Senadores vuelven a postergar tratamiento de la ley de trabajo doméstico

La Cámara Alta postergó nuevamente por 15 días el tratamiento de un proyecto de ley que busca otorgar a las trabajadoras domésticas los mismos derechos que el resto de los asalariados.

Manifestación realizada por las trabajadoras domésticas exigiendo la aprobación de la ley. Foto: iguales-derechos.blogspot.com.

Manifestación realizada por las trabajadoras domésticas exigiendo la aprobación de la ley. Foto: iguales-derechos.blogspot.com.

En su sesión extraordinaria de este jueves 12 de junio, la Cámara de Senadores volvió a postergar el tratamiento del proyecto de ley de trabajo doméstico, que pretende otorgar a las trabajadoras del sector los mismos derechos que el resto de los asalariados. El proyecto fue aplazado por 15 días.

El tratamiento del proyecto ya fue aplazado varias veces, una de ellas para supuestamente analizar el “impacto económico” que supondría que las trabajadoras del sector doméstico accedan al salario mínimo y otros derechos.

El Código Laboral paraguayo contempla una serie de discriminaciones hacia las trabajadoras domésticas, estableciendo para las mismas una carga laboral de 12 horas (4 horas más que las 8 horas legales), un salario piso en efectivo equivalente al 40% del salario mínimo legal y mayor desprotección ante despidos arbitrarios. Las trabajadoras piden también vacaciones, seguro social obligatorio y jubilación.

La Cámara de Senadores volvió a aplazar el tratamiento de la Ley de trabajo doméstico. Foto: Senado.

La Cámara de Senadores volvió a aplazar el tratamiento de la Ley de trabajo doméstico. Foto: Senado.

Marciana Santander, de la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP), señala que solo piden los mismos derechos que tienen los demás trabajadores. “Queremos equiparar con los demás trabajadores. Por qué nuestro sector sufre estas discriminaciones”, se pregunta Santander.

Sobre por qué el Parlamento demora tanto el tratamiento de este proyecto, Lilian Soto, excandidata presidencial por el Movimiento Kuña Pyrenda, afirma: “Porque el pensamiento clasista y patriarcal considera que las tareas domésticas y de cuidado son tareas que corresponden a las mujeres, y que cuando una mujer no las quiere o puede realizar corresponde que las realice otra mujer, gratuitamente o en condiciones precarias”.

Contrapone que “la igualdad del empleo doméstico implica una redefinición de un acuerdo social que decidió explotar a mujeres pobres. Ese nuevo acuerdo social requiere que de las tareas domésticas sean responsables mujeres y hombres, y que las tareas de cuidado sean asumidas por todos los sectores de nuestra sociedad”.

El empleo doméstico ocupa al 16% de la Población Económicamente Activa Ocupada Femenina (PEA femenina), un total de 219.427 mujeres; la mayoría de estas mujeres se encuentran trabajando en las áreas urbanas (154.724 mujeres) y el 70% tiene menos de 9 años de estudios.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.