Sigue el paseo a la distancia

Segunda parte del cierre de la fase de grupos del mundial, con un Uruguay emotivo, otro campeón eliminado y la sorpresa del torneo

Imagen: Netjoven

Imagen: Netjoven

 

Grupo C

Colombia ganó los tres partidos del grupo por primera vez en su historia, jugando casi de local y generó mucha más expectativa que dudas. Ante la ausencia de Falcao, la figura fue el mediocampo comandado por James y Cuadrado, y una defensa más sólida de lo esperado. El momento de varios jugadores en Europa y la confianza en el trabajo del técnico están dando frutos y este equipo tiene un techo alto siempre que mantenga los pies en el suelo. Le ganó con claridad a Grecia, con lo justo y apretado a Costa de Marfil y a un Japón muy jugado lo mató de contra. Se destaca el récord de nuestro conocido Farid Mondragón, quien se convirtió en el más longevo jugador en la historia de los mundiales.

El segundo lugar lo ocupó el europeo más feo, Grecia. Con feo no quiero decir malo, se defiende muy bien, pero no tiene muchos recursos para atacar (¿le suena conocido?), así que recurre a esperar para golpear. Y vaya si esperó, perdió con Colombia con claridad, le sacó un 0 a 0 a Japón con diez hombres y en la última aprovechó un error de Costa de Marfil, y con el partido empatado encontró un penal para ganarlo en el último minuto. No será de lo más gozoso de ver, pero al menos garantiza pluralidad de estilos en octavos.

Costa de Marfil es de esos equipos al que siempre le falta 500 para el ñoño. Tiene plantel, donde destacan Drogba y Touré, de enorme calidad, con muchos jugadores de buen nivel en Europa y experiencia mundialista. Sin embargo, algo les pesa, y se bloquean en momentos clave. Ante Colombia perdieron en un partido muy parejo, luego de haberle ganado a Japón imponiendo la calidad individual. Y perdieron en el último contra Grecia sobre la hora… por un penal que no hacía falta cometer cuando estaban clasificando.

Por último Japón, otro equipo que juega bien pero no gana. No parecen tener problemas muy serios en ninguna de sus líneas, pero a este nivel, cuando un equipo no convierte o no ajusta la defensa, se paga. Perdió con Costa de Marfil, no pudo ganarle a Grecia con un jugador más (ahí se eliminó, creo yo) y perdió con los contragolpes colombianos. Parece un equipo que ha llegado a un techo (¡perder con Paraguay en octavos!) y que debe retocarse para volver a subir un peldaño.

Imagen: Depor.pe

Imagen: Depor.pe

Grupo D

La sensación del torneo, el mejor cachetazo al fútbol paraguayo: con un plantel sin «estrellas» y muchos jugadores del medio local, un proceso de varios años nos trajo a esta Costa Rica con un fútbol muy sólido. Ganó invicta un grupo improbable, jugando muy bien, marcando con criterio y con un convencimiento más propio de sus rivales. Si alguien quiere saber cómo ir a un mundial a jugar dignamente, pregúntenle a los Ticos, demostraron que lo saben: le ganaron a Uruguay en un segundo tiempo formidable, le ganaron a Italia como Italia solía ganar y sacaron un 0 a 0 contra Inglaterra. Hicieron más en tres partidos que nosotros en toda nuestra historia mundialista.

El otro clasificado Uruguay, fiel a su estirpe, con grados de emoción superlativos. No es el mismo de cuatro años atrás, pero tiene movilidad, mucha marca y un jugador fuera de serie en todo sentido: Luis Suárez. Empezó perdiendo con Costa Rica en un partido que pareció subestimar al rival. Le ganó a Inglaterra con dos arranques de Suárez en un memorable partido (otro más del mundial) y le ganó a Italia en un muy emotivo partido donde se destaca la «lesión dental» de Suárez ante Chiellini y el gol de Godín, el central de los goles importantes. Uruguay emociona desde los huevos que pone cuando hace falta, pero tiene fútbol y mentalidad para pelearle a cualquiera de aquí en adelante.

Italia, por su parte, decepciona desde lo futbolístico, por no poder capitalizar a ese enorme jugador que es Andrea Pirlo, un tipo que parece que juega con niños. También decepcionó al no saber sobreponerse a partidos en condiciones adversas como supo hacerlo en su historia. Se pueden quejar del calor, como todos los europeos, pero no es un atenuante para el nivel de sus jugadores. Le ganó a Inglaterra en un muy buen partido, perdió impotente ante Costa Rica y en un partido digno de emocionar a un árbol, perdió con diez hombres ante Uruguay –dejando una hermosa despedida de un arquero: luego de cinco mundiales jugados, Buffon terminó presionando en el área rival.

Inglaterra desde el 90 (con Gascoigne y compañía) no ha hecho nada digno del fútbol que se juega en su país, ni hablar de orgullos, historia, etc. Tiene jugadores para jugar muy rápido, con precisión y hasta habilidad. Lo que parece que no tienen es hambre. Quizá estén demasiado cómodos en sus vidas como para hacer más de un punto en un Mundial: decepcionante para ellos, una vez más.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.