Sobre (¿nuestra?) Educación Universitaria en Paraguay | E’a
// estas leyendo...

Educación

Sobre (¿nuestra?) Educación Universitaria en Paraguay

alt text

Ilustración: Oz Montanía

¿Qué tipo de ? ¿ de quién? ¿ para qué? ¿ para quiénes?

Nos encontramos frente a un inminente atrincheramiento de las oligarquías empresariales, sojeras y ganaderas, aprobadas sus voluntades en el congreso mediante leyes, amparadas por la Fiscalía General del Estado, el Poder Judicial y sus aliados en los medios de comunicación encargados, éstos, en defender el conjunto de los intereses productivos (?) del modelo latifundista-agro exportador ante cualquier iniciativa de cambio profundo que pueda provenir del Ejecutivo o los movimientos sociales y campesinos. Asistimos por un lado al repugnante espectáculo cotidiano de los show mans congresistas administrando nuestra pobreza y miserias. Y por el otro, al continuismo de la criminalización de las luchas por la tierra, denominada por los medios de comunicación (o miedos de in-comunicación) la crisis del campo que en menos de cien días del nuevo gobierno sumaba 70 desalojos y 400 procesados, y que su vez encierra una problemática alarmante. El exterminio progresivo y sistemático de comunidades indígenas y campesinas perpetradas mediante 24 millones de litros de plaguicidas al año.

Ante semejante escenario podría parecer inadecuado e intrascendente discutir la problemática estudiantil, sin embargo, el modelo educativo en nuestro país tiene mucho que ver en todo esto y lo inadecuado seria ignorarlo.

Como bien lo expresa Pablo Dávalos «en una sociedad en la que el conocimiento se articula a la dominación, el saber es también poder, y el poder necesita del saber. La dupla saber-poder, nace desde el inicio de la modernidad occidental y el capitalismo. Si el saber esta relacionado con el poder, entonces la ciencia no es inocente. No es neutral. Puede ser que los contenidos de verdad, que las formas que asume su axiomática o su espíteme estén fuera de toda conflictividad social, o, al menos, parezcan estarlo. Pero dadas las actuales condiciones de poder a nivel planetario, el saber dista mucho de la neutralidad política y la inocencia epistémica».

De todas las experiencias de lucha universitaria que resultan cruciales para desnudar dicha complicidad, el proceso llevado a cabo por compañeros de la católica desde junio del año pasado aporta nuevos elementos contundentes.

Las autoridades de UCA nombran rector el 17 de junio a José Antonio Moreno Ruffinelli. El mismo habría sido parlamentario durante la dictadura stronista y uno de los responsables de la ley 209, macabra receta del imperialismo yanki en su lucha contra el comunismo. En repudio por semejante nombramiento los compañeros universitarios ocupan el aula magna de la facultad. Las autoridades de la UCA reaccionan como es de esperarse, con autoritarismo y represión. De ahí en más la articulación con otros sectores estudiantiles, docentes y de DDHH seria fundamental para lograr la renuncia del hombre-escombro y avanzar en las discusiones, perspectivas, propuestas y compromiso en la lucha.

Precisamente, este nivel de compromiso y madurés política de los compañeros genera una crisis dentro de la institución que considero el eje principal, o el dique que fue desbordándose para dar paso a los efluvios podridos que anteriormente se disfrazaban en frascos de perfume francés. En palabras de José Carlos Lezcano «un mounstro gigante que esta ahí y de repente le hincás y te muestra lo grotesco que es realmente».

Pues desde la construcción de la (otra) , desde la intención de la lucha universitaria como actor en el ámbito político, en la búsqueda por construir una reforma universitaria desde el pueblo que contribuya a la transformación del modelo país y no a la reproducción del modelo hegemónico dominante. Organizaciones campesinas de Asagrapa y la Coordinadora Departamental de los sin tierra del Alto Paraná organizaron un panel debate en el aula magna ocupada.

¿Cuál fue la reacción de los docentes organizados en la Federación de asociaciones de profesores de la UC?

