“Ser lesbiana fundamentalmente es disfrutar, ser feliz y afirmarse”

Aireana, grupo por los derechos de las lesbianas, cumple 10 años de intensa actividad. Conversamos con Rosa Posa, activista del grupo.

Rosa Posa de la agrupación Aireana. Fuente de Imagen: Aireana

¿En estos diez años hacia dónde estuvo enfocada la lucha de Aireana?

Nosotras trabajamos en varias líneas, una de ellas es ofrecer a la sociedad un espacio cultural abierto, el Espacio Feminista La Serafina, que sea un espacio de referencia, eso es los primero. Nosotras también trabajamos en el empoderamiento de las mujeres, por eso durante todo este tiempo hemos trabajado durante varios años con grupos de teatro y audiovisualistas, ocupándonos de procesos personales que tienen que ver con la autoafirmación. Otra de las líneas importantes es la articulación con otras organizaciones, ya sean de gays o de trans, o también dentro de redes feministas o de derechos humanos, nosotras formamos parte de Codehupy, formamos parte de la Coordinación de Mujeres del Paraguay.

Otra línea muy importante es el uso de la cultura, no solo como herramienta de comprensión y educación en derechos humanos, sino también como acceso a los derechos culturales, que nosotras consideramos que no es ningún lujo, sino que son derechos tan básicos como cualquier otro, por eso todas nuestras actividades son gratuitas.

También hay que mencionar el Festival de Cine LGBTI, una vez al año, desde el 2005.

Y a parte otra de las cosas que hemos hecho desde nuestros inicios es la incidencia  política, tanto a nivel nacional como internacional, nosotras también formamos parte de una organización que se llama Coalición LGBTI de incidencia en las Américas, que es una red que trabaja para que la OEA emita opiniones o resoluciones sobre  el tema de orientación sexual e identidad de género. Es una organización que funciona bastante bien. Desde el 2008 la OEA todos los años ha sacado una resolución donde los Estados dicen que se encuentran preocupados por los derechos humanos de gays, lesbianas y personas trans. Esto es muy importante para nosotras en Paraguay que no tenemos ninguna ley favorable.

Y en el tema de la incidencia nacional, estamos expectantes y vigilantes, según los gobiernos que se encuentran en el poder hacemos trabajos conjuntos o estamos enfrentadas, eso depende de la situación.

Así también tenemos capacitaciones constantes que realizamos con otras organizaciones, instituciones, ONGs.

Nosotras somos una organización feminista y alegre.

Espacio Cultural Feminista La Serafina (Eligio Ayala 907 c/ Tacuary). Fuente de Imagen: Aireana

¿Cómo están los derechos de las lesbianas en Paraguay?

Están mal. Hay una cuestión que tiene que ver con que los derechos de las lesbianas están atropellados en la medida que los derechos de todas las mujeres están atropellados. Nosotras compartimos con las no lesbianas toda una serie de derechos que son conculcados, es decir, la desigualdad salarial, el menor acceso a recursos, los prejuicios, la menor participación política, el menor acceso a la salud. Todas estas cuestiones compartimos con las mujeres heterosexuales.

Y por otro lado, compartimos con los gays y las personas trans, todo lo que tiene que ver con la discriminación social.

No tenemos ninguna ley que específicamente nos favorezca, si tenemos un artículo de la constitución, que es el artículo 46 que habla de no discriminación, pero que todavía no está reglamentado. A pesar de que existen numerosas legislaciones internacionales, nosotras hace años que estamos luchando por una ley contra toda forma de discriminación.

El año pasado el Estado paraguayo fue examinado por el comité de Naciones Unidas, el CEDAW, que vigila la convención para la eliminación de toda forma de discriminación, y se le recomendó al Estado que ponga atención a la violencia contra las lesbianas y las personas trans.

Antes cuando se hablaba de los derechos de las mujeres, no estaban incluidas las lesbianas, se suponía que todas eran heterosexuales, y esto ha cambiado en algunos aspectos, por lo menos conceptualmente.

A la hora de hacer políticas públicas, todavía no se conoce en este país una verdadera política pública que sea inclusiva de las lesbianas. En este plano hay siempre una suposición de que todas las mujeres son heterosexuales, lo mismo que cuando se habla de mujeres campesinas, se piensa que las lesbianas somos solo urbanas. Son prejuicios que tenemos que ir superando.

