Sojeros despojan de sus tierras a indígenas bajo engaños

Los productores de soja prometen víveres y agua potable a los indígenas a cambio de que cedan sus tierras para el cultivo transgénico. Miembros de las comunidades sufren distintos tipos de afecciones por la exposición a agrotóxicos.

Indígenas denunciaron que la deforestación realizada para los cultivos de soja los ha dejado sin fuentes de alimentación, además de los problemas de salud derivados de la exposición a las fumigaciones. Fotos: Gentileza del senador Luis Alberto Wagner.

Las comunidades indígenas Táva Jopói e Isla Yobái del distrito de Curuguaty, departamento de Canindeyú, así como las  y de Ñu Hovy y Señorita, del distrito de Repatriación, departamento de Caaguazú, son actualmente desplazadas de sus tierras por los productores sojeros.

Los indígenas se vieron forzados a entregar sus tierras bajo la promesa de que a cambio recibirían algunos beneficios como ser pozo de agua potable y almacenes de consumo durante todo el tiempo del alquiler de la tierra, pero los sojeros jamás cumplieron el compromiso.

Los miembros de la comunidad Táva Jopói deben desplazarse varios kilómetros para abastecerse de agua, por lo que la extrema necesidad los hizo ceder ante la oferta de agua potable ofrecida por un menonita a cambio de sus tierras. Además, los productores no respetan las leyes ambientales, ya que siembran la soja alrededor de sus viviendas, arroyos, ríos,  y escuelas.

Constancia Cardozo, antigua pobladora de la comunidad de Ñu Hovy, señaló que las plantaciones de soja han hecho mucho daño a sus comunidades. “Han deforestado nuestros bosques dejándonos sin nada que comer, y ahora con la fumigación hacen que todos nuestros hijos y nietos padezcan de diversas enfermedades: vómitos, diarreas, dolor de cabeza, granos en la piel, entre otras”, indicó la nativa.

Las personas expuestas a las fumigaciones presentan distintas afecciones como erupciones en la piel, vómitos, diarreas y problemas respiratorios.

Las comunidades indígenas se quejan de la nula acción del Estado, puesto que según expresaron nunca nadie les pasó la mano y que ahora más que nunca pasan múltiples necesidades.

El senador liberal Luis Alberto Wagner visitó las comunidades indígenas a fin de interiorizarse del reclamo de los nativos. Wagner fue enfático al señalar que lo que se está cometiendo contra los nativos es un genocidio, ya que las comunidades quedan desarticuladas e imposibilitadas de seguir reproduciendo su vida comunitaria a raíz de la pérdida territorial. “Con el desarraigo, el hambre y el veneno lo que se está haciendo es un genocidio indígena”, subrayó.

El parlamentario aseguró que denunciará este hecho a los organismos correspondientes y buscará medidas urgentes a tomar para que el problema de los nativos sea solucionado a corto plazo.

Wagner adelantó que para este lunes está prevista la visita en el lugar de los miembros de la Comisión Nacional de Defensa de los Recursos Naturales (Conaderna) del Senado, Fiscalía de Delitos Ambientales, la Secretaría del Ambiente (Seam), el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) y representantes de la Comisión de Reforma Agraria del Senado.

El senador Wagner muestra que los cultivos se extienden violando las normativas ambientales como la prohibición de fumigar a menos de 100 metros de las zonas pobladas y la ausencia de barreras vivas de protección.

 

Los niños de Táva Jopói deben atravesar kilómetros para llegar hasta el pozo donde se proveen de agua.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.