Salvataje de financieras, el último golpe de Bush y sus cómplices

Como un análisis serio de lo que pasaba en el mundo de las finanzas mundiales lo hacía prever, la burbuja estalló y sus efectos ya son mayores que los del crack de la bolsa de Nueva York de 1929 medidos en términos cuantitativos. Entonces, esos efectos, medidos en la moneda estadounidense de nuestros días, llegaron a unos 850.000 millones. Hoy se estima que podrán alcanzar hasta varios billones, o sea millones de millones si se tiene en cuenta que incluyendo derivativos y otras yerbas se están operando unos 500 billones (500 trillones en inglés o portugués), más de siete veces el PIB (producto interno bruto) mundial que en 2007 fue de poco más de 65,82 billones, de los cuales 28,24 billones corresponden a las dos economías más grandes del planeta: la Unión Europea (tomada como conjunto), con 14,44 billones, y los Estados Unidos de América, con 13,8 billones.

La burbuja que estalló, basada en el sector inmobiliario, con unas 3,3 millones de viviendas hoy a la venta por no poder pagar sus hipotecas, forma parte de un fenomenal esquema consumista que si se reprodujera al resto del mundo haría falta que el planeta Tierra fuese varias veces más grande, en alrededor de un triple de su diámetro, para abastecer esa demanda. Es que en los Estados Unidos el consumo, en términos reales, equivale al 106 por ciento de lo que se produce, lo que lleva a un desequilibrio comercial ininterrumpido. Ello, sumado a los varios cientos de bases militares (737) que tiene en todo el mundo, han convertido al país en el mayor deudor y su pasivo se acelera permanentemente, solo sostenido en los últimos años por las compras de sus títulos públicos por parte de tres estados asiáticos con enormes reservas líquidas: Japón, China y Arabia Saudita, sus fenomenales acreedores, amén de su poder de emisor de una moneda sin respaldo (el dólar) pero que hasta hace poco era aceptada como base universal de transacción…

…En tanto, para asistir a este salvataje anunciado el tesoro estadounidenses debe endeudarse aún más. A los gastos militares y el desajuste en su comercio exterior, amén de otras erogaciones menores pero que suman, la desastrosa administración de Bush (para el financista George Soros el peor presidente de la historia de los Estados Unidos), impulsó una política impositiva para favorecer a los más ricos haciendo caer el peso de las cosas en las capas medias y en los más pobres. Un ejemplo de ello es que el también republicano gobernador de California, el musculoso actor Arnold Schwarzenegger, hizo bajar en 5.000 millones de dólares estadounidenses el presupuesto de educación de ese estado.

Por otra parte el salvataje que se propone será para el sistema, no para los deudores, a menos que la mayoría demócrata cambie las cosas en el Congreso. El nuevo organismo público propuesto apunta a comprar los créditos incobrables de las financieras pero, ¿condonará las deudas?. Seguramente no, y así millones terminarán en la calle y el valor de las viviendas de las capas medias se desplomará, con lo cual aún terminarán perdiendo hasta los que no contrataron hipotecas para adquirir sus bienes ni para realizar otro tipo de gastos, general propios del alocado consumismo.

Frente a esto, y con un Bush ya despidiéndose, sus dos posibles sucesores lanzaban vaguedades de campaña más o menos atractivas para alguna posible clientela más la realidad los ha obligado a poner los pies sobre la tierra y empezar a delinear propuestas de circunstancia.

…McCain quiere complicar más las cosas del Tesoro profundizando las desgravaciones impositivas para los más ricos con graves consecuencias para el resto de la población. Esto es, más concentración de la riqueza. Y sobre esto una reflexión histórica: en general se dice que los imperios siempre terminaron mal, pero se desconoce que ello estuvo ligado a procesos previos de descontrol fiscal y de concentración de la riqueza como, por ejemplo, en el Antiguo Egipto o en Roma (recordar la ley «De capitatio Iugatio», del 297, del emperador Cayo Aurelio Valerio Diocles, Diocleciano) que llevaron a la feudalización y la desintegración.

En ese sentido parece más sensata la propuesta del demócrata Barack Hussein Obama de dar marcha atrás con las desgravaciones impositivas de Bush y reforzar los ingresos públicos. Parece creíble porque ha dado ejemplos en esa dirección como cuando en el Senado tuvo que votar por la desgravación de los combustibles y ahí tuvo una actitud anticonsumista y de defensa del erario público.

…Un repaso histórico nos muestra que a la muerte del ibérico Marco Ulpio Trajano, considerado por muchos como el más notable de los generales romanos, el Imperio había adquirido su máxima expansión territorial pero también había comenzado su crisis. Los recursos ya no cerraban con los gastos, entre ellos los de mantener un millón de soldados bajo las armas cuidando las fronteras. Otro ibérico, Publio Elio Adriano, lo sucedió en 117 como emperador y comprendió que para salvar a Roma había que empezar a ordenar las cosas y así trató de arreglar las cuentas, pactó con los judíos y construyó el muro que lleva su nombre para neutralizar a los escoceses. Pero lo primero que hizo fue retirarse de Irak, una ironía del destino. ¿Si llegara a ganar podría ser Obama un nuevo Adriano?.

Enlace

Publicado originalmente en: Mercosurnoticias.com

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.