Se utilizaron al menos 24 millones de litros de agrotóxicos para la última zafra de soja

Se exportaron 9 millones de toneladas de soja. Ulrich Bauer, presidente de Capeco, celebraba la semana pasada en un foro internacional la bonanza de los sojeros en Paraguay en la última cosecha de la zafra 2012-2013. La contracara del bienestar sojero es el campo regado con millones de litros del nocivo glifosato.

Fuente: medioambienterosario.blogspot.com

Bauer, presidente de la poderosa Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), fue entrevista en el marco del Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, realizado la semana pasada en la Argentina. Bauer, respondiendo a las preguntas de  los periodistas, dijo que los buenos resultados se debieron a un aumento de entre 5 y 6 por ciento en el área de siembra de la soja y al clima, especialmente en el sur y este del país.

“La superficie cosechada fue apenas superior a las 3 millones de hectáreas y el rendimiento nacional habría llegado a los 3.000 kilos por hectárea según datos preliminares de la cámara, superando el rendimiento histórico de 2.700 kilos”, relató a su turno el gerente técnico de Capeco, Luis Cubilla, durante la entrevista que los periodistas de Reuters realizaron a presidentes de bancos centrales, duelos de bancos privados y altos ejecutivos empresariales de Latinoamérica. Al multiplicar los 3 mil kilos por las 3 millones de hectáreas, arroja que se cosechó 9 millones de toneladas.

La otra cara de la prosperidad sojera la dibujó el informe elaborado por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), en el 2010. Técnicos del Senave calcularon en este documento que por cada hectárea de cultivo de soja transgénica del tipo RR, se requiere un promedio de 8 litros del herbicida denominado Round Up, la que contiene la sustancia química llamada glifosato. Si multiplicamos la cantidad promedio de hectáreas de soja cultiva en la zafra 2012-2013 calculada por Capeco y los demás gremios de las soja (3.000.000)  por la cantidad de litros de glifosato (8) que se usa para cada hectárea de cultivo de semilla transgénica, tenemos que se utilizaron 24.000.000 de litros de agrotóxicos. La semilla de soja del tipo RR, producida por la trasnacional Monsanto, puede ser tratada solamente con el glifosato, que también es producida por esta trasnacional.

Según datos proveídos por los mismos gremios de la soja, el 98% de la semilla que cultivan los colonos y terratenientes brasileños y paraguayos es transgénica y del tipo RR.

Una de las tantas investigaciones realizadas sobre los herbicidas basados en el glifosato, en el 2011, fue coordinada por el científico Andrés Carrasco, jefe del Laboratorio de Embriología Molecular de la Universidad de Buenos Aires. El resultado de sus investigación concluye que los “Herbicidas basados en glifosato producen efectos teratogénicos en vertebrados interfiriendo en el metabolismo del ácido retinoico”. Señala que los resultados obtenidos con anfibios son extrapolables a los humanos porque todos los vertebrados desarrollan un proceso embrionario común que empieza a diferenciarse recién cuando el embrión se encuentra en una etapa avanzada de formación y también porque somos tan animales como cualquier otro animal. Esta investigación arroja que el glifosato afecta la formación del embrión humano ocasionando deformaciones.

Las exportaciones de soja de Paraguay al exterior generaron unos 2.000 millones de dólares en divisas en el 2011. Este inmenso negocio es manejado por multinacionales como Archer Daniels Midland, Bunge, Monsanto, Cargill, Louis Dreyfus Commodities y Noble, cuyas oficinas en Paraguay controlan todo el proceso de importación de maquinarias de punta para siembra extensiva y semillas transgénicas, venta de agroquímicos, acopio de granos y exportación a los mercados internacionales.  

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario