Se movilizan contra las tierras robadas

Representan casi el 20% del territorio cultivable.

Campesinos y organizaciones urbanas se movilizan desde la fecha para exigir al Estado paraguayo la recuperación de las ocho millones de hectáreas de tierra que durante la dictadura y buena parte de la transición fueron adjudicadas ilegalmente. Una cumbre de interpoderes, a la siesta, en el Cabildo, antiguo lugar del Parlamento paraguayo, tratará la exigencia.

El ex presidente de Indert Alberto Alderete sostiene que es la Procuradoría General de la República, a cargo del Poder Ejecutivo,  la que debe pedir la anulación de aquellos títulos de propiedad. Sostiene que tanto este organismo del Estado, como el Poder Judicial, deben instalar unidades especializadas en este tema, con plantel de abogado y magistrados especializados.

Las tierras mal habidas significan alrededor del 20% de las tierras cultivables y cerca del 17% de todo el territorio nacional. Gran parte de estas tierras son usadas en la actualidad para la plantación de la soja, un rubro que, en su versión transgénica, produce la más grave deforestación de los últimos tiempos, amén de otros daños medio ambientales y humanos, como la contaminación de la placenta a través del veneno roundaup, origen de la malformación en el 40% de los niños cuyas madres hayan estado expuestas a la fumigación aérea u otras formas de transmisión como el consumo de agua de los arroyos infestado.

Por su parte, el sociólogo Quintín Riquelme sostiene que en el último censo de tierras  alumbra un panorama devastador para la agricultura familiar, al haber aumentado sobremanera las fincas de más de 50 hectáreas en detrimento de las 10, 20 y 30, territorios en que se asienta la producción campesina. Esto, advierte, está dejando al país, amén del sustento propio de las familias, con escases en alimentación. La Coordinadora de Mujeres Rurales e Indígenas (Conamuri) igualmente advierte que esta situación peligra con exterminar buena parte de las variedades de semillas nativas de maíz, porotos y otros productos de la economía básica paraguaya.

Los granos producidos a gran escala y la ganadería extensiva son dos rubros que sostienen el gran crecimiento económico del país, reivindican los grandes productores, aunque sin pago de impuestos por la exportación en bruto, con poca utilización de mano de obra e importación de todos los insumos (tractores, combustibles, repuestos, venenos…)

Comentarios

Publicá tu comentario