Salustiano Portillo, in memoriam

Destacado Maestro Artesano Don Salustiano Portillo falleció el 6 de febrero 2020
Había nacido el 8 de junio de 1956 en la Comunidad Fortuna, Distrito Curuguaty, Departamento de Canindeyú, hábitat tradicional de los Ava Guaraní.

Fue sembrado el jueves 06 de febrero 2020, a los 64 años en Curuguaty su zonal natal.

Hombre del pueblo Ava, tuvo 7 hijos con su esposa, la profesora Alba Andresa Eiragi Duarte y muchos nietos, estuvieron juntos más 40 años.
Pertenece al Gran Clan Portillo y es guía espiritual del Clan Oporaíva.
Ha sido un artista destacado y uno de los promotores de la artesanía en la zona y a nivel país, fue conocido la talla Ava a partir de su obras, fue maestro de varios proyectos en arte indígena, enseño en diferentes comunidades la talla de madera tradicional, formo a varios artesanos a nivel país.
Su formación es práctica y autodidacta, profesional en talla de madera, conformando figuras de animales, y seres mitológicos a los cuales aplicaba pintura o pirograbado, su trabajo era especialmente con madera de timbó, cedro, yvyraro, entre otras.
Él es uno de los grandes tallistas que ha visualizado la imaginación de la cultura ava en término de artes tallado, especialmente del cedro una madera que simboliza importante en la cultura guaraní.

Ha participado en grande exposiciones en Asunción, enseño también en alguna facultades sobre su artesanía y la creación del arte indígena, lo que fortaleció a muchos artesanos talladores. Siempre se dedicó en la artesanía.

Salustiano Portillo tallando un Ñandú

También es uno de los fundadores del Club Guaraní de Fortuna perteneciente a la Liga Curuguateña de Fútbol que hasta hoy sigue.
Últimamente ha colaborado con la Organización de los Pueblos Indígenas que se encuentran en Asunción y Área Metropolitana como guía espiritual y como artista, ha acompañado los procesos de construcción de la política pública de los pueblos.
Realizó su primario y parte de su secundario en un Colegio Internado de los Hermanos Maristas en Coronel Oviedo.

Comentarios

Publicá tu comentario