Mediante un comunicado acusaron a los compañeros de sufrir un cuadro compulsivo de autoritarismo y libertinaje estudiantil que los impulsó a utilizar el aula magna como puesto de comando para un mitín político e ideológico.

La compañera Cecilia Vuyk esboza un análisis de la situación desde una óptica lucida y contundente. «Se muestra, porque el tema es esconderse detrás de una supuesta neutralidad. Y es mentira. Hay una dirección ideológica de consolidación de un grupo de poder y reproducción de un modelo de producción excluyente que sostiene al mismo tiempo un modelo de país. Entonces, al generar espacios alternativos, y cuando esos espacios confrontan con un modelo vigente, se desnuda la supuesta no-ideología de la universidad, mostrando cual es su opción y qué es lo que está formando».

Precisamente, en este (¿nuestro?) modelo de universidad, tanto la nacional como las privadas son encargadas de sostener el capitalismo y la racionalidad eurocentrista. Por ende, se distingue claramente sus intenciones de auto-blindaje, de distraernos, de coartar nuestra posibilidad de conocer, investigar, dilucidar nuestras problemáticas. Nuestras contradicciones esenciales. El fragmentarnos, aislarnos y el debilitamiento de nuestra memoria, nuestras raíces, ha sido una estrategia recurrente de la dominación imperial. Todos estos elementos nos hablan de la necesidad de una reforma radical y total del modelo educativo en nuestro país.

Romper el cerco para reconstruir nuestro modelo educativo.

La apertura de la universidad sugiere encontrar elementos en común con distintos sectores sociales para avanzar en un modelo de desarrollo país.

Por ejemplo, lo que resulta evidente con el sector campesino es que si bien podemos identificar los inicios de dicha problemática inmediatamente después de la guerra grande, no podemos negar el terrible impacto que tuvo la dictadura stronista en su profundización y reconfiguración; represión a las ligas agrarias, despilfarro de las tierras públicas, ciertamente, de los mejores suelos agrícolas por nombrar los mas prominentes. De modo que cuando decimos que necesitamos de una reforma total y radical del modelo educativo es ineludible visualizar su vinculación en cuanto al modelo estatal que pretendemos desmontar y a la herencia cultural colonial que necesitamos superar. Es precisamente en esa dirección que podríamos argumentar, en un primer momento, la urgente necesidad de reformar la educación superior en Paraguay ya que la misma ha permanecido inmutable desde 1956, fecha en la que para el docente Eduardo Giménez se inauguró el modelo de universidad de la dictadura stronista. Hoy en día, este modelo sigue contribuyendo a perpetuar la red de relaciones socio-económicas y políticas en las cuales históricamente nos ha sumergido, y que el sociólogo Tomas Palau se encargó en describir. (1) Para reforzar la idea podemos recurrir al periodista Julio Benegas cuando el mismo nos sugiere, ¨recordemos algunas variantes de este orden: latifundista (mas del 70% de las tierras en manos del 1% de propietarios); reexportador (todo tipo de mercaderías, incluidas las drogas y las armas); agro exportador (principalmente soja, algodón y carne). Este orden produce un tipo de justicia, un tipo de parlamento, un tipo de organizaciones sociales y un tipo de liderazgo también¨. Podríamos agregar lo que de por si salta a la vista y resulta irrefutable. Y es que el modelo educativo en Paraguay es constitutivo y tendiente a consolidar dicho orden.

Se hace evidente entonces cuan imprescindible es replantear estratégicamente la reforma de la educación desde las inalienables necesidades y propuestas de las naciones indígenas y las organizaciones campesinas, sociales, feministas, sindicales y gremiales. Una propuesta que no surja de este proceso no nos conducirá necesariamente a la superación de nuestros principales problemas históricos tan postergados.

