Se necesita una nueva ley de telecomunicaciones que garantice la democracia de voces en el país

El pasado martes se vivió uno de los más substanciosos debates sobre la concentración-democratización de medios de comunicación en Paraguay. Se habló sobre la necesidad de crear medios contra-hegemónicos, revisar y mejorar la actual ley de telecomunicaciones y trabajar en el tiempo para que todos los sectores de la sociedad existan en el espectro radioeléctrico.

 Como panelistas estuvieron los comunicadores Arístides Ortiz y Alcides Villamayor, la diputada Aida Robles, el directivo de CONATEL Ladislao Mello, el ministro de la SICOM Augusto Dos Santos y el abogado de la CODEHUPY, Juan Martens. Todos coincidieron en que el proceso de desconcentración y a la vez democratización de la palabra será  largo y duro. Nunca regalado.

El evento fue organizado por el grupo de medios alternativos Marandú, y a pesar de una concurrencia moderada en el Centro Cultural El Cabildo, el evento brilló por el nivel del debate y por haberse trasmitido a través de al menos 30 radios de todos los rincones del país.

Nuevos medios, nuevas propuestas…

Arístides Ortiz arrancó la ronda de panelistas, representando al gremio Voces Paraguay. Graficó el mapa mediático del país a partir de un estudio elaborado por el Sindicato de Periodistas del Paraguay, y en su exposición resaltó principalmente la influencia del grupo Zuccolillo, Vierci y Rubín  en la agenda política nacional.

En el interior del país, la concentración de medios refleja el mismo cuadro que a nivel nacional, porque en cada ciudad o pueblo hay empresarios o político potentados que son los dueños de la palabra, concentrando toda influencia.

“La comunicación es una tarea política. Si no construimos nuevos medios de comunicación, que propongan nuevas agendas, no lograremos nada”, dijo en la parte más resaltante de su presentación.

“No me extrañaría que Lugo…”

Luego le tocó el turno del representante del Colectivo por la Democratización de las Comunicaciones, Alcides Villamayor, cuyo aporte fue reforzar el tono político de la discusión, incluso al señalar lo que el llamó errores que cometió este gobierno en torno a las radios comunitarias. Se refería a la mediación de SICOM ante las binacionales, para que éstas financien campañas educativas en las radios comunitarias, sin tener el camino jurídico allanado.   “No me extrañaría que Lugo aprobara esta ley”, dijo cuando habló sobre el proyecto de Ley Tuma-Bogado, que restringe aún más a las comunitarias y que está en estudio. Y amparó su argumento en otras legislaciones anti-populares que el mandatario firmó, como  la Ley Antiterrorista.

Remarcó que varios acuerdos y legislaciones internacionales a las cuales Paraguay está suscripto, amparan la labor que vienen haciendo las comunitarias, como también recordó que  el espectro radioeléctrico es de dominio público, pero los Estados son los encargados de administrarlo democráticamente. A pesar de eso, en Paraguay el 98% del espectro está en manos de los empresarios y las comunidades sólo cuentan con el 2% para sus radios, precisó. Por último, dijo que esta situación le da la atribución a la ciudadanía de demandar al Estado paraguayo por mala distribución del éter.

“Tenemos que defender las radios…”

La diputada Aida Robles fue invitada para hablar sobre las modificaciones que propusieron sus colegas Óscar Tuma y Víctor Bogado, que buscan asfixiar aún más a las radios de las comunidades. La legisladora se mostró distanciada de ambos y sentó una postura a favor de las radios comunitarias. “Las radios comunitarias –dijo-  deben existir y tenemos que defenderlas. Es el único medio que puede entregar información veraz y despertar a la gente para el proceso democrático”.

Antes de llegar a este punto, compartió con la platea varios artículos de la Constitución Nacional que hablan de la responsabilidad de los medios masivos de comunicación y de que el Estado debe garantizar la pluralidad de la comunicación en la sociedad. “Varios medios pisotean todos los derechos constitucionales”, aseveró.   También afirmó que ella siente en carne propia la tergiversación de los grandes medios de comunicación, en especial cuando tratan sobre las políticas sociales como los programas Tekopora o la que atiende a los adultos mayores.

Por último, invitó a los presentes, y a la gran audiencia que seguía el evento, a “exigir a los parlamentarios que respondan” y a tratar de dar pelea en la Cámara de Senadores, donde está en estudio la modificación de la ley de Telecomunicaciones vigente.

“Hoy nada podemos hacer contra la concentración”

Los presentes esperaron con hambre las palabras  del representante del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), el ente estatal que regula las licencias de radio y tv en Paraguay. Es o debería ser el cuello de botella contra la concentración de medios en pocas manos.  El ambiente estaba aún más denso con las noticias de la última semana: el empresario Antonio Vierci concretó la compra de dos radios más y sigue sumando medios con la rapidez como para dejar desfasado cualquier estudio sobre el espectro en el país.

Ladislao Mello, después de saludar con amabilidad, se excusó de la ausencia del titular, Jorge Seall.  Mello habló de los antecedentes de la actual ley de telecomunicaciones, la 642/95. Dijo que en toda ella sólo hay tres artículos que hablan de las radios comunitarias, y que lograr que figuren fue fruto de una larga lucha anterior. “Hay que recordar que la ley tiene 15 años, hay que re-debatirla”, dijo el consejero, abriéndose camino en su exposición.