Entonces nuestra situación de derechos como lesbianas tiene que ver primero con cómo están los derechos de las mujeres en general y luego con nuestra especificidad de lesbianas con lo cual viene incluida la famosa invisibilidad hacia nosotras.

Por otra parte, conocemos que en el seno de las familias hay mucha violencia hacia las lesbianas pero prácticamente nadie quiere denunciar, en todos estos años denuncia pública de violencia familiar ha habido solo una. Ni siquiera ese tema de la violencia se ve, porque nadie quiere denunciar a la familia. A nosotras nos consta que hay un montón de chicas que son golpeadas, encerradas e incluso violadas.

Entonces, sigue habiendo mucha discriminación en la sociedad paraguaya contra las lesbianas…

Aunque nosotras percibimos los cambios porque estamos generándolos aún existe mucha discriminación. Todavía hay ginecólogos que te dicen cualquier estupidez si la chica se atreve a decir que es lesbiana. Todavía hay muchos psicólogos que tratan de “curar” la lesbiandad, todavía no le quitan los registros profesionales a estos que van en contra de la ciencia. Y todavía existen casos de chicas -yo conozco un caso muy cercano- que han sido víctima de violencia sexual por parte de hombres que en el acto piensan “vas a aprender lo que es un hombre”.

La violencia que reciben las lesbianas tiene que ver con el machismo profundo de no creer, no concebir que alguien esté en un vínculo donde no esté el hombre o donde no haya pene.

Esto no tiene nada que ver con el mito de que una es lesbiana porque ha sufrido violencia sexual. Porque si todas las mujeres en este mundo que la han sufrido como consecuencia fueran lesbianas primero que habría mucho más lesbianas y segundo que la lesbiana no tiene un origen traumático. Ser lesbiana fundamentalmente es disfrutar, ser feliz y afirmarse.

Pero sí, hay muchísima discriminación, hay montones de lesbianas que trabajan en instituciones públicas o en empresas privadas que no lo dicen por miedo a perder su puesto de trabajo, y no es falso este miedo, porque sí hay despidos por esta razón.

¿Qué destacan de estos 10 años de lucha por los derechos de las lesbianas?

Muchas cosas. Primero el reconocimiento de las organizaciones, no solamente como organización, sino que como lesbianas existimos en el país, en el entorno de nuestro trabajo de las organizaciones de derechos humanos, de las feministas, eso existe.

Creo que nosotras tuvimos la ambición de colocar un tema en la sociedad y creo que esto se ha logrado pero todavía falta mucho, faltan milenios. Mirá nosotras estamos ahora haciendo una publicidad en radios de nuestra línea de atención “Rohendu” (0800 110 108), que se emite en radios de Asunción y del interior, y hay un par de radios que han rechazado por el contenido, es decir todavía estamos en épocas trogloditas.

De nuestros 10 años quiero destacar la existencia del Centro Cultural Feminista La Serafina, como espacio de referencia, el Festival de Cine LGBTI como algo fundamental una vez al año, así mismo nuestro nivel de expresión, tenemos hace 4 años un programa en Radio Viva que se llama “En qué andas metida”, que antes era imposible creer que podíamos tener un programa de radio de 2 horas y media en el cual ibas a estar hablando de la lesbiandad, de nuestros puntos de vistas prácticamente sin que nadie te ataque. Cuando una chica joven escucha el programa es como un punto de referencia muy fuerte porque el aislamiento es muy fuerte.

Yo quiero destacar ese hecho de existir y que la gente pueda llegar a vos, porque a veces parece que la única lesbiana en el mundo es una. Es decir una organización a la cual la gente puede acudir, eso es muy importante, es fundamental. Y creo que sí, además estamos posicionadas con La Serafina como un lugar de cultura.

Aireana celebra sus diez años con un evento cultural, con música y narraciones orales, a llevarse a cabo este viernes 11 de Octubre en su local el Espacio Cultural Feminista La Serafina (sito en Eligio Ayala 907 casi Tacuary) a partir de las 22 horas. La entrada es libre y gratuita.   

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.