¿Se adelanta el otoño en Paraguay?

En la semana hubo mañanas y noches frescas y mediodías cálidos. Seguirá este ritmo. También lluvias que, en el caso de Luque, departamento Central, rompieron un récord histórico. En marzo y abril, se prevén días calurosos superiores al promedio. ¿Hay cambios drásticos? ¿A qué se deben?

Marzo ha comenzado como un día de otoño. En esta parte del mundo, el otoño oficialmente comienza el 21 de marzo. Mañanas y noches frescas, mediodía y tarde cálidos. Lindos días en comparación con esos calores de primeros días de febrero muy bochornosos. Pero con algunos datos que son de atender. En Luque se ha registrado un récord histórico de lluvias, nos comenta el meteorólogo Carlos Santacruz, con 222 milímetros de agua caída. Esto no se registraba en los últimos 30 años. Así como tuvimos este récord, también hemos tenido déficit histórico de lluvias en estos tiempos.

Parte de Luque, inundada por la lluvia. Foto: 970 am.

Parte de Luque, inundada por la lluvia. Foto: 970 am.

Estos días frescos y estas lluvias “son propios de la transición entre el verano y el otoño”, comenta Santacruz. Lo que es de atender “son los extremos”.

Estos días de 16 grados a la mañana con picos de 31 seguirán toda la semana. También las lluvias en distintas zonas del país, según Meteorología.

El calor

En el año también hemos tenido la sensación de picos muy altos, aparentemente  inéditos, de calor. Ha sido sensación nada más, según el universo estadístico de la Dirección de Meteorología. Cada año tenemos la sensación de que es un calor más bochornoso. El pico más alto de calor, de 41.7 grados, registrado en la zona central del país el 9 de diciembre de 1985, «no se ha superado», según Carlos Santacruz. Esto es temperatura del aire, que es termómetro universal, explica. No entra lo que comúnmente denominamos sensación térmica. La humedad es un elemento que refuerza sobremanera la sensación térmica.

La desforestación

Si bien los cambios climáticos son corrientes mundiales y regionales, el Paraguay aporta “buena madera” para los desequilibrios. En la Región Oriental, de once millones de hectáreas de bosques con que se contaban en los años 50, ahora quedan apenas un millón. La mitad es reserva natural, según estudios de Guyra Paraguay. En el Chaco, en estos últimos tiempos, se ha producido la mayor desforestación verificada en el mundo, según estudios de la Universidad de Maryland, de Estados Unidos, que encontró que “el bosque de arbustos del Chaco paraguayo (…) está experimentando una rápida deforestación por el desarrollo de las haciendas ganaderas. El resultado es que registra la tasa más elevada de desforestación del mundo”.

 

Comentarios

Publicá tu comentario