Senave detectó cultivo de maíz transgénico en San Pedro

80 hectáreas de cultivo de maíz transgénico, no permitido en el territorio nacional, fue detectado en la propiedad de Nelson Barato, de nacionalidad brasileña.

Campaña de Greenpeace contra los trasgénicos. | J. E.

El cultivo fue detectado por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) en la comunidad de Calle San Francisco del Departamento de San Pedro.

La intervención fue realizada por técnicos de diferentes direcciones del  organismo fitosanitario a raíz de las denuncias formuladas por pequeños productores de la comunidad.

La Ing. Agr. Antonina Benegas, Jefa Regional San Pedro de SENAVE, informó que el análisis realizado al cultivo dio resultado positivo para el evento transgénico BT, razón por el cual se procedió a notificar al propietario.

Los antecedentes del caso fueron derivados a la asesoría jurídica de la institución para la apertura del sumario correspondiente, y se espera la orden de destrucción del cultivo atendiendo la prohibición de siembra en nuestro país.

El productor Nelson Barato tiene otros tres procesos abiertos entre SENAVE y la Fiscalía del Medio Ambiente de Santa Rosa del Aguaray,  por no respetar las normativas vigentes en cuanto a contar con un asesor técnico, la implementación de barreras vivas y franjas de protección, y por no respetar el anuncio previo de pulverización.

Cabe recordar que la franja de protección está establecida en la Ley 3742/09. En su artículo 68 exige una superficie de 100 metros entre área de tratamiento con plaguicidas de uso agrícola y todo asentamiento humano, centros educativos y de salud,  así como templos, plazas y otros lugares de presencia y/o concurrencia de personas.

Pequeños productores contra propietario de grandes cultivos

Gregorio Rivarola, pequeño productor de Cruce Liberación, denunció que los pobladores de la comunidad atraviesan por un momento complicado, enfrentándose a las irregularidades de aplicación de las leyes rurales, y a la necesidad de combatir a diario al principal productor de soja y maíz de la localidad.

Describió al brasileño Nelson Barato como “un hombre que no respeta la vida, y no sólo se apodera de tierras, sino que quiere terminar con todos nosotros, que si no vendemos nuestras parcelas nos veremos obligados a huir por las constantes fumigaciones”.

Indicó que sólo 12 familias son las que resisten hasta el momento en la compañía, porque la mayoría no ha querido entrar en problemas y decidieron vender o abandonar los terrenos y buscar otros lugares.

El labriego alegó además que el extranjero no tiene la más mínima consideración por la naturaleza, porque van más de 6 hectáreas de monte nativo que ha destruido, además de contaminar el arroyo Kuñatai, a escasos metros de los cultivos.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.