Sin trabajo y con prisión domiciliaria

La imagen de una Virgen de Caacupé recorre la casa de los imputados por el fiscal Víctor Maldonado. Otra imagen del niño Dios la acompaña. Edgar Morel alza upa a su hija. Mira con una sonrisa tímida la aparición de las imágenes. “Mba’eiko hemby la mboriahúpe make la fe”, asume Ña Ignacia, devota de estas deidades.

Edgar Morel integra la lista de doce presos domiciliarios. El, igual que varios de sus compañeros, es el sostén de la familia.

Los habían detenido luego de una operación por agua y aire. Un helicóptero rasante y lanchas patrulleras remecieron las canoas de madera con que habían cerrado el paso al Puerto Caacupemi, de Zevallos Cue aquel 13 de noviembre. Al volcarse, los policías de las patrulleras los apresaba.

La experiencia fue única para los trabajadores. Habían ido con sus familias, muchos niños observaban la manifestación de los 200 trabajadores despedidos por el Puerto Caacupemi.

“Oñe ensaña ikuei la morihure che compañero, pea mante ha’ekue ndeve”, asume el dirigente de la Lomp (Liga de Obreros Martítimos), Esteban Arzamendia, muy exaltado por tener a su gente sin trabajo y con prisión domiciliaria.

“Mbaeiko rojapota, ogua’emba la arete. Mba’e routa”, interpela una de esposas de otro afectado, con cuatro hijos.

El fiscal Víctor Maldonado, que “prácticamente hace oficina en la empresa (Puerto Caacupemi)”, según una de nuestras fuentes, los imputa por  intervención peligrosa en el ámbito aéreo, terrestre y acuático

“Omokaka lo mita ári”  el artículo 214 del Código Penal.

“Se enseñan con los más pobres”, arremete a su vez el secretario general del Sindicato de Periodistas del Paraguay, Santiago Ortiz, al cierre de la manifestación por la liberación de los presos.

La Prefectura Naval reprimió a los trabajadores por pedido del Puerto Caacupemi, pero no reparó antes que su misma norma, la que establece la jurisdicción de los estibadores y los puertos, se cumpliera, nos cuenta Esteban Arzamendia.

La empresa incumplió esta norma echando a los trabajadores de Zevallos Cue y alrededores, trayendo gente de otros lugares, buscando, seguramente, “romper con la organización de los trabajadores”, estima Arzamendia.

Hoy los dirigentes se reunieron con los parlamentarios para que intermedien. Para las ocho de mañana, la Prefectura Naval convocó a la empresa y a los dirigentes a una tripartita.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.