Se viene una Corte más a medida de Cartes y Blas Llano

-Marcos, cómo ves la renuncia de Núñez en el marco del inminente juicio político de los demás miembros

Desde un principio, el juicio político estuvo impulsado por el oficialismo. Y se disparó  aprovechando el asesinato de Pablo Medina y Antonia Acosta. Por conversaciones con varias fuentes, entiendo que el ejecutivo le soltó la mano a Núñez. Le hizo saber que no tenía salvación, como ya pasó con otros ministros anteriores.

-Y esto qué significa en el interés del Ejecutivo y del oficialismo liberal de cambiar a cuatro ministros (Miguel Bajac, César Garay Zucolillo, Sindulfo Blanco y Núñez)

Abre el panorama para que todos los demás cambios. Núñez es el que más compromiso con los colorados tenía. Al irse él se destraba. Yo leo esto como una orden Cartes (la renuncia), alguien se lo hizo saber. Se destraba todo y se asegura que los otros tres se vayan.

 -Por qué creés que los demás renunciarían con esta decisión

No sé si la renuncia. A lo mejor guardan todavía esperanzas. Es evidente que, por lo que declaran los representantes del Ejecutivo en la Cámara de Diputados, existen números para los demás. Núñez era un reaseguro de los colorados; al irse él, facilita que se vaya el resto. En la Cámara de Diputados había votos dudosos, algunos colorados no querían deshacerse de Núñez. Ese era el principal obstáculo para el cambio del paquete planteado.

-Cómo es  la composición de la bancada colorada en Diputados en relación con este tema.

Bueno, en Cámara de diputados hay una bancada cartista con 27 miembros, una bancada que respondería a Zacarías Irum de  12, seis miembros declarados independientes. Estos dos grupos chicos son los que se oponían. Núñez era un cupo colorado, respondía directamente a los colorados.

 

La renuncia presentada por Núñez.

La renuncia presentada por Núñez.

-Qué pasa con los miembros de la Corte liberales como Bajac y Blanco.

El problema con los dos liberales es que en su momento fueron puestos por los Franco. Ya no era gente del poder actual, que está básicamente encabezado por Blas Llano. Se supone que los que van a venir a reemplazarlos serán más cercanos a Llano.

-¿Qué tipo de Corte se vendrá, a tu criterio?

Así como está planteado nada va a mejorar. Evidentemente hay intereses políticos partidarios y personales. Yo no puedo manejar de otra manera por la forma acelerada en que se están tomando las decisiones. Una justicia que llegue a todos no es la intención. Además, Cartes no tiene discurso de estadista, yo no lo veo, no puedo creer que el objetivo sea mejorar sino el de poner a la gente que responda a los poderes actuales con representación parlamentaria

-¿Por qué una persona como Cartes necesitaría una Corte directamente a su medida si ha demostrado que tiene gran poder adquisitivo de “persuadir” voluntades?

La versión que tenemos es que hay otros objetivos posteriores: cambios en la Constitución, unos cambios en la interpretación de la Constitución que podrían permitir o plantear la reelección de Cartes, además de ser un bonus el hecho de  tener a alguien que le responda directamente. El Ejecutivo tiene poder de veto, eso le da un poder muy grande. Si esa decisión queda en manos de un estadista, de una visión positiva y progresista de país y del mundo, bueno, estaría más tranquilo.

¿Marcos, cómo ves estas actuales transacciones políticas en torno de la Corte y de otros organismos sujetos a la decisión del Poder Ejecutivo y parlamentario en relación con los primeros tiempos del pacto de gobernabilidad?

Estamos mucho peor. Cuando se eligió la primera Corte, la clase de liderazgo que había, en los partidos tradicionales, liderazgos políticos, caudillezcos, todavía había un vínculo de estos líderes con cierta clase intelectual, en el amplio sentido. Al momento de proponer candidatos se tenía en cuenta no solo la pertenencia al partido, sino que dejara en alto al partido, con curriculum impecable como Luis Lezcano Claude, Oscar Paciello, Enrique Sosa, Jerónimo Irala Burgos, Bonifacio Díaz…

 -También Wildo Rienzi formó parte de esa camada.

Sí, también, el cupo más vinculado con los poderes del Partido Colorado, al igual que Oscar Paciello. Coincidía con un Senado de la talla de Campos Cervera, Fernández Arévalo, Gonzalo Quintana, gente intelectualmente formada, al menos, más allá de que uno coincida ideologicamente con ellos. Eso se fue deteriorando. Ya con Nicanor fue un desastre, se privilegiaron las lealtades partidarias nomás, ya no importó tanto la trayectoria, la intelectualidad… Era ya tiempo de dictar “el criterio político de los fallos”, como aquella famosa conversación de Juan Carlos Galaverna

Marcos Cáceres Amarilla, periodista del área política de ABC Color.

Marcos Cáceres Amarilla, periodista del área política de ABC Color.

-Sí, con Rienzi. Y quiénes son los nombres que suenan para ministros dentro de las transacciones.

Yo sé que en el PLRA se habla de Juan Carlos Ramírez Montalbetti, por ejemplo, y que en la ANR se mencionan nombres como Agustín Lovera Cañete o José Ignacio González Macchi (hermano del ex presidente Luis González Macchi). Pero entiendo que aún no hay acuerdos cerrados.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.