Senadores homenajean al grupo teatral Aty Ñe’ê, valientes luchadores contra la tiranía stronista

(Prensa del Senado). Por su gran aporte a la cultura, a la educación popular, al pensamiento crítico, a la defensa de los derechos humanos y a la construcción de una sociedad democrática y libre, fue reconocido el grupo teatral Aty Ñe’ê.

La entrega de una placa alusiva se realizó al inicio de la sesión ordinaria del Senado, celebrada el jueves 2/9, en el que se destacó el libro «Aty Ñee , el teatro que siembra futuro» de Raquel Rojas.

El senador Hugo Richer (Frente Guasu), manifestó que este grupo ha sido forjador de la cultura y de la contribución a la conformación de una sociedad democrática en el país.  Además se refirió a la calidad profesional de las personas que conforman la organización artística denominada Aty Ñe’ê, nombrando a algunos colaboradores como Augusto Roa Bastos, Juan Bautista Rivarola y Guillermo Schaerer.  También manifestó que el grupo teatral utilizaba la cultura para atraer el pensamiento crítico y transformar aquellas condiciones de vida que oprimían la libertad del pueblo.

Por su parte, la senadora Blanca Ovelar (ANR) expresó durante su intervención, que la libertad en el Paraguay sigue teniendo limitaciones por el pensamiento y el poco cultivo de los espacios de construcción del pensamiento social. “Pero el teatro fue, es y será siempre una manifestación cultural de alto nivel, que involucra al ser humano y sus identidades”, manifestó.

A su vez, el senador Sixto Pereira (FG) agradeció a los integrantes del grupo teatral, por la solidaridad y el rescate a la lengua guaraní, al tiempo de referir que las organizaciones artísticas merecen más recursos y atención por parte del Estado, para el mejor desempeño de sus funciones.

Luego de una presentación artística de de los integrantes del grupo Aty Ñe’ê, la escritora Raquel Rojas instó a los jóvenes a seguir el mundo del arte, mencionando la entrega de quienes fueron y son miembros de las organizaciones que expresan a la cultura como un estilo de vida.  Hizo referencia al periodo dictatorial, comentando las limitaciones y carencias que tuvieron que pasar para crecer como profesionales en el mundo del arte.  Solicitó que las autoridades dispongan para el sector cultural, recursos económicos, a fin de que puedan contar con una vida tranquila y un seguro de salud como los demás profesionales «Seguimos sin protección social en tiempos de pandemia. Ramón del Rio falleció esperando una cama de terapia intensiva», apuntó la directora teatral.

Instó a la creación de un Instituto de Teatro y una compañía nacional que permita expandir la escena nacional.

Rojas recordó: «El grupo buscó afanosamente que la gente reflexione sobre su realidad. El teatro era la vía más amable para llegar a la razón y el corazón de la gente. El objetivo era el cambio, de dictadura a democracia y recuperar libertades. Eran tiempos opresivos, endurecidos hasta la crueldad… la dictadura jamás dio tregua en sus represiones a los campesinos y los ojos de los pyragües no dormían abiertos a la delación… azote de la dictadura más larga del continente. Que el Senado le otorgue este reconocimiento a este grupo de corazón valiente, no sería una casualidad, sino una causalidad de nuevos tiempos de estar transitando hacia una luz al final del tunel»

Expuso luego cómo en los 32 años de transición las cosas no mejoraron ni para campesinos, ni para ciudadanos urbanos, por lo que instó a los legisladores a motorizar acciones para cambiar. «Nuestra propuesta democrática es refundar un pais con cultura y justicia social. Viva la unión para un cambio con cultura en el Paraguay, para trabajar juntos en erradicar la pobreza y las exclusiones sociales», concluyó señalando.

Vea la sesión de reconocimiento aquí:

Comentarios