Señales provenientes del cielo

cometa Hartley

Durante siglos el cielo y sus misterios han despertado fascinación y curiosidad en todos los periodos de la historia de la humanidad. Antiguas culturas buscaban en las estrellas la respuesta a una pregunta que desconcierta hasta nuestro días como es el origen del universo.

En la actualidad la tecnología extiende el campo de acción de esta ciencia, que tiene la particularidad de ser una de las pocas en la que los aficionados aún pueden desempeñar un papel activo, especialmente en el descubrimiento y seguimiento de fenómenos como curvas de luz de estrellas variables, descubrimiento de asteroides y cometas.

Tal es el caso del cometa Hartley descubierto en 1986 por el astónomo australiano Malcolm Hartley, pasó a tan solo 17 millones de kilómetros de la tierra el día de ayer y pudo ser observado en su plenitud en el hemisferio norte. La comunidad científica asegura estar asombrada por la cercanía del cometa con nuestro planeta.

Los cometas son uno de los fenómenos estelares de mayor que repercusión negativa ha causado a lo largo de la historia. En el año 372 a. C se vio  desde la Tierra un cometa del que Aristóteles afirmó que tenía una cola que ocupaba 60º en el cielo nocturno. Para Diodoro de Sicilia anunciaba la decadencia de los lacedemonios, y según Eforo la destrucción por el mar de las villas de Hélice y Bura en Acaya.

El historiador Josefo relata que en 66 d. C.  apareció un brillante cometa, hoy sabemos que se trata del cometa Halley. Los romanos creyeron que el cometa que apareció a la muerte de Julio César en el año 44 a. C. era su propia alma. El historiador Suetonio atribuye su maligna influencia a los errores cometidos por Nerón, aconsejado por el astrólogo Babilus, quien aseguró que la muerte de Claudio había sido anunciada por un cometa.

Estos son algunos de los ejemplos que ilustran la connotación fatalista que han tenido los cometas en diversos periodos. Si bien es cierto que en la actualidad estós fenómenos tienen una explicación científca y son observados con una mayor admiración, la aparación de un cometa sigue despertando la incertidumbre en el imaginario colectivo

¿Cómo interpretar esta nueva señal envíada desde los cielos?. Es tan solo un espectáculo visual irrepetible, o una advertencia seria del universo cuya puntería tiende a mejorar gradualmente, esta vez falló por tan solo 17 millones de kilómetros. Quizá en un próximo tiro libre estelar la clave en el ángulo y a partir de ese momento compartamos un final común con los infortunados dinosaurios

Comentarios

Publicá tu comentario