Sobre este punto, el docente Melquíades Alonso nos sugería, ¨ustedes los estudiantes tienen que entender que la universidad no es de ustedes, la universidad es de la sociedad¨. También el docente José Giménez nos comentaba, ¨ustedes solos no pueden plantear una reforma, la sociedad en conjunto tiene que decidir qué modelo de universidad necesita.
Aportes para la discusión sobre reforma universitaria.

Considero que la crítica al eurocentrismo y las teorías postcoloniales tienen mucho que aportar a esta discusión a nivel regional. Me limito a citar algunos enunciados elaborados por teóricos latinoamericanos, que nos ayudan a reflexionar sobre el nivel de radicalidad que precisamos y añoramos en cuanto a nuestra geopolítica del conocimiento para nuestro país y nuestra región.

El docente Edgardo Lander expresa en uno de sus artículos que en los debates políticos y en diversos campos de las ciencias sociales, han sido notorias las dificultades para formular alternativas teóricas y políticas a la primacía total del mercado, cuya defensa más coherente ha sido formulada por el neoliberalismo. Estas dificultades se deben, en una importante medida, al hecho de que el neoliberalismo es debatido y confrontado como una teoría económica, cuando en realidad debe ser comprendido como el discurso hegemónico de un modelo civilizatorio, esto es, como una extraordinaria síntesis de los supuestos y valores de la sociedad liberal moderna en torno al ser humano, la riqueza, la naturaleza, la historia, el progreso, el conocimiento y la buena vida. Por su lado, Santiago Castro-Gómez nos explica que las teorías postcoloniales se encuentran emparentadas con la crítica radical de la metafísica occidental que se articula en la línea de Nietzsche, Weber, Heidegger, Freud, Lacan, Vattimo, Foucault, Deleuze y Derrida. Al igual que estos autores europeos, los teóricos postcoloniales señalan la complicidad fundamental de occidente –y de todas sus expresiones institucionales, tecnológicas, morales o científicas- con la voluntad irrestricta de poder sobre otros hombres y otras culturas. Pero la crítica de los autores postcoloniales es todavía más profunda en el sentido de que, ninguno de los autores arriba mencionados tematizo los vínculos de la metafísica occidental y el proyecto europeo de colonización. Por el contrario todos ellos permanecen recluidos en el ámbito de una crítica intraeuropea y eurocéntrica, que fue incapaz de levantar la mirada por encima de sus propias fronteras. Sin abandonar la radicalidad de estos autores, los teóricos postcoloniales señalan, en cambio, que la metafísica moderna es, de hecho, un proyecto global. Las primeras víctimas de la modernidad no fueron los trabajadores de las fabricas europeas en el siglo XIX, ni tampoco los inadaptados franceses encerrados en cárceles y hospitales de los que nos habla Foucault, sino las poblaciones nativas en América, África y Asia, utilizadas como instrumentos a favor de la libertad y el progreso. De hecho, el fabuloso despliegue de la racionalidad cientifico-tecnica en Europa no hubiera sido posible sin los recursos materiales y los ¨ejemplos prácticos¨ que provenían de las colonias. Fue, por ello, sobre el contra luz del ¨otro¨ (el bárbaro y el salvaje convertidos en objeto de estudio) que pudo emerger en Europa lo que Heidegger llamase la ¨época de la imagen del mundo¨. Sin colonialismo no hay ilustración, lo cual significa, como lo ha señalado Erique Dussel, que sin el ego-conquiro es imposible el ego-cogito. La razón moderna hunde sus raíces en la matanza, la esclavitud y el genocidio practicados por Europa sobre otras culturas.

El mismo Dussel ya citaba en los 90 en uno de sus artículos, el informe sobre el Desarrollo Humano 1992 de las Naciones Unidas en la cual se expone que el 20% mas rico de la humanidad (principalmente Europa occidental, Estados Unidos y Japón) consume el 82% de los bienes de la tierra, y el 60% mas pobre (la ¨periferia¨ histórica del sistema-mundial) consume el 5,8% de dichos bienes. ¡Una concentración jamás observada en la historia de la humanidad! ¿No es este acaso el fruto de la modernidad o del sistema mundial que inicio la Europa occidental?

