Sistema tributario sostiene la desigualdad y la pobreza

El sector sojero es el que más gana y el que menos tributa.

El sector sojero es el que más gana y el que menos tributa.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentó un estudio que alerta que en países como Brasil, Chile, Honduras, Paraguay y Guatemala el 10% por ciento de los hogares más ricos concentran, en promedio, el 40% de los ingresos totales. El documento concluye a partir de estos datos que nuestra región se mantiene como una de las más desiguales del mundo.

El informe, titulado Panorama Fiscal de América Latina y El Caribe 2015: Dilemas y Espacios Políticos, señala que “esa situación refleja la incapacidad de los sistemas tributarios para gravar la renta de los sectores más acomodados”.

En efecto, en nuestro país la mayor parte de los ingresos del Ministerio de Hacienda provienen del Impuesto al Valor Agregado (IVA). De un total de 2.153 millones de dólares recaudados en 2014, un 57% de los ingresos fue a través del IVA, con 1.227 millones de dólares. En comparación, los sectores con mayores ingresos como los exportadores de soja y carne representan apenas el 2,6% de los ingresos con el Impuesto a la Renta Agropecuaria (Iragro), unos 55 millones de dólares. En contrapartida, ambos sectores reportaron unas ganancias del orden de los 4.000 millones de dólares y 1.500 millones de dólares, respectivamente.

El magíster en Administración Pública e investigador asociado al Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep), Walter Zárate, había sostenido en un estudio que el 38% del IVA era aportado por los hogares con deciles más bajos de ingresos mientras que los hogares con mayores ingresos aportaron solo el 3%. Esto debido a que el IVA graba el consumo y los sectores más pobres consumen la totalidad de sus ingresos mientras los sectores más acomodados consumen una cantidad significativamente menor a sus ingresos. Por esto el IVA es un impuesto eminentemente regresivo, pues recae en mayor medida hacia los más pobres.

El gobierno de Horacio Cartes había rechazado un impuesto del 10% a la exportación de granos en estado natural y a cambio aplicó la generalización del IVA a productos frutihortícolas, con lo cual se carga aún más la presión tributaria a los sectores con menores ingresos.

Otro dato que resalta en el informe de la Cepal es que nuestro país se encuentra entre los que menos invierten en salud y educación, con un gasto anual per cápita que no supera los 300 dólares, junto con Bolivia, Ecuador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. En comparación, en países como Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Venezuela, Costa Rica, México y Panamá el gasto público social sobrepasa los 1.000 dólares.

Comentarios

Publicá tu comentario