategia».

El mundo campesino –sostiene- debe establecer alianzas con gobiernos locales o federales para garantizar precios y mercado. Y el objetivo central de la producción debe estar enfocado en el consumo local.

En ese plan -dice- es central la inclusión de la tecnología agroecología. “Producir alimentos sanos y proteger el planeta deben ser el plan a cien años”.

Alrededor de 2.000 personas partipan del congreso. La delegación paraguaya participa con unos cien participantes, incluidos los jóvenes que se adelantaron para participar de la asamblea de la franja.

 

Comentarios

Publicá tu comentario