Se inaugura“:su mensaje no ha sido enviado” de Fernando Amengual

La exposición “:su mensaje no ha sido enviado” se inaugura este jueves 6 de Junio en el local Planta Alta (Caballero 294 y Mcal. Estigarribia). Aquí una breve entrevista al artista.

La muestra consta de menús y teclados de computadora que el artista ha pintado o intervenido.

Sobre la exposición a ser inaugurada, el artista plástico manifiesta en la invitación que corre en las redes sociales: “Lo virtual siempre existió. Desde la caza perfecta de las cuevas de Altamira, desde las primeras palabras que hablan de cosas, realidades o afectos. Más virtual que un sueño?”

“Teclados, pantallas, botones me invitaron a formar objetos inmóviles, que no generen respuesta remota. Como si se pudiera crear una tecnología íntima que invite o permita otras conexiones. Menús personalizados dictados por un amigo con los botones que le gustaría se activen para orientar o disfrutar su vida; otro pensado para que el presidente de EE.UU. tenga a mano el control del mundo; otro con el alfabeto de las islas Galápagos, que no se para que sirve, porque desconozco el significado de sus signos.” Expresa Fernando Amengual.

Sobre los teclados intervenidos que integran la muestra explica: “Uno mudo, otro alegre, otro épico, otros tapizados, oscuros, impedidos; cubiertos del agradable terciopelo de la oscuridad, de la terrible costura del silencio. Se pueden tocar pero no comunican nada, se sienten pero no escriben.”

“¿Existirá el diálogo? ¿El mensaje? o simplemente esa sutil autoridad, ya instalada en cada uno de nosotros a priori, es la que se despliega en cada choque? Podremos encontrarnos?” Se pregunta el artista.

Fernando Amengual, licenciado en artes, estratega comunicacional y artista, accedió a una entrevista con E’a.

Según mis primeras impresiones, esta muestra pretende de alguna manera interpelar al público sobre su relación con la tecnología. ¿Qué opinión tenés al respecto del avance de ella? No te parece que de alguna manera la tecnología deshumaniza a la sociedad?

Me parece que es una pregunta que puede tener muchas perspectivas de respuesta. Yo creo que la tecnología es indetenible. Vivimos en una sociedad que está basada en la tecnología, que construye su realidad en base a los avances tecnológicos, ese es el horizonte de éxito de esta sociedad. Obtener objetos, fórmulas o mercancías cada vez más novedosas, nadie se conforma con lo que ya tiene. Es como una sociedad que invita a la innovación, creo que básicamente invita a la innovación por el fracaso mismo de la economía, sin innovación no sobreviviría la economía, se iría todo al carajo. Ahora el tema es para qué utilizar la tecnología. Si uno lo mira desde una perspectiva del encuentro de dos personas a un nivel de sinceridad, encuentro en el sentido íntimo, me parece que la tecnología no aporta nada, al contrario en ese sentido me parece que aleja. Hay mucha gente que está enferma de tanto estar en Facebook, se desconecta de lo real y empieza a participar de un mundo de relaciones no reales en un sentido estricto.

Pero por otro lado también se puede reflexionar sobre que cualquier diálogo entre dos personas aunque estén presentes también de alguna manera es virtual, porque el diálogo implica una construcción de un lenguaje, y un lenguaje con símbolos abstractos, que son virtuales también. La palabra es una metáfora virtual de algo real, son signos de un lenguaje compartido, no tiene nada de real.

Teclado intervenido, obra que podrá ser apreciada en Planta Alta

– También percibo que proponés un diálogo entre tecnología y arte ¿sos de la opinión que el arte cuanto más masificado mejor? o por el contrario pensás que al masificarlo se pierde el aura que envuelve al objeto artístico?

El aura todavía es más virtual que cualquier otra cosa. El aura es una construcción de legitimidades sobre el arte. Que una obra tenga aura implica una legitimidad compartida por un grupo de personas sobre un objeto de arte, que tiene que ver con cuestiones culturales, con cuestiones sociales, con los gustos culturales, con lo que significa la belleza.

Y el diálogo entre tecnología y arte, pintar con oleos es una tecnología, aceite con pigmentos es una tecnología. Ahora, las tecnologías virtuales y el arte, hay muchos artistas de arte net y de arte de tecnología que no tiene nada que ver con lo que estoy haciendo yo, esto más bien es de los medios más tradicionales, la pintura, la madera, hablar de los signos de la tecnología. No es una muestra  sobre tecnología y arte la mía, sino que más bien es un acercamiento a la tecnología desde los medios tradicionales de la pintura.

¿Cuál es la visión que tenés del artista y su relación con la Sociedad?

Cualquier obra humana, cualquier objeto realizado por el hombre merece todo el respeto. Es muy triste cuando a un joven que hace un dibujo le dicen “qué feo”, o “no está bien” o “hacé así”, todos esos son imperativos culturales externos a la expresión, la expresión es totalmente libre, el arte como expresión debe ser respetado hasta la obra más pequeña o más individual o más desconocida. A partir de ese respeto, todas las demás consideraciones acerca del arte son estrategias de legitimidad de la obra para incluirla en lo que sería el adjetivo “Arte”, en la etiqueta “Artista”. La etiqueta “artista” se consigue muchas veces no solo con la obra y el resultado de la obra,   sino con estrategias de mercado, amistades, relaciones, estrategias de época. Hubo artistas que no fueron reconocidos en su época porque no se podía legitimar una obra.

A mí lo que más me importa del arte es la oportunidad de expresión de cualquier persona, no es la valoración de etiqueta, por eso mis trabajos se quedan a medio de diferentes categorías de legitimidad, en el ambiente del arte se establecen como categorías, es “Arte Contemporáneo”, es “Arte Moderno”, es “Pop Art”, y para que entres a esas categorías debés cumplir una serie de requisitos, que finalmente alejan al artista de su expresión, finalmente convierten otra vez en mercancía a la obra.

Muchos artistas miran las revistas, hacen un análisis y producen objetos que después son considerados obras, y eso está alejado totalmente –desde mi perspectiva- de la expresión, porque la expresión es original, la expresión no necesita de una legitimidad cultural.

Comentarios

Publicá tu comentario