Sobraron los argumentos, pero no los votos

El proyecto de ley de trabajo doméstico presentado por el senador Derlis Osorio, que fuera trabajado y consensuado con las distintas organizaciones de trabajadoras domésticas, fue rechazado hoy y en su detrimento fue aprobada una ley de los colorados que establece que perciban solo un poco más de lo que actualmente exige la ley (40 % del sueldo mínimo) al 60 %. Sin embargo,  esto va en contra de la Constitución Nacional que establece el sueldo mínimo para todos, sin discriminación. La ley aprobada también exige jornadas de 10 horas de trabajo.

Los argumentos a favor de equiparar en derechos a las trabajadoras sobraron, pero no fueron suficientes.

Aquí algunas argumentaciones:  

Durante la sesión, Derlis Osorio argumentó que “otorgar menos del 100% del salario mínimo es legalizar la discriminación”. Descalificó las críticas al proyecto porque “se preocupan de que ciertos sectores no le va alcanzar su salario, pero, ¿acaso ellas (las trabajadoras domésticas) no tienen hijos?. Son explotadas en pleno siglo XXI”.

«Todos los derechos que tienen garantizados cualquier trabajador/a deben tener las trabajadoras domésticas, igualdad», dijo Carlos Filizzola.

«No se discute el tema de salario mínimo, porque la Constitución dice que el trabajador y trabajadora debe tener», intervino Eduardo Petta.

«De aprobarse esta ley conseguiremos una revolución en la cultura de la sociedad, vamos a dejar de tener las criaditas, pokyra», indicó Arnaldo Giuzzio. «Por qué derecho tenemos nosotros de someter a que ganen menos», cuestionó.

«No será una ley más, por eso demoró tanto tiempo. Esta ley de trabajo doméstico debe crear una revolución social y cultural», aseguró Esperanza Martínez.  Agregó además que «esta ley interpela, ninguno de nosotros o nosotras estaríamos donde estamos si no hubiera una persona en nuestros hogares. Revolución cultural en nuestra sociedad de que las tareas domésticas no son sólo de las mujeres, del cuidado compartido. Esta ley de trabajo doméstico garantizará un trabajo decente».

«Con esta ley estamos dando cumplimiento a la Constitución Nacional sobre salario mínimo», dijo Tito Saguier. 

«Cómo vamos a sacar de la pobreza al sector si no damos la oportunidad a que sus hijos tengan mejores condiciones», dijo Emilia Alfaro. «No existe justificación jurídica que avale un salario por debajo del salario mínimo para una trabajadora».

Carlos Amarrilla dijo por su parte que las trabajadoras domésticas son como una casta de intocables de la esquina que deben resignarse a tener remuneración inferior. “Como cualquiera, merecen percibir como mínimo el salario mínimo”. Agregó: “Dicen que muchas familias en consecuencia no podrían asumir esta situación, pero la cuestión es ajustarnos a la legalidad como cultura democrática. Si no podemos, pagamos por hora, por medio día, jornadas discontinuas, siempre respetando proporcionalidad. Se trata de elevar o igualar en dignidad a estas personas”.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.