Sindicatos analizan romper diálogo con el gobierno y convocar otra huelga general

Negociaciones con el gobierno no han avanzado. Hasta ahora ni siquiera se conformaron las mesas temáticas para analizar y debatir los reclamos de los trabajadores.

 

Eduardo Arce, del Comité Ejecutivo de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT). Foto: Facebook.

Las centrales sindicales que aceptaron el llamado a diálogo del gobierno de Horacio Cartes tras la huelga general del 26 de marzo estudian romper las negociaciones y convocar a otra medida de fuerza de carácter nacional, confirmó la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), una de las siete integrantes de la plenaria de centrales sindicales.

Eduardo Arce, integrante del Comité Ejecutivo de la CCT, detalló que este miércoles se tenía prevista una reunión con el ministro del Trabajo, Guillermo Sosa, pero que este finalmente no recibió a los representantes de las centrales alegando la existencia de otros compromisos.

Ante esto, se decidió convocar a un congreso unitario de los sindicatos en un plazo máximo de un mes. Uno de los temas a debatir será la posible ruptura de las conversaciones con el gobierno y la realización de otra huelga general ante la nula respuesta gubernamental.  

Arce señaló además que nada se ha avanzado en la conformación de las mesas temáticas que se habían acordado para analizar y dar soluciones a los reclamos de los trabajadores. Entre estas mesas señaló que, por ejemplo, ni siquiera logró conformarse la mesa de transporte y ya se anuncia un inminente aumento del pasaje a 2.800 guaraníes. Una de las reivindicaciones de la huelga fue precisamente que el pasaje baje de 2.400 guaraníes a 2.000 guaraníes, pero lo que se avizora es un nuevo incremento en la tarifa.

Mencionó que tampoco se conformó la mesa de conflicto, en que se debían tratar asuntos referentes a la persecución sindical, violación de los fueron sindicales y contrato colectivo de trabajo. En efecto, añadió, desde diciembre del año pasado la cartera de Trabajo no ha aprobado las comisiones directivas, ni los fueros ni las licencias sindicales, por lo que ante eventuales conflictos laborales las patronales pueden actuar a su antojo, ya que el Ministerio bloquea el reconocimiento a los representantes gremiales.  

Parte de los concurrentes a la vigilia realizada en la víspera de la huelga general del 26 de marzo. Foto: cigarrapy.

“Ahora no existimos ante las patronales. Ante cualquier conflicto, el empleador puede decir a los sindicatos que sus comisiones directivas no están reconocidas por el ministerio y que no tienen representatividad”, ilustró.

Luego de la fallida reunión con el ministro del Trabajo, se dirigieron a la Vicepresidencia, donde el segundo del Ejecutivo, Juan Afara, alegó que no podía recibirlos por no haberse programado una audiencia previa, pero que podían agendar alguna próxima reunión.  

La huelga general del 26 de marzo tuvo como su principal reivindicación la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada (APP), que habilita al Ejecutivo a concesionar unilateralmente a empresas privadas todos los bienes, servicios y recursos públicos por plazos de hasta 40 años. Otras de las reivindicaciones fue la derogación de la ley de militarización, contra la persecución sindical, contra la suba del pasaje, por la reforma agraria, por un modelo de desarrollo nacional, entre otros puntos. 

Comentarios

Publicá tu comentario