A la espera de juez y fiscal, suspenden necropsia de joven campesino

Finalmente, los responsables del estudio del cuerpo de Hermenegildo Garcete suspendieron hasta mañana, al mediodía, la necropsia reclamando la presencia del juez José Benítez y el fiscal Alfredo Cañete. Lo mataron en el marco de un irregular operativo policial, afirma abogado Luis A. Meza. El joven había sobrevivido a la masacre de Curuguaty.

A este joven lo mataron el pasado 18 de marzo. Ahora se está definiendo si fue una bala o un golpe en la nuca

A este joven lo mataron el pasado 18 de marzo. Sobrevivió a la masacre de Curuguaty, pero no a un operativo policial.

Cuando ya estaba por realizarse el estudio, los responsables decidieron que sin la presencia del juez y el fiscal no sería factible la operación. El propio juzgado había designado al forense de Curuguaty Matías Arce para practicar la necropsia, con apoyo de un  radiólogo y un patólogo. Por ser «un anticipo jurisdiccional de prueba», precisan la presencia de las autoridades a cargo del caso, se le dijo a la defensa del joven asesinado,  Luis A. Meza.

A Hermenegildo lo mataron el 18 de marzo, en una comunidad ava guarani del distrito de Brítez Cue, Canindeyu.

El mismo médico forense Matías Arce, en una primera acta sostuvo que murió de «la destrucción de masa encefálica posiblemente «con blanca». En otro parte, el mismo forense recrea su versión señalando que la muerte se debió al uso de elemento «contundente».

Cinco policías están sospechados de haber participado del operativo en que muriera Hermenegildo. Y como autor moral la defensa descarga la artillería contra el jefe policial de Curuguaty, el comisario principal Fidencio Rivas.

Aquel 18 de agosto, Hermenegildo se encontraba trabajando en una mediana fábrica de carbón. De acuerdo con el abogado defensor, fue víctima, a las 04 de la madrugada, de un «irregular operativo», sin orden judicial, sin fiscalía, de un comando policial en busca en los alrededores de marihuana. Y que espantados, los trabajadores de carbón salieron despavoridos de su carpa. Y que en ese trajín, una bala de atrás, en la nuca, se hizo cargo de la vida de Hermegildo, produciendo la «destrucción de la masa encefálica» de la que habla Matías Arce.

El juez del caso, José Benítez, es el mismo que había dado la orden de allanamiento de aquel en Marina Cue, en el que murieran 17 personas, el 15 de junio de 2012. También es la misma persona que había intentado convalidar el supuesto derecho de usurcapión de Campos Morombi, de Blas N. Riquelme, de aquellas tierras ensangretadas y que hasta hoy son territorios de sojales, con un fondo cada vez menos boscoso.

Para la madre de Hermenegildo “iclaro poraiterei la policía ojuka hague la che memby pe”. Por la defensa del joven asesinado estará presentes durante la necropsia el médico José Luis Ramírez.

 

Comentarios

Publicá tu comentario