Sindicalista acusa al ministro del Trabajo de actuar como un patrón más

Miguel Garcete, secretario general del sindicato de trabajadores de la Línea 49, acusó al ministro del Trabajo, Guillermo Sosa, de comportarse como un patrón más y no hacer la tarea que le corresponde, que es la de velar por el cumplimiento de la legislación laboral.

En una entrevista con el programa de la Revista Acción, trasmitido por Fe y Alegría 1300 AM, señaló que el secretario de Estado apoya una abierta violación de un derecho constitucional, como el sindicalización, al que los trabajadores apelaron para defender sus derechos a la jornada laboral de 8 horas (frente a las 14 a 16 horas que debían trabajar), el salario mensualizado, las vacaciones pagas y el seguro social. Además de ello, se les obligaba a activar políticamente para el diputado liberal Celso Maldonado, propietario de la empresa, y debían pagar las reparaciones de las unidades que conducían.

No obstante, por hacer uso de una prerrogativa garantizada por la Carta Magna fueron despedidos 51 trabajadores con la total complicidad de la cartera estatal. Repudió también que los empresarios que violan las leyes sean premiados por el Estado con millonarios subsidios para la compra de buses con aire acondicionado, que además imponen un pasaje más caro a los usuarios.

“Este ministro apaña a este diputado sinvergüenza”, acusó Garcete y denunció que la firma en reiteradas ocasiones no dejó entrar a los inspectores del ministerio mientras maquillaba las condiciones en que debían trabajar los choferes.

Garcete también anunció que llevarán la medida hasta las últimas consecuencias, atendiendo que el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, había advertido que el Ministerio Público podría intervenir para interrumpir la medida en supuesta salvaguarda de la vida e integridad de los trabajadores.

Un total de 23 trabajadores se encuentran crucificados desde hace 77 días, cuatro se han atravesado la boca con clavos y 15 están en huelga de hambre hace más de dos semanas. Cuatro están presos en la cárcel de Tacumbú y otros 10 están imputados por “perturbación de la paz pública” tras una manifestación realizada frente a la parada de la empresa en la ciudad de Limpio.

El ministro Sosa en reiteradas ocasiones ha salido a defender los despidos efectuados por la empresa y acusó a los choferes de hacer un “chantaje social” con la medida extrema que tomaron. Dijo que el ministerio no reconoce el sindicato porque supuestamente los choferes no cumplieron con los requisitos para la inscripción.

 

Comentarios

Publicá tu comentario