Según investigación, los primeros disparos desde el frente policial desataron la Masacre de Curuguaty

El libro “La Masacre de Curuguaty”, de Julio Benegas, revela que los campesinos Avelino Espínola y Fermín Paredes fueron los primeros abatidos. Esta revelación refuta la tesis de que las fuerzas policiales fueron “emboscadas”, tal como sostiene la acusación fiscal.

 

Fuente: www.nanduti.com.py

Treinta testimonios de policías y campesinos, protagonistas directos del hecho, y otras 15 de personas que observaron, en el lugar mismo, la masacre, más decenas de documentaciones recogidas de individuales e instituciones públicas, dan veracidad al contenido del libro de Benegas.

“El disparo desde el frente policial en el vientre derrumbó a Avelino Espínola. Otro derrumbó a Fermín Paredes y el mundo explotó en ráfagas de metrallas y estruendo de escopetas y rifles. En el mismo momento de la reacción campesina cayeron los comandantes Erver Lovera y Oscar Sánchez…”, se narra en la página 65 del libro, en la que se describe el momento exacto en que se desata la balacera que arrojó 17 muertos.

Cuatro meses de investigación de campo para recolección de información y datos, con entrevistas en Curuguaty y en Asunción, avalan las conclusiones del libro sobre lo ocurrido en Curuguaty, presentado el pasado lunes en la Plaza Italia.

“Así como los campesinos no esperaban que las primeras balas del ataque policial fueran de acero, los policías jamás se imaginaron la reacción de una parte del grupo armado del frente campesino que los vulneró en esa calleja de tierra roja por donde se metieron…”, relata la misma página citada.

Un campesino, que estuvo en la primera línea, justo detrás de Avelino Espínola, Rubén Villalba y Fermín Paredes, testimonió que escuchó que Villalba le dijo a Erver Lovera, en la página 59 del libro: “Mba’ére peju péicha, oî heta mitâ ha kuña orendive…”, a lo que respondieron los jefes policiales Lovera y Oscar Sánchez: “Pesê ko’agui, campesino, pesê…”.

Según relata Alberto, el campesino, en la página 60, él grito a los policías: “Ore paraguayo, ore paraguayo!”, frase que corearon sus demás compañeros; y agregaron “Tembiguái, tembiguái…!!”.

“Alberto vio cuando Lovera, con su revolver en la mano, quiso desarmar a Rubén Villalba. Vio cuando Rubén lo agarró del tirante de su chaqueta camuflada. Escuchó un disparo, otro, escuchó decir ho’a Pindu, ho’a Fermín”, se lee en la página 60 del libro.

Este exacto momento en que se producen los forcejeos y la tensión llega a su punto máximo, segundos antes del inicio de la balacera, es corroborado por varias otras personas en sucesivas páginas del libro. Uno de ellos, Eleuterio, cuenta, en la página 62, que dijo a los policías, en la primera línea: “Mba’ére peju ore nohe oréve, ore paraguayo…”, y que inmediatamente después escuchó los disparos que derribaron a Fermín y Avelino, quienes cayeron a metros de él.

“La reacción campesina se produjo después del segundo disparo policial y en muchos casos fue certera. Los que pudieron dispararon. Los que no, cayeron ahí, en el frente, con sus escopetas y sus machetes…”, se lee en la página 60 del libro.

El libro de Benegas confirma la versión dada el año pasado por la Misión internacional de verificación de violaciones de los derechos humanos de campesinos e indígenas en Curuguaty, de que la primera bala que dio inicio a la masacre fue disparada por la policía. La Misión había realizado un relevamiento de datos e informaciones en Curuguaty del 5 al 9 de setiembre del año pasado. Luego de cinco jornadas completas de trabajo, los miembros de la Misión elaboraron un Informe, que luego entregaron a las instancias de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Entre las decenas de entrevistados por Julio Benegas y que sirvieron de testimonios para elaborar el libro, se encuentran los de Vidal Vega, asesinado en diciembre pasado, y Rubén Villalba, quien entonces aún estába escondido de la policía, así como de varios oficiales y suboficiales de policía, como José Almada, instructor del Grupo Especial de Operaciones (Geo).

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.