Sindicalistas expresan su solidaridad a los choferes de la Línea 30

Trabajadores despedidos de la firma de transporte Vanguardia SA llevan casi un mes crucificados en reclamo de la reincorporación a sus puestos de trabajo.

Algunos de los choferes crucificados despedidos de la Línea 30 llegaron hasta Asunción para hacer sentir su reclamo.

Las distintas organizaciones que marcharon el miércoles pasado por la capital como culminación del Congreso Unitario Sindical, Campesino y Social realizado el martes en la Asociación de Funcionarios de IPS, con más de 1000 delegados presentes, expresaron su profunda solidaridad a los choferes de la Línea 30 despedidos de la empresa por haber formado un sindicato. Los trabajadores se crucificaron para exigir la reincorporación de los ocho choferes despedidos. También denuncian la complicidad de las autoridades del Viceministerio del Trabajo, que no ha reconocido el sindicato luego de seis meses de haberse presentado la solicitud.

Los sindicalistas permanecen frente a la parada de la Línea 30 en la ciudad de Luque y cinco estuvieron presentes en la Plaza de Armas, entre ellos el secretario general de la Federación Paraguaya de Trabajadores de Transporte Terrestre (Fepatrat), Juan Villalba, quien denunció que el propietario de la empresa, Justo Martínez Noguera, cuenta con la protección del senador colorado Óscar González Daher, quien habría dicho al empresario de transporte que ahora pueden hacer lo que quieren ya que el Partido Colorado manda de nuevo.

“A este bandido de Óscar González Daher el presidente Cartes lo premia poniéndolo en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados para controlar a los jueces y fiscales. Este delincuente debe controlar a otros delincuentes”, expresó. Asimismo, acusó al administrador de la empresa Aufredi Paredes, quien había sido detenido a fines de julio pasado con clavos “miguelito”, armas, honditas, balines, entre otros objetos, de realizar autoataques a las unidades de transporte para tratar de incriminar a los trabajadores (http://bit.ly/159IfD7).

Villalba relató que Paredes fue liberado luego de seis horas sin ninguna imputación, a pesar de que su intención habría sido atentar contra ómnibus repletos de pasajeros y causar un accidente para culpar a los trabajadores y encarcelarlos. También señaló que los directivos de la empresa rompieron a martillazos los parabrisas de algunos colectivos y atribuyeron el ataque a los trabajadores en huelga que se plegaron a la medida en apoyo a los compañeros despedidos y al propio Villalba, quien se encuentra crucificado.

Los choferes que recurrieron a la medida de fuerza de clavarse a cruces de madera son Claudio Ramírez, Lucas Fernández, Darío Vera, Mariano Centurión, Félix Agüero, Óscar García, Sergio Cardozo, Carlos Silva, Juan Villalba y la esposa de este, María Concepción Candia, quien se plegó a la medida, ya que luego del despido de su marido se quedaron sin medio de sustento.

María Concepción Candia, esposa de uno de los despedidos, se plegó a la medida.

Los presentes quedaron conmocionados a medida que iban llegando cada uno de los choferes crucificados. Un representante del sindicato de los trabajadores de la ANDE dijo incluso que como sindicalista siente vergüenza de que los trabajadores de nuestro país deban pasar situaciones de este tipo.

Villalba también pidió al presidente Cartes una oportunidad para el pueblo de gozar de igualdad de oportunidades y que no privilegie solo a los sectores amigos como los empresarios.

También recordaron a la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores, Mirta Gusinky, quien salió en defensa de los empresarios e instó a los trabajadores a abandonar la huelga y volver a sus casas.

Entre interrupciones por el dolor y la emoción, Villalba reafirmó clavado a su cruz que solo abandonaría la medida si la multitud presente en la plaza se lo pidiera, pero aunque se lo ordenen los parlamentarios o la patronal se mantendrá en su decisión hasta el final.

Comentarios

Publicá tu comentario