Señalan que huelga del transporte fue un éxito

Bernardo Rojas, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores Auténtica (CUT-A), destacó en un contacto con el programa de la Revista Acción, trasmitido por la 1300 AM, que la huelga de los trabajadores del transporte público y de cargas tuvo un gran acatamiento, llegando a las primeras horas de la mañana al 100%, aunque hacia el mediodía se tuvo un movimiento del 30%, aclaró. En este sentido, señaló que incluso un 70% de acatamiento es un logro importante y un éxito.

Por su parte, la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT) responsabilizó directamente al gobierno por violar los derechos laborales y apañando a las patronales que no cumplen con las leyes.

«El ministro del trabajo compite con los empresarios en pisotear nuestros derechos laborales, chicaneando y congelando miles de expedientes de legalización sindical con el deliberado propósito de dejar indefensos a los trabajadores ante los atropellos del gobierno y las patronales delincuentes», señaló la organización sindical.

El paro fue convocado en apoyo a los trabajadores de la Línea 49 que fueron despedidos por haber intentado conformar un sindicato. Un total de 23 trabajadores se encuentran crucificados desde hace 120 días, cuatro se han atravesado la boca con clavos y 15 están en huelga de hambre hace dos meses. Cuatro están presos en la cárcel de Tacumbú y otros 10 están imputados por “perturbación de la paz pública” tras una manifestación realizada frente a la parada de la empresa en la ciudad de Limpio.

Otra de las razones del paro es el rechazo al cobro direccional del peaje que está previsto empiece a regir desde 2016 y que afectará fuertemente a los transportadores de cargas. También repudian el aumento del pasaje a 3.400 guaraníes con los buses diferenciales, que fueron adquiridos con un aporte estatal de 11.450.000 dólares pero que de igual manera resulta más costoso para los usuarios.

En una conferencia de prensa realizada en el Ministerio del Interior, tanto el titular de esta cartera, Francisco de Vargas, como el del Trabajo, Guillermo Sosa, amenazaron con acciones judiciales contra los sindicalistas adheridos a la medida de fuerza.

A su turno, César Ruiz Díaz, de Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam), resaltó la «inversión» del gobierno de Horacio Cartes en la «dignificación del transporte público». Calificó de «terroristas del asfalto» a los trabajadores en huelga y denunció que estos contrataron gente para atacar los buses que intentaron prestar el servicio.

En contraparte, la secretaria general de la Federación Paraguaya de Trabajadores del Transporte (Fepatrat), María Candia, acusó a los empresarios de hacer autoatentados para deslegitimar la medida y cobrar pólizas de seguro.

Recordó el caso de los administradores de la Línea 30, que durante una medida similar fueron detenidos con clavos miguelitos, balines y otros elementos que iban a ser usados para atacar unidades e inculpar a los trabajadores.

Foto: Adn

Comentarios

Publicá tu comentario