Conclusiones abiertas

Si bien las teorías postcoloniales de los teóricos latinoamericanos pueden ser efectivamente extensa y variada, sus implicancias practicas, incluso para la militancia de base, pueden apreciarse en la lucha transformadora y liberadora por desnudar y desjerarquizar los paradigmas hegemónicos del sistema mundo europeo-euro-norteamericano-moderno-colonial-capitalista-patriarcal y sus consecuentes implicancia culturales. Sin duda alguna, dicho proceso de descolonización intelectual-epistémico acompaña y da un empuje importante a la descolonización politico-economica impulsada por países de la región como Ecuador y Bolivia, también conocida como la segunda independencia. Como lo anuncia Walter Mignolo se trata de pensar a partir de esta situación, una nueva situación histórica que necesita de una nueva epistemología, así como lo comprendió René Descartes hacia 1630, cuando asomaba una nueva etapa en los diseños imperiales a la cual su reflexión metodológica contribuyo a implementar. La epistemología fronteriza que se anuncia para el futuro es al mismo tiempo, el desplazamiento de la epistemología de fundación cartesiana, así como esta en su momento anuncio el desplazamiento de una epistemología que contribuía a los diseños globales del cristianismo y del mercantilismo esclavista.

(1) a) el que reúne los intereses del capital transnacional, multinacionales financieras, del petróleo, de provisión de insumos para la agricultura de exportación, las importadoras y exportadoras y en lo institucional, a los organismos multilaterales de crédito y a la propia embajada norteamericana. b) el de los latifundistas. C) el de los narcos. D) el de los empresarios. Tomas Palau Viladesau –Movimientos sociales y expresión política.

Querés apoyar a E'a?. Enterate como.

Comentar

comentarios

Discusión

Aclaración: E’a no se hace responsable de los comentarios de los lectores.

6 Comentarios sobre “Sobre (¿nuestra?) Educación Universitaria en Paraguay”

  1. bien por el artículo…lo que exponés es una construcción teórica y práctica de vanguardia. Me alegra saber que este pensamiento (post colonial, post capitalista) se está difundiendo.

    Posted by Edgar | enero 16, 2009, 1:05 pm
  2. la verda que primera vez que leo esta línea de pensmaiento…me gustaría saber más de ella…no podría el mismo autor del ensayo tirar más datos?

    Posted by saeta | enero 16, 2009, 1:07 pm
  3. Saeta. El articulo que considero fundamental para adentrarse en la postcolonialidad lo podes buscar en google. Se llama El potencial epistemológico de la historia oral. Despues está el libro La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Mis disculpas por la tardanza.

    Posted by Prabhat | enero 23, 2009, 2:36 pm
  4. Los paràmetros eurocentristas estàn perimidos desde hace mucho tiempo , inclusive la propia cultura occidental realiza una amplia critica sobre sus contenidos y valores. Creo, que con este tipo de reflexiòn estamos dando un paso para la construcciòn de nuevos paradigmas de la Universidad que queremos.

    Posted by Luz | enero 24, 2009, 8:21 am
  5. Este artículo sobre nuestra educación universitaria en Paraguay quiero vincular a la obra del filósofo paraguayo Vicente Sarubbi Zaldivar (1943-2000) “Un sistema de educación de superior para el Paraguay democrático” UCA,678pp. 1995, Asunción. De este modo ampliar la propuesta.
    No cabe duda que el tema ya fue pensado hace tiempo.

    Posted by PICCO ORTIZ. Sergio Daniel | marzo 11, 2009, 2:06 pm
  6. es my importante conocer la reforma de la educacion me gusto

    Posted by lucia | marzo 25, 2009, 8:45 pm

Comentar

Tiene que loguearsepara comentar.

Anuncie Aqui

Descargas

Deportes

Suscribite a nuestro Boletín

Para suscribirte a nuestro boletín solo tenés que añadir tu correo electrónico. Recibirás un correo de confirmación.

E’a Social Twitter