Slayer: los invitados de lujo de Iron Maiden

En el histórico festival a celebrarse el próximo 29 de septiembre en el Jockey Club, Iron Maiden tendrá a los reyes del Thrash Metal como teloneros.

Slayer en su versión 2013. Gary Holt, Tom Araya, Kerry King y Paul Bostaph

Dicen que nadie vuelve a ser la misma persona después de ver a Slayer en vivo. Se puede afirmar que un show de este emblema del Thrash Metal es una de las experiencias más intensas que una amante de la música pesada pueda vivir. La fama que tienen los shows de la banda es indiscutible, no por nada durante la gira de los Big 4, Slayer se presentaba antes de Metallica y después de Megadeth. Es bien sabido que la banda de Dave Mustaine es más popular en términos de ventas, pero sobre el escenario la tienen difícil con Slayer.

Slayer quizás sea la banda más respetada del Metal, nunca cedieron a modas de ningún tipo ni en cuanto a agresividad sonora dentro del estilo que tocan. Todos sus discos gozan de gran calidad y popularidad. A lo largo de sus más de 30 años de carrera, ni la crítica ni su público en ningún momento manifestó sentirse defraudado por ninguno de sus 11 discos de estudio. Como si sucedió con otras grandes bandas como Metallica, Megadeth o los mismísimos Iron Maiden.

Sin embargo, la actualidad indica que la banda viene de atravesar el peor momento de toda su historia. El pasado 2 de mayo Slayer sufrió un durísimo golpe: el guitarrista y fundador Jeff Hanneman falleció a causa de una insuficiencia hepática. Un par de años antes, en 2011, el histórico miembro se vio forzado a abandonar la banda luego de que la picadura de una araña le produzca una infección conocida como fascitis necrotizante en uno de sus brazos. La banda esperaba una pronta recuperación de Jeff mientras cumplía sus compromisos con Gary Holt, guitarrista de Exodus, en reemplazo de Hanneman.

Slayer circa 1986.

De esta manera, las miles de personas que en algún momento de este año esperaban ver a de nuevo a la formación original, con un recuperado Jeff Hanneman grabando un nuevo disco y de vuelta a los escenarios, lamentan que eso nunca más sucederá. Recordemos también que en febrero pasado, Dave Lombardo, miembro fundador y considerado el mejor baterista del Metal, fue echado (una vez más) de la banda, esta vez debido a problemas de índole económico con el guitarrista Kerry King.

Slayer siguió adelante. Hoy la banda se encuentra comandada por Tom Araya y Kerry King, los dos únicos miembros que quedan de la formación original. Además, volvió un viejo conocido del grupo: Paul Bostaph, el mejor reemplazante que podría tener alguien como Dave Lombardo en la batería. Recordemos que Bostaph grabó tres discos con la banda: Divine Intervention, Undisputed Attitude y Diabolus in música.

Actualmente la banda se encuentra descansando luego de finalizar su gira europea. Sobre la grabación del nuevo disco aún no se tienen muchas noticias. Recordemos que el último álbum “World painted blood”, data de 2009. La enfermedad y posterior muerte de Jeff Hanneman cambió todos los posibles planes que tenía la banda. Lo que es seguro es que el nuevo material de Slayer será el primero en no contar con su clásica dupla de guitarristas.

Recordemos que el espectáculo es organizado por Garzia Group. Las entradas para el show de Iron Maiden, Slayer y Ghost se encuentran  a la venta a través del servicio Ticket Show a un precio de G. 145.000 (Platea), G. 165.000 (Campo), G. 330.000 (Preferencia), G. 550.000 (Campo intermedio) y G. 880.000 (Iron Maiden Fans).

Comentarios

Publicá tu comentario