Sindicato de Periodistas del Paraguay: asesinato del periodista Vázquez rememora el caso Leguizamón

El Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) condenó el asesinato de Marcelino Vázquez, director de Radio Sin Fronteras FM, de Pedro Juan Caballero. A la vez, la organización se solidarizó con los familiares de la víctima.

Marcelino Vázquez, periodista asesinado. Foto: Amambayahora.com.py

“Luego de conocer este luctuoso suceso, hemos contactado con colegas de Pedro Juan Caballero. La mayoría señaló que el asesinato del periodista no tendría nada que ver con su trabajo de hombre de radio, sino una vil venganza porque supuestamente había denunciado a la Policía de la zona la presencia de vendedores de drogas en la discoteca de su propiedad”, refiere el comunicado dado a conocer hoy por el SPP.

La imputación realizada por la Fiscalía General y los informes de colegas confirman esta versión. Ante esta situación, el SPP señala lo siguiente:

1- El asesinato a sangre fría de Vázquez por una cuestión ajena a su labor radial, genera igualmente un mayor clima de inseguridad y miedo en la familia periodística de la frontera. Esto es así porque, según los colegas, muchos trabajadores de prensa ni siquiera se animan a hacer un seguimiento periodístico de hechos criminales cuando está de por medio una organización criminal vinculada a las drogas.

2- El caso de Vázquez nos trae a la memoria el asesinato del periodista Santiago Leguizamón, ocurrido el 26 de abril de 1991. En aquella, ocasión los “dueños” de la frontera, los capomafiosos dedicados al contrabando y al tráfico de drogas, ordenaron también liquidar al director de Radio Mburucuyá.

3- El móvil de ambos crímenes, separados por casi 22 años, no son idénticos. Sin embargo, tienen un propósito único: acallar a dos periodistas honestos que habían osado denunciar los negocios sucios de los capos de la droga en la frontera.

4- El Sindicato de Periodistas del Paraguay exige a las autoridades nacionales así como a las de la zona de Amambay esclarecer el asesinato del periodista Vázquez, ya que sería doblemente penoso que también quedara impune como en el caso de Leguizamón. El brazo de la justicia, esta vez, debe atrapar a los actores materiales e intelectuales del nuevo crimen.

Comentarios

Publicá tu comentario