Centró sus palabras en la necesidad de perfeccionar las reglamentaciones existentes, “o no podremos tener control sobre la concentración”. Dijo que las normativas, cuando se trata de tv, no limita cantidad por cada propietario, y cuando se trata de radio, hablan de un máximo de dos medios por persona, una en AM y otra en FM.  Frenar la concentración se torna muy difícil en la práctica, aseguró, porque en Paraguay faltan precisar las normas. Otra cuestión difícil de impedir, con las legislaciones vigentes, es la concentración para limitar o controlar las inversiones extranjeras en el espectro.

Un pico de interés alcanzó su presentación cuando explicó que el borrador del reglamento de radios comunitarias elaborada por los gremios –mucho más beneficioso que el vigente- está varado en la Corte Suprema de Justicia. Puso eso como ejemplo, para explicar que cualquier acción que haga CONATEL, puede ser recurrida ante la Justicia. Por eso mismo, dijo, ellos no se pueden negar a dar las licencias a nadie.

Cuando la platea le cuestionó que CONATEL cajonea durante años los expedientes de las radios comunitarias y no expide frecuencias a ellas, pero en cambio cuando se trata de grandes empresarios, les da en sólo días, Mello respondió: “La rapidez de los empresarios…y bueno, ellos son empresarios, negocian…no nos podemos negar por ley, porque pueden recurrir a la justicia”.

Sobre el debate central, dijo que se trata de algo de importancia para todo el país, y predestinó que cualquier mejora, cualquier democratización en las comunicaciones, será una pugna dura: “la comunicación es algo político y cultural. Es posible que nadie regale nada”. En un momento, habló de que la aplicación del IRP es estratégica para controlar la concentración de medios de comunicación, pues sólo con este instrumento de transparencia se va a saber “quién tiene qué y qué no”.

Por último, propuso a los gremios de radios comunitarias buscar mayor protagonismo: “Las radios comunitarias tienen que tener identidad y legitimidad, no sólo legalidad. Y esa es una tarea pendiente”. En esa dirección, recomendó que representantes de las comunitarias conformen Consejos regionales o departamentales y que a  la vez formen parte del proceso de decisión del directorio de CONATEL.

“Sin todos no se puede”

El ministro de la SICOM  se refirió a la necesidad de un consenso de todos los sectores de la comunicación, para lograr resultados más democráticos. “Sin todos no se puede”, resumió. Y aseguró que no se puede desvincular el debate sobre la democratización de las comunicaciones de un debate mayor, que es el de proceso de democratización del modelo social y político del país.

Usó la comparación con otros países de la región donde los gremios de la comunicación ya han dejado sus trincheras (se han abierto al diálogo): “No se ha salido de las trincheras en Paraguay. Este sector sí ha salido de sus trincheras (dijo por los presentes), pero lastimosamente no son los dueños de la mayoría de los medios de comunicación”.

Se mostró esperanzado en que las fuerzas democratizadoras de la comunicación consigan los cambios que vienen reivindicando, mas volvió a recalcar la necesidad de tener una agenda “des-atrincherada”, no tan en guardia.

Sobre los reclamos que le hizo Alcides Villamayor en torno al aporte de las binacionales a las comunitarias, Dos Santos precisó que se trataron de campañas educativas. Y sobre el nuevo borrador de reglamento que fue judicializado y el posterior contra-ataque de los diputados Tuma-Bogado, dijo: “Yo mismo no compartía con entusiasmo el hecho de que se instalara el tema de la publicidad en el reglamento sin que sea una cuestión asegurada, en términos de que iba  atravesar las barreras que seguramente iban a llegar, como se están haciendo ahora en proceso judicial”.

Cerca del final reafirmó su postura de que es partidario de que las comunitarias sí tengan publicidad, como en el resto del mundo y la región. También dijo en otro momento que no iba a acompañar ninguna ley que vaya en contra de las radios de las comunidades “y no creo que el presidente tampoco acompañe”, respondiendo al planteamiento de Villamayor.

Por último, explicó a los presentes que a la hora de tomar decisiones, un gobierno tiene que tener dos elementos: 1-voluntad política y 2-correlación de fuerzas favorable. “Muchas veces estos dos elementos no coinciden en un mismo momento”, puntualizó

“Hay gente que tiene que ser garroteada para… ”

El abogado de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY), Juan Martens, dijo que diariamente el actual mapa de los medios de comunicación en Paraguay niega la pluralidad de voces, y que es una realidad cruda que grupos enteros no aparecen, son invisibles, no se visibilizan sus inquietudes. “Hay gente que tiene que ir presa, ser garroteada, ser torturada para hacer escuchar sus inquietudes. Eso sólo es una prueba de que no todos tenemos espacio en el espectro”, sentenció.

En el campo de las leyes, dijo que muchas veces “las leyes son consensos coyunturales” y que incluso muchas veces hay leyes que garantizan la injusticia.

“Esta lucha va a seguir siendo fuerte. El acceso a los medios es una posibilidad de generar conciencia y ciudadanía. Y una posibilidad que nos va a hacer pensar con nuestras propias cabezas. Y eso es peligroso para mucha gente. Esto vamos a tener que conquistarlo, porque lo que pedimos es mucho: es quitarle sus medios de ganar dinero para hacer nuestras denuncias. Puede que esto cague el negocio de mucha gente”, dijo, en referencia a la pugna entre fuerzas políticas que se da en todo el continente en cuanto a democratización.   “Yo soy pesimista: no creo que  a corto plazo logremos que esto sea democrático”, espetó a la platea presente.

“Ojalá que haya consenso, y que no sea sólo coyuntural”, dijo finalmente.

Comentarios

Publicá tu comentario