Solidaridad campesina con damnificados

Desde que 247 mil familias fueron desplazadas por la crecida de los río Paraguay y Paraná  y viven en refugios en condiciones infrahumanas, no todo es calamitoso. La situación despertó, por otra parte,  gestos de solidaridad indecibles y motorizó proyectos que podrían hacer la vida de algunas familias más sostenible cuando bajen las aguas.

En el Bañado Sur las familias afectadas están organizadas en 18 campamentos en los cuales se cocinan en 41 ollas populares, y con ellas se enfrenta de manera común la situación de precariedad alimenticia que viven diariamente, especialmente niños y niñas.

La institución de formación integral Mil Solidarios trabaja con estos campamentos encargándose de recibir y organizar la ayuda de varios sectores, a través de un banco de alimentos. Esta estructura logra cubrir la comida de toda la semana en estos 18 campamentos donde viven alrededor de 1400 familias.

En medio de esta situación y esfuerzos comunes, productores y productoras de San Juan Nepomuceno, Avaí y Tavaí, ciudades del departamento de Caazapá, empezaron a evaluar el momento que vivía el país y decidieron que era oportuno aportar de alguna manera con las familias afectadas.

Las familias agricultoras, en su análisis, concluyeron que tanto ellas como las del bañado son afectadas por la pobreza. Pero que en medio de la inundación y el desplazamiento, las de los bañados están en peor situación en este momento, por lo que a las del campo les correspondía  ayudarlas.

La mayoría de ellos y ellas están articulados en la Asociación de Productores para el Desarrollo Integral de Tavaí.

Pensando en qué manera podían concretar la ayuda, concluyeron que como tuvieron una buena cosecha de maíz, ése era el producto que estaba más al alcance de compartir. Hicieron harina de maíz, llegando a juntar 700 kg.

Lo alzaron en camiones junto con mandioca, porotos, leche y queso de su producción y acercaron a Mil Solidarios a inicios del mes de julio, que se encargó de almacenar y repartir a los campamentos.

Todo el trabajo de mediación hizo el Centro de Estudios Paraguayos Antonio Guasch (CEPAG), que junto con Mil Solidarios, son obras de la compañía de Jesús en Paraguay.

A través de este circuito, además, se viene abriendo un vínculo permanente entre las familias agricultoras y las del Bañado Sur, a través de un proyecto de ferias de alimentos, explica Ramón Cardozo, del CEPAG.

Las familias productoras envían sus productos a costo económico desde el interior y las madres del bañado, organizadas en una Pre-cooperativa de Mujeres los comercializan en la ciudad y logran ingresos para nuevos proyectos. Ya se realizaron alrededor de siete ferias en lo que va del año.

MCNOC y FNC

Así como estos comités campesinos,  varios otros de todo el país estrecharon la mano a las familias afectadas.

En las últimas semanas vimos que organizaciones nacionales como la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC), la Federación Nacional Campesina (FNC) y otras movilizaron sus bases y cargaron toneladas de mandioca, porotos, maíz, verduras y otros alimentos en camiones y las acercaron a la capital.

Fuente: Tapére

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.