Rubén Villalba querella a Franco por difamación y calumnia

El 4 de octubre pasado, Federico Franco calificó públicamente de «asesino» al dirigente campesino por la masacre en Curuguaty. Violó asi  la presunción de inocencia y el derecho a la defensa en proceso judicial que amparan a Villalba.

 

Fuente: ea.com.py

La querella de Villalba (procesado por los hechos armados que terminaron con la muerte de 11 campesinos ocupantes de las tierras de Marina kue y 6 policiís que ejecutaron un allanamiento cuya orden no existió) fue presentada esta mañana por su defensa, encabezada por el abogado Carlos Luis Casabianca ante el juzgado en lo penal que atiende el caso.

«…el pasado 4 de octubre de este 2012 el Sr. Federico Franco en declaraciones a todos los medios aseveró que en lo referente a la matanza de Curuguaty “hubo una negligencia criminal, y la persona que fue uno de los asesinos hoy está apresada, está a cargo de la Justicia”, en clara referencia a mi persona, detenido pocos días antes, el 27 de septiembre del año en curso…», dice un pasaje del texto de la demanda presentada.

A renglón seguido, afirma el documento: «…De esta forma, el Sr. Federico Franco me calumnió públicamente al atribuirme la comisión de un delito, al igual que me difamo al violentar mi honor. Todo ello habida cuenta de que los sucesos acaecidos en Curuguaty se encuentran “sub iudice” y están siendo investigados en el marco de la Causa nº 850/2012, sin que haya recaído ninguna sentencia firme sobre mi persona que me indique como el asesino de las personas fallecidas en aquel momento…».

El documento por el que se demanda al jefe de Estado de facto también recuerda que el mismo se refirió a los argumentos de la defensa de Villalba como de “antología del disparate”, afirmando en aquella ocasión que “en cualquier país serio con Estado derecho está el Ministerio Público y la Justicia”, «obviando que la justicia es un proceso contradictorio en el que interviene el derecho a la defensa y su derecho a la contradicción probatoria, lo que garantiza que no se trate de un proceso inquisitivo», dice el texto.

Villalba es procesado con varios otros dirigentes campesinos que ocuparon las tierras de Marina kue en Curuguaty por las masacre de las 17 personas. El proceso fiscal lo lleva adelante el fiscal Jalil Rachad, hijo del dirigente colorado Bader Rachid Lichi y amigo personal de la familia Riquelme, cuya entonces cabeza, Blas N., fue el principal interesado en la desocupación de aquellas tierras, ya que las reclamaba como suyas, pretensión que luego fue desestima al comprobarse que las tierras en disputa no están a nombre de nadie y que pesa sobre ellas un proceso judicial impulsado por el Indert.

 

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.